Te adivine... Capítulo 6




Heechul POV

Me siento un poco desorientado al despertar, pues al contrario de lo que cualquiera hubiera imaginado, un golpe de mi cabeza en la almohada hizo que despertara, como si hubieran jalado algo de pronto.


Abro mis ojos tratando de ubicarme para saber que ha sido eso. No hay nada diferente. Estoy en mi blanco cuarto iluminado por la claridad de la mañana, envuelto en mis preciadas sábanas y desnudo… ¡Desnudo!

Atraigo las sabanas con mis brazos hacia mi pecho tratando de cubrir mi desnudez mientras trato de recordar, pues aun mi mente tiene estragos del abrupto despertar.

No bebí nada, porque definitivamente no tengo resaca. El leve dolor de cabeza, ha sido por el golpe que me he dado y que me hizo despertar. Tampoco recuerdo haber salido de fiesta. No lo habría hecho porque tan deprimido como estaba por lo de Siwon… ¿Siwon? El recordar su nombre me hace mirar hacia atrás de mi espalda lentamente, con la necesidad de no hacer movimientos bruscos para no despertarlo.


"Siwon y yo estamos en la misma cama."

Sin embargo no tengo que hacer mucho movimiento para darme cuenta que he dormido con él, ya que pronto sus brazos rodean mi cintura y me atraen a su pecho. Sintiéndolo pegado a mi espalda, siendo abrazado como si fuera su precioso oso de peluche. Si, en definitiva es Siwon el que duerme a mi lado y tan desnudo como lo estoy yo.

Eso hace que una sonrisa se forme en mi rostro. Ya que claramente puedo sentir su erección rozando mis nalgas. Muerdo mis labios al pensar en el buen uso que vamos a darle a esas erecciones matutinas. Me acomodo mejor entre sus brazos, cruzándolos sobre mi estómago, antes de volver a tomar las sábanas entre mis manos.

Comienzo a recordar todo lo sucedido la noche anterior y no puedo evitar sentirme feliz, a la vez que abochornado por este nuevo sentimiento hacia Siwon, pero nada arrepentido de hacer que Siwon volviera a mi lado.

Definitivamente lo amo, jamás lo hubiera hecho por nadie más. Nunca. Solo él. Por Siwon es que lo haría las veces que fueran necesarias para hacerme escuchar y perdonar por él.

Es tan divertido ver como todo a mí alrededor sigue igual, las paredes, la posición de la cama, pensar que anoche hasta creía que esta se había movido de su posición por el ímpetu de nuestra entrega, y a la vez ahora es tan diferente.

Comenzando por lo feliz que estoy de sentir los latidos del corazón de Siwon pegado a mi espalda, feliz por el pequeño dolorcillo en mi culo bien usado por él me esté aquejando en estos momentos, que en mis labios se sientan todavía los besos dados por Siwon. Hasta mi corazón se sienta más grande, me siento lleno de deseo por él, de necesidad pero a la vez estoy tan lleno de tranquilidad.

No como me sentía cuando Siwon se fue de mi vida. El recordar que casi lo pierdo hace que un escalofrío recorra mi cuerpo, el movimiento sutil hace que las manos de Siwon se aprieten más a mí alrededor y él murmure algo.

“No te alejes de mis brazos”

Tan protegido por él aun en sueños.

Levanto un poco la cabeza, solo para ver algo de nuestras ropas regadas en el suelo, lo que me hace recordar que no estaba usando mi ropa interior más sexy. La culpa fue de la tristeza, la cual no me dejo hacer la colada del lavado. Y a pesar que nuestras ropas estaban mojadas, no permanecieron mucho tiempo en nuestro cuerpo.

La noche fue realmente fantástica. Mucho más de lo que esperaba. Ahora sé que con sentimientos de por medio, tener sexo se convierte en hacer el amor y con Siwon, hice el amor anoche y parecía que no tenía suficiente de él. Solo espero, que muchas de estas noches nuestras ropas terminen igual, desperdigadas por el suelo y despertar en muchos amaneceres como este.

Y después de todo, de haberlo negado y haberme negado amar a Siwon mucho antes, estoy aquí desnudo entre sus brazos, pensando cada cosa cursi que jamás llegue a imaginar.

Lo mejor es que se siente tan bien.

- Achuuu… - un estornudo escapa sin querer de mi boca. ¿O será de mi nariz?

Pues de donde sea que haya salido, ha hecho que Siwon se remueva en la cama, llevándome entre sus brazos para dejarme encima de su pecho.

- Aigoo… - lo escucho decir y aunque está hablando, no ha abierto sus ojos -. No te vayas a enfermar Heechul.

Hala de mi cuerpo con sus brazos, hasta dejar mi cabeza debajo de su barbilla. Puedo sentir como mi cabello acaricia su mejilla.

- Solo ha sido un estornudo. – lo escucho gruñir -. Uno muy pequeño en realidad. – agrego riendo.
- ¿De qué te ríes? – pregunta aún sin abrir los ojos.
- ¿Desde cuando hablas dormido? – continuó riendo.
- No estoy dormido.
- ¿Entonces… - no termino mi pregunta porque soy halado de nuevo por sus brazos. Nuestros rostros quedando uno frente al otro.
- Quería tener tu hermoso rostro frente a mí al despertar. – me dice ya mirándome a los ojos y muy serio, que he parado de reír -. Para darme cuenta que esto no es solo un sueño mío. Porque de estos sueños ya he tenido muchos. – agrega con una voz dolida.
- No es un sueño, Siwon. – acuno su mejilla con mi mano libre -. Es tan real como el amor que siento por ti. Tan fuerte como el que tu sientes por mí.
- Júrame que no te vas a esfumar. – me dice con la duda aún en sus ojos.
- Puedo hacer algo mejor. – sonrió, antes de acercarme a su boca en busca de un beso.

La reacción de Siwon no se hace esperar. Sus deliciosos labios comienzan asaltar los míos lentamente, lo que tornó el beso en algo más duradero, aunque aun así en algún momento el aire escapo de nuestros pulmones. Nos separamos del beso con nuestras respiraciones agitadas.

Siwon me abraza a su pecho. Yo me acurruco en el hueco de su cuello, aspirando su aroma único y del que necesite todas estas noches para poder dormir. Creo que nunca tendré suficiente de Siwon a partir de ahora.

- Eres un sueño. – vuelve a decir.
- No quedó claro que soy real. ¿Qué tengo que hacer? – siento su pecho agitarse en una risa.
- Me quedo muy claro, amor. Solo digo que eres un sueño, uno que se me ha vuelto realidad. – sus brazos rodeando mi espalda ahora, se aprietan más pero no es incómodo. Es como si también necesitara sentir más de mí como yo lo hago -. Nunca volverás a esfumarte.
- No. Eso mejor te lo advierto a ti. Jamás vuelvas a irte de la casa a pasar los días quien sabe dónde, si no me quieres ver enloqueciendo. – le digo recordando el cómo huyo de los problemas apartándose de mí, evitándome. Mi corazón duele de tan solo recordar y eso se nota en mi voz -. La casa se siente terriblemente grande sin ti. – golpeo su pecho con ambas manos.
- Ssshhh ssshhh shh… - Siwon comienza a balancear su cuerpo junto con el mío mientras tararea una canción.

La sola cosa en si es tan infantil, pero funciona, pues pronto me siento de nuevo tranquilo. ¿O será por qué aún estoy entre sus brazos? No sé cómo vaya a reaccionar cuando lo tenga que dejar ir y hacer su vida, el trabajo y esas cosas que lo mantendrán lejos de mí.

Vaya, ahora estoy siendo posesivo. Creo que es resultado de que me haya abandonado e ido de la casa. Lo que me hace recordar…

- ¡Que no vuelva a suceder Siwon! – le recalco mientras lo vuelvo a golpear -. Aunque lleguemos a discutir y estemos enojados, estarás en esta casa y dormirás en mi cama… - no termino de hablar, ya que me ha robado un beso.
- Y cuando estemos menos cabreados, hablaremos del tema y nos reconciliaremos haciendo el amor. – agrega como solemnidad.
- Hablamos como dos adultos y lo resolveremos.
- Y haremos el amor. – vuelve a decir como para no olvidarlo, cosa que me hace reír.
- Nunca se te olvide.
- Nunca.
- Promételo Siwon. – esto debe quedar muy claro. No sé si soportaría verlo huir de esa forma de nuevo.
- Te lo prometo. – el silencio nos invade un poco con el peso de sus palabras. Sé que cumplirá su promesa -. ¿En serio te volviste loco sin mí? –pregunta después de un rato.
- No voy a responder eso. – respondo haciendo un mohín.

Comienzo a querer salir de su abrazo pero no me deja. Finalmente queda encima de mí entre mis piernas, sus manos sostienen las mías a cada lado de mi cabeza y sus labios vuelven a devorar los míos.

Anoche fuimos todo fuego y pasión después de tantos días sin habernos visto, con los sentimientos recién dichos que se sentía de esa forma. Nos necesitábamos, nuestros cuerpos se anhelaban y no por eso nuestra entrega careció de sentimientos o significado. Solo sé que se sentía correcto de esa forma, querer pertenecer a Siwon rápido, duro.

Se detiene el beso y un suspiro es robado de mi boca. La pequeña sonrisa en los labios de Siwon me dice que le ha gustado esa reacción mía. De pronto suelta una de mis manos para tomar mi mejilla. Sus dedos se mueven perezosos por mi piel mientras continúa mirándome.

– Eres mi sueño hecho realidad. – susurra con solemnidad cuando sus dedos apartan los cabellos de mi frente.

Esas simples palabras y ese simple acto, me revela lo mucho que ha guardado Siwon en su corazón a la espera de este momento. Lágrimas comienzan a salir de mis ojos al recordar cuánto daño pude haberle hecho con mi actitud en el pasado. Todo ese amor a la espera de ser correspondido.

– Siwon… yo… – jadeo en medio de un sollozo mientras me remuevo inquieto. No se cómo pudo soportar tanto, como pude ser tan tonto. Quise decirle pero las palabras no salieron de mi boca, él las detuvo con sus dedos.
– Sshhh… Yo sé, fui quien calló todo este tiempo, por favor no pienses más en eso. – acaricia mi rostro cuando me dice.
– No es justo. Tú… – vuelve a cubrir mi boca, pero esta vez con un beso. Me remuevo inquieto, necesitando hacer algo ante lo que he descubierto.
– Sshhh… no hagas eso. – me dice al sentir como nuestras desnudas erecciones se tocan y es cuando la situación me comienza a desesperar, cosa que pretendo controlar. La necesidad de amarle como se merece es algo que va creciendo más y más en mi corazón.
– Quiéreme Siwon, hazme el amor. – mi voz sale ronca al decir estas palabras. El me ama, no me queda duda. Sin embargo yo no he sido muy claro, hasta ahora. – Quiéreme, porque yo ya estoy sintiendo que no puedo vivir sin ti.

Siwo clava sus ojos en los míos y cuando lo único que veo es su amor por respuesta; deseo volver a ser suyo y volver a sentir su cuerpo de forma pausada, como si no hubiera nada en el mundo mejor que hacer. Y es la verdad. El punto aquí es que, mi corazón está mucho más receptivo que todo lo demás.

Nuestros labios se juntan nuevamente, pero esta vez mi boca masajea la suya de una forma delicada, lenta y placentera. Siwon reacciona a mi beso metiendo su lengua húmeda y ansiosa a mi boca, cierro los ojos dejándolo explorar. Mis manos ya sueltas abrazan su cuerpo mientras nuestras lenguas se enredan haciendo del beso algo más apasionado y excitante a la vez, pues el calor se va construyendo poco a poco en mi interior, tan diferente de anoche.

Mi abrazo termina dejando a Siwon encima de mí, pecho con pecho, piel con piel; sintiendo el peso de su cuerpo, aprisionando el mío sobre el colchón. Aunque eso me haga buscar aire en medio del beso con un jadeo, no me importa, tener de esta forma a Siwon hace sentir seguro.

Sin embargo no puedo evitar que se dé cuenta de que su peso está haciendo estragos en mí. No se cómo logra balancear su cuerpo con una mano, pues con la otra comienza a masajear mi pene erecto.

¡No necesito más estimulación! Estoy listo para recibirlo, pues después de todo estaba seguro que aún estaba estirado y lubricado. Quiero sentirlo en mi interior ya, así que con mis manos en su trasero, atraigo sus caderas a las mías, en un choque que nos hace gemir a los dos en nuestras bocas.

- Espera… - dice en un jadeo juntando nuestras frentes -. Quiero estar seguro de que estas listo…
- Lo estoy. – respondo rápidamente sin darle tiempo a terminar de hablar -. Por favor. – el casi sonrió por mi suplica.
- Solo será un momento.

Lo siento meter dos de sus dedos en mi interior sin mayor problema, estimulando mis paredes, lo que hace que mis músculos se contraen en respuesta.

- Bien. – es lo único que dice al sacar sus dedos. Siwon está tan ansioso como yo.

Se coloca de rodillas entre mis piernas abiertas, toma su pene con su mano para dirigirlo a mi entrada, de manera que se fue introduciendo en mi interior lentamente, procurando darme la menor incomodidad posible y se lo agradecí. Estaba dilatado, pero había olvidado lo bien dotado que está Siwon, creo que la calentura de la noche anterior no dejo que lo midiera bien.

Dolía, pero hice todo lo posible porque no lo notara en mi rostro, era nuestro momento. Todos estos años negando nuestro amor, sobre todo a él, este momento sería para amarlo, dejar mis miedos atrás…

Siwon comenzó a embestirme y todo pensamiento desaparece. Sus caderas golpeando mi trasero en cada embestida, por lo que pronto el dolor se desvaneció y solo el placer comenzaba a consumir mi cuerpo. Y cuando ese punto en mi interior fue rozado por su pene, el placer se fue intensificando y no pude evitar comenzar a gemir y pedir por más, tanto que en unas cuantas embestidas más me hizo terminar entre nuestros estómagos.

Fue como una larga subida en primera, lenta, forzada y contenida, todo al mismo tiempo, para después bajar, bajar y bajar sin freno alguno, sin nada donde aferrarse para poder detenerme.

- Siwon… Siwon… - sacudía mi cabeza de un lado al otro, me había venido tan fuerte, como nunca antes había sucedido.

Siwon me sostuvo todo el tiempo que mi cuerpo temblaba, hasta que mi mente se fue aclarando poco a poco y me di cuenta que él no había terminado, estaba aún duro en mi interior.

- Lo siento… - supe después que salió de mis labios, que no era algo que debía haber dicho y me lamente cuando él no dijo nada.

Me levanto de su cómodo abrazo aun aturdido por el reciente orgasmo, dispuesto a darle a Siwon el alivio que merece.

Desnudo me hinco sobre la cama, aprovecho que Siwon me mira totalmente embobado, para subirme a sus piernas, una rodilla en cada lado de ellas. Su pene entre mis piernas aún se encuentra erguido cual mástil, duro, fuerte, grueso y esas pequeñas venas sobresaliendo, me hace saborear como si de un dulce se tratara.


"Sería la primera vez que pruebe a Siwon. La primera de muchas."

Tentado, agacho mi rostro sobre ella y con una mano la dirijo hacia mi boca. Mi lengua es la que comienza a degustar y saborear, lo que hace que Siwon suelte tremendos gemidos, pues está muy sensible.

- Dios, estoy al borde.
- Espera… - digo empuñando su base para que no termine -. Quiero que lo hagas dentro de mí.

Y dicho esto, me acomodo dejando su pene alineado con mi entrada, para después ir bajando sobre este hasta quedar sentado sobre sus caderas. Estando totalmente empalado y acostumbrado a la nueva pose, siento como las manos de Siwon toman mis nalgas empujando mi cuerpo sobre él. Lo que me hace quedar recostado sobre su pecho aun con su pene en mi interior.

- Déjame hacerlo… estoy a punto… voy hacer el trabajo por ti. – con un beso corto en mis labios, comenzó a moverse empujando mi cuerpo hacia arriba mientras sus manos abrían mis nalgas para dar mayor profundidad a sus embistes.

Realmente era como cabalgar. Podía sentir cada golpe en mi trasero. Siwon estaba siendo duro y desesperado, seguro que estaba a mil buscando su propia culminación y lo ame.

Después del primer encuentro anoche, parece que no llegamos a tener mucho el uno del otro, porque tanto como Siwon, estoy deseoso de más. Y para muestra mi pene nuevamente erguido. Siwon me embistió unas veces más y se vino en mi interior, chorro tras chorro enviando ondas de placer a mi cuerpo, pero esto no me hizo terminar.

Estaba agotado y duro, lo último pesaba más. Me senté de nuevo sobre sus piernas con la espalda erguida, y llamo a Siwon para que venga a mis brazos, que rápidamente se sienta y se abraza a mi cuerpo. Un nuevo beso no se hizo esperar, de esos besos que te pueden robar hasta el alma.

Sus brazos enredados en mi cintura, su pene en mi interior mientras mis caderas realizaban movimientos perezosos. Mis manos reconociendo cada musculo en su espalda. Dios, amaba esos músculos que el trabajo duro hecho de vez en cuando le dejaba. Esta conexión con nuestros cuerpos abrazados, sintiendo cada parte de su cuerpo conectado al mío y con lo último de la erección de Siwon embistiendo mi interior, me hizo terminar nuevamente.

Sin poder moverme, Siwon sale de mi interior y después me acomoda a su lado sobre la cama, apoyando mi cabeza sobre la almohada. Pequeños besos son dejados en mi rostro y en mis labios, en tanto sus brazos me mantienen pegado a su cuerpo. Lo siento acariciar mi cabello un poco más antes de quedarme dormido nuevamente.

Dos días estuve tumbado a causa de la gripe que me dio por mojarme el día que nos encontramos afuera. Afortunadamente Siwon no se contagió, porque de haber sido los dos, no habría podido mimarme.

Así que después de eso, los siguientes días fueron bastante sencillos en adaptarnos a la vida de pareja. Es cierto que vivimos juntos muchos años pero, algunas cosas habían cambiado, además del hecho de compartir cama, compartimos los deberes para bienestar nuestro. Siwon ya no era más mi casero, ahora éramos una pareja viviendo y compartiendo el mismo espacio. Había cosas que deseaba hacer para él, aunque no todas terminaban bien.

Llegaba a cierta hora del trabajo, mucho antes que Siwon y cómo podía, comenzaba a hacer algo para la cena, la cual nunca quedaba bien, no es mi fuerte pues Siwon siempre se ha encargado de eso. Así que optamos después por dejar comida ya hecha, hecha por Siwon por supuesto, desde un día anterior. De esta forma podía llegar y calentarla, para cuando Siwon llegará todo estuviera listo.

Adaptarme a compartir cosas con Siwon no fue lo difícil. Amo cada cosa que hacemos juntos o que nos permita demostrar cuanto nos amábamos. Nunca pensé que lo difícil sería dejar la vida que llevaba antes, esa que me alejaba cada noche de Siwon en el pasado y que ahora amenazaba con alejar mi felicidad cada que lo hacía.

No es que quisiera lastimar a Siwon. Yo hice esa promesa y en mi interior deseaba cumplirla cabalmente pero… lo intentaba, de verdad que lo hacía. Después de tanto tiempo de hacerlo, de llevar esa vida mundana, supongo que era difícil hacerlo de un día para otro.

Era como un alcohólico… Necesitaba un poco, solo un poco.

Lo cierto es que, el amor de Siwon fue llenando poco a poco el vacío en mi interior, el mismo con el que viví tantos años y que me impulsaba a llevar la vida que acostumbraba. Hasta este momento, no me había dado cuenta de lo lastimado que estaba. Amar a Siwon, dejarle amarme, siempre fue la solución todo este tiempo.

Comencé a rechazar las citas de mis antiguas conquistas, dejándoles claro mi relación con Siwon y mi salida de esa vida. También me negaba a mis amigos, aunque era difícil dejar esa vida de fiestas, salir, divertirme hasta el amanecer. Embriagarme hasta vomitar. Pero después recordaba a Siwon y el solo pensar que ahora estaba lleno de amor hacia él y que era correspondido, hacía que negar las invitaciones de mis amigos fuera más fácil.

Algunas veces tuve que ir. Incluso mi trabajo me obligaba a hacerlo de vez en cuando. Solo aceptaba cuando estaba seguro que Siwon llegaría tarde a casa, me aseguraba de estar en cama justo antes que llegara. No quería lastimarlo. Y con este propósito el tiempo que pasaba con mis amigos era cada vez menos.

De esta forma las salidas fueron escaseando y jamás se enteraba, hasta que cierto día, Siwon estuvo a punto de darse cuenta.

Continuara...

Comentarios

  1. Oh!! Ese Hee esta jugando con fuego y se puede quemar...
    Si de verdad ama a Siwon y aunque parece que ha hecho esfuerzos por cambiar de vida, si realmente no esta convencido y todo implica un esfuerzo todo se descubrira... tiene que valorar el amor que tiene con Siwon... o lo lastimara

    ResponderEliminar
  2. Heechul tenía que perder a Siwon para saber que lo amaba y que era el único que podía llenar ese vacío....
    Sólo espero que sus escapadas terminen así no lastimara a Siwon.

    ResponderEliminar
  3. Hola!! wow por fin juntos pero no es fácil llevar una vida de pareja, esta bien que rechace a sus ex parejas pero alejarse de sus amigos es mucho, en fin que pasara espero el siguiente cap, se que no dejo un comentario extenso no soy muy buena escribiendo perdón gracias bye

    ResponderEliminar
  4. OMG!!! Que bueno que las cosas han ido saliendo bien entre estos dos. Es cierto que es dificil dejar todo de un día para otro, pienso que todo es un proceso.

    Gracias por el capitulo ^_^

    ResponderEliminar
  5. SIIII, otro capitulo pronto!!! Espero que cuando Siwon descubra las salidas de Heechul no se enoje mucho y deje a mi Hee solito :(

    ResponderEliminar
  6. Wow esperemos k esos dezlicez no le cueste mucho a Hee... seria malo herir a Siwon

    ResponderEliminar
  7. Dioos veo el drama que se acerca solo no me hagas llorar T. T

    ResponderEliminar
  8. El hecho de que Hee admitiera que ama a Siwon y que lo necesita en su vida,es bastante,tomando en cuenta que tipo de relaciones eran las que Hee tenía.
    Ahora Hee ha decidido corresponder a Siwon de tal manera,que ha optado por cambiar sus hábitos...cosa que no es nada fácil,pero con el simple hecho de querer hacer y que además lo está llevando acabo,dice mucho de lo que en verdad quiere con Siwon.
    Siwon tampoco es un insencible...ha soportado tanto y ha visto a Hee cambiar...¿por qué Hee no le es sincero y le expone sus dudas y temores?
    El no hablar los llevo a dolorosas situaciones...no es un problema, "aún",pero habían quedado en hablar las cosas,y quien más insistió fue Hee...porqué no lo habla ahora,antes de que se convierta en un problema(?)
    Practicamente le está mintiendo a Siwon...y eso no lleva a nada bueno.
    Si ya Siwon estuvo a punto de darse cuenta...Hee bien puede evitar una decepción y aprovechar la oportunidad.
    Si Hee lo habla ahora,esto puede ser una prueba para ellos,una que podrían superar si hablan a tiempo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario