Te adivine... Capítulo 5




Siwon POV

Evitar a Heechul se estaba haciendo un trabajo de tiempo completo. No porque fuera difícil, la verdad es que si quería coincidíamos bien poco, realmente lo difícil era soportar estar sin verlo. Las ganas de ir a casa, buscarlo y mirarlo aunque sea de lejos, era casi imposible reprimir mis deseos de estar a su lado.

Al contrario de mis deseos, la preocupación me torturaba muy poco ya. Como que mi consciencia tomo mejor de lo que esperaba, el ya no tener que cuidarlo. Saber que ya no dependería de mi me carcomía el interior al comienzo, pero a esta altura ya no lo hacía. Heechul no lo quería y como una orden, mi cerebro lo había aceptado. Como siempre, sus palabras expresando sus deseos eran órdenes para mí. Aunque no quisiera seguirlas lo hacía. Es la costumbre creo.



A diferencia de Heechul, lo pasaba todo el día fuera de casa. Leeteuk ya se había resignado a darme asilo por las tardes de vez en cuando. Claro, los días que no tenía que recibir la visita de su novio, y cuando salía me daba permiso de quedarme en su casa. Los demás días me lo pasaba trabajando hasta anochecer. Sobre todo los fines de semana. Bien sabía que Heechul saldría como cada noche con algún chico nuevo que conociera por ahí.

Y cuando llegaba a casa, me aseguraba que estuviera en su cama durmiendo para calmar un poco los deseos de estar a su lado, ya que solo de esta forma es que podía ir a dormir. Aunque fuera un poco. Mi alma respiraba tranquila al verlo dormir plácidamente usando mi pijama. La misma con la que lo vi el último día que hablamos. Esto removía algo en mi interior porque estaba seguro que me extrañaba.

Lo que si era algo raro que siendo temprano, Heechul estuviera en casa y no de madrugada o al amanecer como acostumbraba. Quizás regresaba temprano, pero internamente me regocijaba pensando en que no había salido.

Error mío.

Pues algunas noches encontraba su ropa olorosa a cigarro y alcohol en el cesto a un lado del baño.

Sin embargo no podía negar que su comportamiento había cambiado desde ese día y verlo usar mis pijamas, no ayudaba en nada a mi pobre corazón. Ese que con poco se llena de esperanzas. Una mañana después del fatídico día, al coincidir los dos, lo mire extraño al verle puestas mis pijamas, Heechul argumentó en ese entonces que no tenía ropa de cama limpia. De eso varios días ya. No creo que siga sin ropa limpia.

Suspiro tratando de calmar mis alocados pensamientos.

Por el momento sé que nada funciona. Aún estoy muy apegado a Heechul y sobre todo, los sentimientos hacia él son tan fuertes, que no me puedo alejar del todo todavía. Me permití acercarme y sentarme en su cama para verlo dormir. Sin perder detalles, pude ver su respirar y como este levanta suavemente su pecho cada tanto y como es que al acercarme, su cuerpo me busca aun entre sueños. Levanta un poco su nariz y finalmente termina enterrando el rostro en mis pijamas.

- Si tan solo me dejaras Heechul. – susurro acomodando algunos mechones de su pelo sin despertarlo. Está demasiado ojeroso y algo hinchado.

Debo quitarme esta manía loca de entrar a su cuarto como si fuera un ladrón. Sé que es mi casa pero, este es su espacio y debo respetarlo.

Los últimos días solo me he detenido en su puerta, con la mano en el pomo, sin abrir.

- Es lo mejor. – me digo para enseguida retirarme a mi cuarto.

Y me obligue hacerlo.

Hoy he salido algo tarde del trabajo, tuvimos un contratiempo en la construcción del edificio por las lluvias, lo cual tuve que ir atenderlo personalmente. Ya no pude ir a comer con Jungsoo, pues me esperaba para la hora de la comida y tampoco es como si pudiera ir a ver ahora, pues me dijo que saldría con Kangin.

Además con toda esta lluvia he terminado empapado, lo cual hace casi imposible que pueda evitar el ir a casa. Aunque pensándolo bien, seguramente Heechul ya no debe estar en casa, pues a esta hora siempre sale.

Estaciono el auto frente a la casa y me dispongo a salir lo más rápido que den mis pies para evitar mojarme, lo cual es gracioso porque ya estoy completamente empapado. Justo cuando estoy por llegar a la puerta, me encuentro con Heechul de frente, sorprendiéndome.

Nos quedamos mirando bajo la lluvia sin pronunciar palabras. Se ve muy bien con esos pantalones negros y la cazadora color miel, con el agua la ropa se le ciñe al cuerpo. Heechul luce algo desorientado por mi llegada, ¿se habrá acostumbrado a no verme? Este pensamiento hizo fruncir mi ceño y llenarme de frustración.

- Como sea, no demoraré mucho. Vine a darme un baño y cambiarme, he decidido salir. No te molestaré, volveré muy tarde. – intento pasar a su lado hacia la casa sin tocarle pero él no me lo permite, pues me detiene poniendo una de sus manos sobre mi brazo.
- Por favor Siwon, podemos hablar, solo será un momento. - ¿hablar?
- Creo que no tenemos nada de qué hablar, Heechul.
- Unos minutos, por favor. – el tono de súplica en su voz fue lo que me hizo cambiar de opinión. Lo notaba algo nervioso y frágil, que no pude negarme.

Asiento solamente y me dirijo dentro de casa, con Heechul siguiendo mis pasos hacia el interior.

Y aunque nuestra charla comienza un poco en desacuerdos, las palabras que siempre quise escuchar, aquellas que por mucho tiempo Heechul se negó a decir. No porque no las sintiera, sino porque permanecían ocultas en su interior como él mismo ha explicado, salen de sus labios.

“Me quiere o me necesita a su lado”

Y yo incrédulo, aún no se si esto es real o solo un sueño de lo muy desesperado que me encuentro por escucharlas. Que reniego, no se lo creo y le insisto que deje de jugar conmigo, hasta que me pierdo en sus palabras y solo logro articular preguntas incongruentes.

- ¿En verdad ya no vas a salir tanto por las noches? – Sí, realmente no se lo creo y parece haberlo leído en mi rostro.
- No lo hare, lo prometo. Sé que no me crees, tomas mis promesas como algo vacío pero no lo son.
- No entiendo porque me dices esto ahora Heechul. – me alejo.

Me siento desesperado. Paso nerviosamente la mano entre mis cabellos. Heechul diciendo que me quiere, teniendo sinceros sentimientos por mí y aceptado que ha sido un tonto este tiempo en que me ha rechazado por su miedo a amar, es como demasiado. Todo esto suena tal como hubiera querido pero, ¿por qué no puedo creerlo?

- ¿Por qué ahora? – estoy cansado de luchar contra mis sentimientos, mi voluntad y lo que siento por Heechul.

Además está el hecho que casi abuso de él. No se me olvida ni lo hará. Aunque él me haya perdonado, yo no puedo y mis barreras se derrumban. Porque dentro de mi siento que todo este alejamiento ha sido por mi culpa. Por haberme enamorado y no haber podido permanecer como un pasivo amigo, mirar de lejos como espectador.

“Todo lo de Heechul me duele”.

Se le ve tan sincero. Sus húmedos cabellos pegados a su frente. Hasta ahora me doy cuenta que estamos empapados y ni nos ha importado el hecho que estamos mojando todo el piso. En su rostro lucen todavía esas ojeras que le vi hace unos días y hasta lo noto un poco más delgado, y la humedad de su ropa ha comenzado a hacerlo temblar.

Pero sin importar nada, Heechul me abraza, trata de convencerme que esa noche no ha sido por completo mi culpa, sino suya el que estemos separados. Y una manera de hacerlo es contándome lo que sucedía con él en el pasado. Créanme, escuchar sobre sus amoríos pasados, no es lo mismo que haberlos vivido a su lado. Cada tipo que se propasaba con él, que lo lastimaba y en los que tenía que ir a rescatarlo, sin poder hacer nada.

Pero todo eso no es nada comparado con ese antiguo amor que lo marcó. Porque sé muy bien que a él lo amo con todo su corazón, su primer amor. Ese tipo que dejo a Heechul descompuesto en pequeños pedazos su corazón, los cuales en todo este tiempo, he tratado de recuperarlos y unirlos, con tiempo, paciencia y cariño.

El día que conocí a Heechul, supe con solo ver sus ojos el sufrimiento en el que vivía por su pasado y porque en el fondo no deseaba continuar de esa manera. El merecía amar pero no se daba la oportunidad. Esta más que claro. Es por eso que me atreví a hablarle y ofrecerle vivir en mi departamento, pero nunca pensé que me costaría tanto.

Casi me rindo.

“¿Esta es mi recompensa final? ¿De verdad lo tendré?”

- ¿Esto es lo que creo que es?
- Lo es. – me lo dice mirándome a los ojos.

Mis brazos que habían permanecido sin tocarlo, por fin se atreven a abrazarlo, al escuchar como afirma que me ama. Y con todo lo que tenemos en el corazón, nos decimos todo, sin reprimirnos más. Sobre todo Heechul, quien parece decirme lo que en todo este tiempo no pudo hacer. Y me hace feliz por fin saber lo que hay en su corazón para mí, pues este me acepta y me ama ya. Aunque no me lo diga aun, lo sé, mi corazón no se puede equivocar.

- Por favor, déjame volver a tu vida, vuelve a casa temprano como antes… déjame volver a tu cama y hazme la pregunta Siwon, hazla ya. – las manos de Heechul aprietan mi brazo apurando mis palabras.

Una de mis manos rodea su cintura y la otra sube a su rostro quitando los húmedos mechones pegados a su piel, delineo su rostro y después sus labios que están un poco temblorosos.

Dios, podría morir de felicidad solo por tocarlo de esta forma.

- Responde. – mi voz y mis manos tiemblan, lo siguiente es tan importante para los dos. Mi felicidad y cordura depende de su respuesta -. Dime Heechul, ¿Son tus verdaderos sentimientos? – tomo su barbilla levantando su rostro y mis ojos se conectan a los suyos, ellos no pueden mentirme.

Se pueden escuchar nuestros corazones de esta manera. Heechul me mira a los ojos y mi corazón se acelera, al saber que soy correspondido.

- Siwon, yo también te quiero, ya no más de esta vida, me he dado cuenta que si no te tengo a ti, no sé cómo seguir.
- Te amo. – le digo ya sin poder contenerme -. Creo que siempre te he amado.
- Demuéstramelo. – me dice pícaro.

Y no puedo dejar de sonreír. Porque aquello que pensé se me escapaba, hoy por fin lo tengo, su amor. Y tendré toda una vida a su lado para demostrárselo. Heechul va a ser tan amado y mimado, que no reconocerá más amor que el mío y ni recordara los del pasado.

De inmediato busco su boca en un beso. Insistente y apremiante, rodeo su cintura y poco a poco lo encamino hacia mi cuarto. No. Nuestro cuarto, como siempre debió ser. Caminamos sobre la alfombra a tientas, entre tropezones logramos llegar, hasta que Heechul topa la cama, cae sobre ella y yo sobre su cuerpo sin llegar a lastimarlo.

- Te amo Heechul… te amo… - le digo jadeante después del beso.

Y al mirarlo es como si lo hiciera con nuevos ojos.

“Esta es la persona que amo”

La persona que está debajo de mi cuerpo, que me mira con intensidad y amor. La que tiene ropas mojadas y por nada la mejor apariencia que le he visto, por la que he luchado en este tiempo. La cual por un momento me hizo dudar de lo que había visto aquella noche en sus ojos al conocerlo. Ese día resolví que con paciencia y amor curaría su roto corazón, porque yo podría atesorarlo por siempre.

Pero mira si le adivine, mi sexto sentido no me mentía, que algún día me pertenecería. Sé que fue el destino quien lo cruzó en mi camino, para amarlo y quererlo para toda la vida.

- Mi Siwon. – Heechul me dice y me atrae en un nuevo beso -. Mi amor.

No hago nada más que dejarme llevar, rendido por su boca y el beso que profundiza cada vez más. Cada poco, con cada beso, siento que vuelo a otro lugar, uno donde solo estamos Heechul y yo. Si antes ya me encantaban sus besos, sé que ahora me hare adicto a ellos. Tengo que admitirlo, Heechul sabe besar muy bien y para nada me molesta el darme cuenta que es debido a su gran experiencia.

Si ya lo tengo para mí y lograre ser el único de ahora en más, solo mío.

Mis manos comienzan a recorrer su cuerpo, alcanzando sus muslos por encima de la ropa y subiendo hasta sus costillas. Es tan delgado. Sin embargo tiene un perfecto cuerpo curveado, las necesarias para ser un hombre. Heechul es simplemente perfecto. Él no se queda quiero, pues ya sus manos comienzan a colarse debajo de mi mojada camisa, rozando mi piel, haciendo sentir que esta cosquillea con cada toque de sus dedos.

Termino separándome de sus labios, no sin antes recibir una incitante mordida en mi labio inferior. Heechul ríe por su osadía. Sin perder el tiempo saco su ropa húmeda por encima de su cabeza hasta dejarlo con el torso desnudo. Comienzo a deleitarme con su piel, en nuestra primera vez juntos, quiero ir lento. Saborearlo por completo. Después de sus labios, beso sus mejillas, ambas suaves y rozadas en este momento. Mis labios bajan un poco más hasta su cuello, haciendo que Heechul tenga que lanzar su cabeza hacia atrás y darme espacio, para las pequeñas marcas que voy dejando en su piel.

Heechul vuelve a sonreír entre suspiros y jadeos. Lo cual me desconcierta un poco, porque estoy tratando de hacerle el amor y esas risitas que suelta en el momento en el que intento ser romántico no sé muy bien a que se debe.

Continuo bajando con mi boca por su pecho, dibujando un camino de besos por el centro de su abdomen mientras sus manos se enredan en mi cabeza y cabellos, guiando mi boca hacia donde quiere que vaya. Más abajo y más abajo, justo al borde de la cinturilla de su pantalón, que con la humedad se le ve más entallado en las piernas. Embobado por esto, mis manos acarician sus piernas, para después tratar de sacarle el pantalón. Lo cual me da un poco de trabajo porque está muy ajustado pero termino quitándoselos.

Escucho reír de nuevo a Heechul y esta vez, levanto mi cabeza solo para verlo reírse con más ganas.

- ¿Qué es tan gracioso? – le pregunto un poco mosqueado y ceñudo.
- Nada. – me responde como puede pues continua riendo.
- Entonces, ¿Por qué te ríes tanto?
- Son los nervios. – me contesta ya más sosegado.
- ¿Estás nervioso? – asiente, juntando sus manos al centro de su pecho, cubriendo sutilmente su desnudez -. Pero, solo soy yo. – le respondo sin terminar de comprender, desviando la mirada de su cuerpo.
- ¡No! – dice fuerte levantándose de la cama y enseguida lo siento tomar mi rostro con ambas manos, hasta hacer que lo mire de nuevo -. Es porque eres tú, que los nervios me traicionan.
- ¿Uh? – sigo sin entender.
- Eres la persona más importante para mí en estos momentos. – me dice seguro y mirando mis ojos -. En el pasado hemos dormido juntos tantas veces con ropa de por medio, esto… esto es diferente. Siwon, eres la persona que más me ha respetado todo este tiempo y se siente raro. Porque no estoy seguro si lo que ves es lo que habías estado esperando.
- Heechul… - lo interrumpo -. Eres hermoso.
- Tú me miras con esos ojos y yo, siento que me derrito. No solo tus caricias o tus besos, me tratas como si fuera la cosa más preciada en el mundo. Y quisiera serlo. Ser todo lo que mereces y más. – termina de decirme y voltea su rostro hacia otro lado.
- Lo eres. – y paso mis dedos suavemente por una de sus mejillas -. Heechul, te amo. Y por mucho tiempo espere este momento, hacerte el amor y sobre todo, hacerte sentir lo importante que eres para mí.
- Es tan raro. – dice Heechul volviéndose a recostar en la cama -. Me siento expuesto desnudo ante ti.
- Ya había visto tu cuerpo desnudo. – le digo sonriendo.
- Si pero, no con estas intenciones. Me estoy comportando como si fuera virgen. – gime y se tapa el rostro con ambas manos avergonzado.
- Quizás no seamos la primera vez del otro, más se siente como si lo fuera porque hay algo más que solo deseo. – descubro su rostro para mirarlo a los ojos, poniendo sus manos a los costados -. Te amo Heechul, y espero que esta sea como nuestra primera vez, la primera vez que hagamos el amor.
- Yo también te amo. – me dice con una bella sonrisa -. Y ahora quítate esa ropa, quiero ver todo eso que tienes oculto y que se ve muy bien con ropa puesta.

Y ahí está la persona de la que me he enamorado. Divertido, irreverente algunas veces y tierno, tímido y avergonzado otras muchas. No puedo dejar de mirarlo, solo con su ropa interior, mis ojos no pueden dejar de mirar ni de recorrer su cuerpo por completo mientras termino de quitar mi ropa.

- Si continuas mirándome de esa forma… - muerde su labio inferior -. No respondo lo que vaya a suceder. – y su mirada se dirige hacia abajo, donde sus calzoncillos cubren su creciente erección. ¡Rayos! Con solo verlo en ese estado, la mía ha comenzado a doler.
- Eres precioso. – le digo. Mis palabras lo hacen sonrojar de inmediato.
- Cállate y bésame.

Termino de desnudarlo antes de recostarme a su lado y tomar de nuevo sus labios. Nos besamos tiernamente, sin prisas. Mientras me aventuraba por su cuerpo con una de mis manos, viajando por su abdomen y bajando entre sus piernas. Heechul suspira sonoramente antes de abrir sus piernas para mí, lo que me da el espacio de colar mi mano entre sus nalgas.

Intento distraerlo besando su cuello, su pecho, jalando el lóbulo de su oreja y colando mi lengua en su oído, cuando uno de mis dedos se cuelan en su interior.

- Mmmhhh… - lo escucho gemir cuando mi dedo se mueve tratando de estirarlo y acostumbrarlo al invasor de su interior.

Continúo besándolo, diciéndole cuanto lo amo y todo lo que deseo hacerle. Y vuelvo a tomar sus labios cuando logró colar otro dedo en su entrada, Heechul arquea su espalda y grita mi nombre al hacerlo.

- Siwon… Por favor.

Saco mis dedos de su interior. No estaba completamente estirado pero era suficiente para no hacerle tanto daño. Estaba claro que ni Heechul ni yo soportaríamos más tiempo.

Del cajón de la mesita de noche, logro sacar un condón y el lubricante. Cuando estoy por colocarlo en mi pene, la mano de Heechul me detiene.

- Estoy limpio Siwon. Siempre he sido precavido y me he cuidado, mis exámenes están en el cajón de la cómoda. – me dice mirando mis ojos.
- Pero… no es por eso. – finalmente Heechul comprende porque lo estoy protegiendo al tocar su abdomen plano.
- ¡Ah! ¡Oh! – el entendimiento en sus ojos -. Estoy tomando la píldora.
- Siempre he creído que la protección es responsabilidad de dos para evitar cualquier embarazo.
- Créeme Siwon, estoy listo para esto. – gimotea.

Heechul está sonrojado, desnudo, con los cabellos pegados en su frente y los labios hinchados por tantos besos dados. Su mirada fija y suplicante en la mía. Está claro que no puedo negarle nada. Estoy seguro que se ha estado cuidando. Hasta ahora ha dado resultado. Y no es como si no quisiera que pasara.

- Quiero sentir cuando termines en mi interior.

Hace que me siente sobre la cama, para después besarme de nuevo. Termina por subirse a mis piernas mientras se abraza a mi cuello, abre sus piernas y siento como su mano acomoda mi pene en su entrada. Se desliza lentamente por el hasta tomarlo completamente. Por unos momentos nos quedamos así, sin hacer un solo movimiento. Solo el de nuestras bocas besándose.

Cuando Heechul se acostumbra a tenerme en su interior, comienza a subir y a bajar lentamente aferrado a mi cuello mientras se penetra a sí mismo.

Abrazo su cuerpo enterrando mi rostro en su cuello cuando las embestidas aumentan y aceleran su ritmo. Ambos jadeantes, y con cada embestida que logra dar en su punto dulce, saca sensuales gemidos de su boca.

Entre besos, caricias y te amos, nos alcanza el clímax y ambos terminamos al mismo tiempo, con respiraciones entrecortadas y el corazón acelerado. Llenos de ese indescriptible sentimiento llamado amor.

Continuara...

Comentarios

  1. Siwon no podía creer que Heechul le este declarando su amor y mas aun que quiera estar con el y comportarse....... Heechul espero que cumpla con su promesa y no se vaya de fiesta, debe cumplir su palabra y estar con Siwon...

    ResponderEliminar
  2. siwon tardo en creerle a heechul yo creo que si va a cumplir su promesa se le vio muy triste y sincero en el capitulo anterior

    ResponderEliminar
  3. oooooooohhhh ppppppoooooor shiiiiissssuuuuuuussss!!!!! DIOJS MIO!!!!!!! me lei los 5 de totazo..... y la verda pues ... necesito mas .... porfavro actualiza este fic como ya ..... como voy a seguir si lo dejas en este momento .... osea por amor a dioj lo terminaste cando terminaron al tiempo... asdasdasdasdasdasdasdasdasds *dies*

    ResponderEliminar
  4. OMG
    Hee por fin le dijo lo que sentia...y por fin Siwon escuchó lo que tanto deseaba.
    Ese distanciamiento les hizo bien a los dos,uno aclaró sus ideas,pensamientos y sentimientos...y el otro le dió y se dió su tiempo,el que ambos necesitaban y que huzo asentuar sus sentimientos.

    Hee nervioso...amo a Hee nervioso,cuando estos se los provoca Siwon.
    Y cuando le dice:"mi Siwon"......*0* perfecto....❤

    ResponderEliminar
  5. para cuando el próximo capítulo?T__T

    ResponderEliminar
  6. Hay no lo cortes si continúa lo está interesante sabes si todos fueran cómo siwon el mundo sería perfecto me alegro que heechul se diera cuenta a tiempo porque pudo haber perdido a siwon estoy feliz por eso😊😊😊😊😊👍👍👍💝el amor siempre triunfa ����

    ResponderEliminar
  7. Dudo que después de esto, heechul vuelva a salir de juerga. Ya plantaron la semilla Jjajajaja. Actualiza pronto porfavor 😉

    ResponderEliminar

Publicar un comentario