Cascabelitos... Capítulo 16




Ryeowook POV

Podía verlo moverse apresurado por la habitación buscando entre su ropa, en un ir y venir de los cajones al closet, hasta que parece hallar lo que buscaba.

Me concentro de nuevo en mi revista al verlo entrar al baño. Podría ir y hacerle compañía, pero después de lo de anoche, seguramente estaré muy adolorido. Además no es como si me hubiera invitado a unirme a él, justo cuando anoche le salté encima porque no podía aguantar más.

He tenido días muy solitarios últimamente.

Sale del baño después de haber tomado la ducha con solo una toalla enredada en su cintura. Eso definitivamente hace que mi mirada se desvíe de la revista hacia él.



Lo veo sentarse para poner su ropa interior y pantalones, deshaciéndose al final de la toalla. Muerdo mi labio inferior al ver como se mueve por la habitación con el torso desnudo. No me cansaré nunca de esta vista.

Inconscientemente comienzo a gatear sobre la cama hasta bajar de ella para alcanzarlo, cuando consigue la camisa que va a ponerse frente al espejo. Lo abrazo por la espalda y me aferro a ella cuando mis manos comienzan acariciar su torso desnudo. No me resisto a olerlo, aun después de la ducha, huele a él. Su distintivo olor sigue ahí.

– Puedo ayudarte si necesitas ayuda. – suspiro mientras le digo.

Por el espejo veo cómo se detiene y me sonríe un poco apenado, para después deshacerse de mi abrazo al ponerse la camisa.

– Ehh… gracias. Ya casi termino.

Cuando termina de abotonarla, se gira hacia mí, toma mis hombros con sus manos y me acerca para darme un beso en mi philtrum. Lo cual no me gusta nada. Siempre lo hace para disculparse.

Últimamente que se encuentra haciendo su servicio militar, viene haciendo lo mismo. Siempre tiene cosas que hacer, amigos que ver, cosas del servicio más importantes que yo. Está bien, en esto exagero un poco, pues sé muy bien que el servicio militar es más importante en este momento que cualquier cosa. Pero eso no significa que tenga que alejarse de su vida normal o a como la conocía para solo hacer una nueva vida, lejos de mí por cierto.

Y para prueba su twitter, todavía se atreve a publicar lo que hace cuando no está conmigo. Que es la mayor parte del tiempo. Donghae dice que eso está muy bien, que si estuviera ocultándome algo seguramente ninguna de esas fotos con amigos y lugares al que va saldrían a la luz.

Puede ser pero, siento que es una forma muy inocente de pensar. No puedo dejar de sentirme hecho a un lado por él, cuando se supone que siempre acomodo mi agenda para que coincidamos en los mismos días libres y pasar más tiempo juntos. Cosa que no pasa siempre.

Él simplemente se divierte más sin mí.

– ¿A dónde vas esta vez? – le pregunto imaginando ya posibles situaciones.
– Mamá me llamó anoche, justo antes que llegaras. – me dice muy serio, no es como si estuviera pidiendo mi permiso o mi perdón, más bien es como te explico, me voy y luego vemos como nos arreglamos –. Jongjin no podrá ayudarle, necesito estar con ella, estos días hemos estado llenos de gente.

Ahora que lo dice… Interrumpo su explicación.

– Es por eso que anoche no querías. – me cruzo de brazos todo ceñudo –. No sé por qué me esfuerzo tanto para que nuestros horarios coincidan…
– Lo siento corazón, no quise… - dice sin terminar también antes de abrazarme. Yo no me muevo, ni lo rodeo con mis brazos, solo me quedo quieto, tratando de asimilar todo. Al notarlo, me aleja de si y me mira a los ojos –. Es solo que acabo de salir de descanso, tuve una horrible semana en el servicio y si no dormía bien… necesito ayudarle. –sé que se refiere a su madre. No tengo nada en contra de la venerable señora. Pero en este momento, si lo tengo contra su querido hijo.
– Si no querías, me lo hubieras dicho con todas sus palabras. – trato de alejarme pero no me deja.
– Siempre quiero. Nunca me resisto. ¿Qué no lo notaste anoche?
– Por poco tuve que rogarte. – le digo con un puchero en la boca. Casi siento pena por mí mismo porque le creo y sé que terminaré cediendo en todo.
– No es así. En cuanto te vi salir del baño, eres mi perdición, solo quise hacer lo correcto y dormir, pero no pude. Tu cuerpo me llamaba y terminamos haciendo lo que hicimos. – de nuevo me abraza pegando nuestras caderas sin que nuestros torsos se toquen – Tres veces. – sus manos bajan hasta mi trasero haciéndome gemir.
– ¡Ah, duele! – se lo mucho que le gusta oírme gemir o quejarme de lo grande que es.
– ¿Me perdonas?

Y no puedo resistir más. Comienzo a besar su boca con todos los sentimientos que tengo escritos en él. Ansiedad, enojo, amor, deseo, tristeza. Todo. Jong Woon corresponde mi beso de la misma forma, tratando de igualar mi intensidad, su lengua toca mi paladar haciéndome gemir en su boca. Sabiendo que es mi punto débil en mi boca.

Chupo su lengua a cambio, pues se lo mucho que le gusta. Succiono de ella mientras él de nuevo arremete contra mi boca. Mis manos se enredan en su cuello cobrando vida cuando lo siento besar mi cuello y recorrerlo con su lengua repetidas ocasiones. Mi piel se eriza con cada húmedo beso dejado en mi piel, en cada rincón de mi cuello mientras tanto lo tomo de la nuca guiándolo hacia la cama más cercana.

De pronto se detiene para volver a besar mis labios. Me besa y lo beso hasta quedarnos sin aire. Luego simplemente se aparta de mí. Como si no me hubiera provocado nada, por muy adolorido que estoy, esperaba que termináramos en la cama de nuevo.

– Tengo que irme bebé. – besa mi philtrum antes de irse aunque sabe lo mucho que odio que lo haga.
– ¡Yesung! – le grito y antes de salir de la habitación se vuelve un poco. Él sabe lo enfadado que debo estar al no llamarlo por su nombre real.
– Te amo. – termina diciendo con una sonrisa antes de irse.

Sé que lo hace sin embargo no puedo dejar de sentirme un poco defraudado y abandonado.


Henry POV

¡Rayos! Como se me ocurrió venir después de lo que sucedió. Es… es demasiado pronto. ¡Dos días! Quizás hasta imposible de olvidar, pues no es algo que haría de nuevo. Creo que unos días e incluso meses, sería insuficiente. Ni siquiera sé cómo reaccionar.

Al recordar lo sucedido, es como un sueño, uno que nos incluye a los cuatro. Pero no pude negarme a venir, ya que Heechul había invitado a Mimi y mi amor había insistido tanto.

Puff, suspiro resignado al no poder negarle nada, no puedo después de lo sucedido.

Además de eso, esta esa otra cosa de la que Mimi se niega a hablar por el momento. Mi viaje a China para grabar un programa. Se niega a escuchar, la sola idea de separarnos tanto tiempo lo pone mal y ver sus ojitos tristes al saber que me iré por un tiempo… estoy pensando seriamente declinar la oferta.

Después de todo se lo debo a Zhou Mi.

Y luego está el hecho de que anda muy cariñoso. Estos días han sido maravillosos. No es que antes hayan sido malos, pero sentir y ver la necesidad de Mimi por mí, es totalmente excitante. Tanto como ver sus ojos llenos de amor, el mismo que desborda mi corazón y hace que piense cosas como estas. O hacerlas, como la locura que he cometido al venir aquí.

Como dije antes, la invitación fue por parte de Heechul hyung, dudo mucho que Siwon hubiera querido llamarme para invitarme, evitarnos estaba funcionando tan bien. Tendremos un almuerzo con todos los que se lograran juntar del grupo, auspiciado por Siwon, como parte de la penitencia impuesta por hyung.

Mimi se recarga en mi pecho mientras me abraza. Estamos esperando que la comida llegue para pasar a la mesa sentados en el pequeño sofá de la sala, a pesar que Mimi me tiene sobre sus piernas, lo tengo pegado a mi pecho como lapa y eso llena de calidez mi corazón. Que estemos tan bien después y que ya no luzca ese cascabelito en su cuello.

Haber podido recuperar a Mimi humano y sobre todo, que nuestro amor siga intacto, hace que me sienta un hombre con mucha suerte. Todo esto pudo haber terminado tan mal.

Escucho la voz de Heechul hyung llamando a Mimi, que se levanta de inmediato, pero justo antes de irse, se gira para darme un beso. No uno superficial, sino uno de esos besos que roban el aliento, con lengua y todo, hace que mis dedos se encojan, mucho más cuando escucho a Mimi gemir de necesidad.

Cuando termina y se va, me detengo a mirar a mi alrededor, los que están presentes solo miran asombrados. Nunca hemos sido tan explícitos en público. Creo que es una de las cosas a las que tendré que acostumbrarme porque Mimi lo está haciendo mucho.

Sonriendo mientras limpio mis manos en el pantalón, vuelvo a sentarme. ¿Qué más puedo hacer? Mucho menos puedo decir algo, siento que si lo hago sería peor.

¡Que se jodan pues! Son las muestras de amor que mi Mimi quiere darme.

Estoy regocijándome en mi buena suerte, cuando veo a Siwon acercarse. Automáticamente me levanto de mi asiento como si tuviera un resorte. Siwon hace un gesto con su cabeza a modo de saludo. Ni siquiera resiste a darme la mano. Sin saber que decir o hacer, termino metiendo mis manos en los bolsillos del pantalón.

– Qué bueno que pudieron venir. –la voz de Siwon suena terriblemente incomoda, se dirige a mi sin siquiera mirarme.
– Lamento no haberme podido negar. –le hago saber que tampoco estoy muy contento.
– Mmm no, ni lo digas. –lo veo negar con la cabeza–. Es algo que debemos superar. –su condescendencia no me calma, es más, se podría decir que lo único que ocasiona es que mi incomodidad aumente aún más.
– ¿Se puede superar? –le pregunto frustrado–. Porque lo he intentado todo y nada ha dado resultado. Lo que pasó fue…
– ¡Este… este no es un lugar apropiado para discutir esto! –me dice con un sonrojo en su rostro que va en aumento.

Muerdo mi labio inferior fuertemente para no dejar salir nada más de mi boca, al ver que no estamos solos y que somos blanco de sus miradas curiosas.

Bien, le doy la razón por el momento. Sin embargo siento que se me va de las manos la oportunidad de desahogar toda mi frustración y molestia por la que pasamos. En parte también porque Mimi y Heechul hyung se estaban acercando a nosotros, ambos vienen muy sonrientes platicando entre ellos.

La verdad es que la amistad entre ellos comenzó desde el primer momento en que se conocieron. Puedo decir que hyung adopto a Mimi en cuanto lo vio, atrapado en los dulces encantos de mi amor, aunque hyung se niegue aceptarlo y diga lo contrario. Es extraño como la amistad puede surgir entre dos personas tan distintas. Quizás ese sea el encanto de su relación.

Los dos se acercan y se quedan muy quietos al ver nuestros semblantes serios, nada que ver con las charlas divertidas que teníamos tiempo atrás. De esta manera suena tan lejano.

– Tks, pero que caras. Parece como si hubieran matado al “gato”. –la sola palabra de hyung, nos hace estremecer–. Ya relájense, la comida seguro no tarda en llegar. ¿Verdad Siwon?
– Sí, sí. –a lo lejos escuchamos como Heebum se queja e inmediatamente, hyung reacciona con molestia.
– ¡Ese conejo del mal! ¡¿Qué le haces ahora a Heebum?! –Siwon lo rodea rápidamente con sus brazos, pero no logra evitar que hyung vaya al rescate de su mascota.

Sungmin ha estado actuando muy raro con Heebum. Es como si nunca hubiera convivido con él.

– Henry… –Mimi llama mi atención, bajando su cabeza hasta mi hombro, donde se recarga dulcemente–. Ya escuchaste, la comida llegará pronto, no estés de mal humor. Sé que no te gusta pasar la mañana sin comer nada. –esa es una buena excusa para mi actitud.
– Lo siento mi amor, no quise ser un gruñón. –lo veo sonreír mientras niega con la cabeza.
– También tengo hambre, pero de algo diferente. –su mirada cambia, oscureciéndose por el deseo.
– ¿Ah?
– Ven vamos. –me anima–. Solo debemos ser cuidadosos de que nadie nos escuche.

Suspiro ante sus deseos. No puedo negar que con sus ideas y besos, me ha mantenido muy encendido estos días. Es imposible negarle algo que yo mismo deseo.

Por situaciones como estas, ya no sé si es hipócrita de mi parte estar incomodo con Siwon y lo que tuvimos que hacer para regresar a nuestras parejas. Mimi y yo estamos en nuestro mejor momento, pero indudablemente los medios que utilizamos para hacerlo no dejan de ser algo que no me gustaría repetir.


Shindong POV

“Entrare o no entraré”

Mi debate interior debe ser gracioso para quien me ve. Estoy de pie frente a la puerta del que era el antiguo departamento que compartía con los chicos y que afortunadamente ya no lo hago, es el mismo departamento al que dije que no regresaría nunca más.

No después de todas esas extrañas cosas que estuvieron sucediendo. Como los besos de Heechul hyung y Zhou Mi, que aunque eran amistosos, esas muestras de cariño rebasaron lo raro de nuestra relación. Los pleitos entre las mascotas, ¡Sobre todo ese gato negro con ojos maléficos! Todavía tiemblo al recordarlo.

Sin embargo lo peor es lo que vi el último día que estuve aquí. De verdad, nunca pensé que esos dos estuvieran en lo de intercambios de pareja, se veían tan normales a pesar de sus relaciones con Zhou Mi y Heechul. Fue como si mis ojos hubieran sido violados.

¿Podré volver a mirlarlos sin recordar lo sucedido? Sobre todo Heechul hyung, no creo que deje pasar esta oportunidad para torturarme. Otra de las principales razones para ya no querer venir a este departamento.

Suspiro pesadamente, no es como si fuera algo que pudiera evitar por siempre, a menudo los managers nos hacen reunirnos aquí para cualquier nueva noticia o alguna que otra reunión grupal, como la que sucede ahora mismo.

Heechul hyung me llamó para invitarme a almorzar, cortesía de Siwon por supuesto, y habiéndolo pedido con un tono que no admitía una negativa por respuesta, pues no me pude negar a venir.

Suspiro de nuevo preparándome para lo peor, llevando la mano al codificador de la puerta y lo que pueda encontrar a través de ella.

Sin embargo respiro aliviado al ver que todos están en sus asuntos, sin contar que Siwon y Heechul hyung se dirigen hacia el pasillo de los cuartos, con un hyung restregando su rostro en el cabello de Siwon y feliz de ser llevado a su espalda por este, apretando su cuello tan fuerte, que el menor lleva la cara roja por falta de oxígeno. Al menos no están con sus cosas raras. Esto es más normal, algo que hemos visto muchas veces.

– Menos mal que no van a estar cerca por un rato.

Mirando alrededor y aun con el pomo de la puerta entre mis manos, observo como Donghae, Sungmin y Kyuhyun se encuentran cerca de la cocina charlando. Zhou Mi y Henry se encuentran sentados en el largo sofá, muy acaramelados, más bien, con un Zhou Mi bastante cariñoso. Decido entonces evitar a estos últimos e ir a la cocina, es la mejor posibilidad.

Cierro la puerta y estoy por dirigirme a la cocina, cuando Kyuhyun cruza el comedor para ir hacia la sala con un Sungmin siguiéndolo de cerca, como si no quisiera despegársele, lo cual es raro porque casi siempre esto sucede al revés. Los veo sentarse al lado de la otra pareja y entonces algo raro sucede…

– ¡Aléjate Sungmin! – Zhou Mi grita en cuanto el KyuMin se acomoda a su lado.
– Pero si el sofá es muy grande. – Sungmin intenta dialogar. Siendo el mayor, es hasta extraño que tome la ofensa tan calmado.
– Hay más sillones donde puedes sentarte.
– Mimi, hay mucho espacio aquí, cabemos muy bien. – escucho que Henry le dice, abrazándose a su cintura, pues Zhou Mi ya ha intentado pasar sobre él para llegar a Sungmin.
– ¡Lo estas defendiendo! Lo que me faltaba.
– Mimi, por favor. – ¿Qué le pasa a Zhou Mi? Que yo sepa no ha discutido antes con Sungmin.
– Vámonos Kyu, el otro sillón es más cómodo.
– ¡No! Kyuhyun puede quedarse. – y soy testigo de la bella sonrisa que le dedica al maknae.
– ¿Cómo que Kyuhyun se puede quedar? – Henry le pregunta asombrado.
– ¿Qué te traes con mi Kyu? – ahora es Sungmin quien se comienza a alterar y a reclamar a Zhou Mi, pero Kyuhyun actúa más rápido envolviendo al mayor en sus brazos antes de que haga algo.

Camino hacia la cocina tratando de alejarme del lio para no salir dañado. En estos casos siempre es lo más recomendable. Interceder solo si la sangre comienza aparecer. La mayoría de las veces los golpes lo arreglan todo.

El pleito comienza acalorarse al llegar junto a Donghae, que hasta ahora también se ha mantenido al margen, cuando escuchamos otro grito provenir de los cuartos.

– ¡¿Cómo quieres que me calme?! Si ese conejo se la ha pasado molestando a Heebum. – es Heechul hyung que viene hecho una furia.
– Calma princesa, pero si no le ha pasado nada. – detrás de él Siwon y como sucede últimamente, ni idea de que discuten o lo que pasa aquí. Me giro a ver a Donghae que solo encoge los hombros en señal que tampoco sabe lo que pasa.
– ¡No lo defiendas! – se gira para enfrentarlo – Lo que me faltaba. Yo solito puedo con el conejo.
– ¡KYU! ¡Kyunie!

Vemos como el conejo sale disparado a ocultarse detrás de Kyuhyun. La verdad es que, por mucho que Sungmin, Siwon o algún otro sepan artes marciales, enfrentarse a hyung es llevar las de perder. Es alguien muy temible para su frágil apariencia. Incluso su mirada es tenebrosa.

Por cierto me recuerda a algo.

– Heenim… – escucho suspirar a Siwon con aire pesado, al sostenerlo para que no se le vaya encima a Sungmin.
– ¡Suéltame! – tanto Heechul como Zhou Mi, gritan al tiempo. Me había olvidado de la otra discusión en el sofá. Heechul continua–. Sigue defendiendo al conejo. Después de todo en algún momento se va a quedar solo.
– Sí. – Zhou Mi lo secunda.
– Pero si no ha hecho nada. – Henry dice extrañado–. ¿Y qué fue lo de Kyuhyun?
– No quiero hablar contigo. – es todo lo que Zhou Mi dice.
– Amor, ya va a llegar el almuerzo, por favor. – ese es Siwon rogándole a hyung.
– No pues dale de comer al conejo. Si eso es lo que quieres. Vamos Zhou Mi, ¡Ese par de idiotas no nos merecen! –Heechul continúa hablando mientras jala a Zhou Mi– ¡Imbéciles! – extrañamente los dos se detuvieron frente a mí.
– ¡Hola Shindong! – Zhou Mi me saluda mientras me besa la frente y veo como Heechul se acerca dándome un beso, uno que me da en los labios.
– Qué bueno que pudiste venir. ¿Estás bien? –pregunta ante mi desconcierto después de lo que ha hecho, cuando maldiciones y gruñidos se dan desde la sala.
– Yo… – trato de responder mientras intento comprender lo que estaba sucediendo. Ellos estaban discutiendo y luego vinieron y…–. ¡Me besaron! – grito cuando al fin puedo reaccionar. Los veo reír ahora que se han salido con la suya. ¿Qué les pasa a esos dos?
– ¿Qué fue eso? –a lo lejos escucho a Siwon. Aun no salgo del todo de la sorpresa.
– No es lo que piensas, Henry… –rápidamente Zhou Mi intenta explicarse y lo veo volver a ser esa dulce y cariñosa pareja que mimaba a Henry cuando llegue y la discusión se vuelve más confusa y más loca dada vez.

Giro sobre mis pies, dispuesto a salir por donde vine. No sé lo que están tramando estos dos. Quizás nos quieren volver locos a todos. Hacen cosas que me confunden cada vez más. Lo único cierto es que, no debía venir, sabía que estaba propenso a ver algo como esto en este departamento de locos.

– Dije que no iba a volver.... Definitivamente no vuelvo a venir. –revuelvo mis cabellos al salir y cerrar la puerta–. Mejor me voy a buscar a mi novia. Sí, eso es lo que debo hacer.

Continuara...

Comentarios

  1. Es de locos que le pasa a Heechul y Zhoumi con el pobre de Sungmin es que acaso sus instintos felinos están por salir a flote nuevamente...... y el pobre de Shindong se está por volver loco.

    ResponderEliminar
  2. Hola!! volvieron a la normalidad pero siguen actuando igual me desespera la actitud de heechul y zhoumi solo son un para de caprichosos en fin, pobre de shindong que no entiende nada y así quede yo, gracias por el cap espero el siguiente bye

    ResponderEliminar
  3. Ya estaba desesperada por que no había nada y zaz un nuevo capítulo súper oh wookie no sufras esa tortuga de ama aunque ni sepa como desmostarlo eso creo yo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario