Inesperada Navidad… Oneshot


Título del Oneshot: “Inesperada Navidad”
Pareja: SiChul
Autora: HeeChan
Tipo: Yaoi, AU
Género: Slash, Fluff, Comedia (?)
Clasificación: PG
Advertencia:
No hay lemon. Seguramente tendrá segunda parte.

Comentario del Autora: Todo puede ser motivo de inspiración. En este caso, una película mexicana demasiado vieja donde Pili y Mili aparecen, y eso que no soy de mucho ver eso. Pero cuando no hay que ver y que hacer, no queda más remedio, luego resulto ser buen material de inspiracion hehehehe
Espero que les guste este coso dulzón, porque yo lo ame. Consideren esto como un regalo adelantado de navidad a ustedes mis lectores. Muchas gracias porque a pesar de mis ausencias, aun hay quienes me siguen y leen. 


Disfruten la fecha como sea mejor para ustedes, que santa sea bueno con todos nosotros y nos deje algo bajo el árbolito. Muchas bendiciones para ustedes y sus familias.
¡Feliz navidad!





Detrás de una gran pila de papeles, se encuentra un pobre asalariado tratando de terminar todo el trabajo que su tirano jefe le acaba de entregar. Justo una noche antes de navidad.

– Bonita noche buena voy a tener. – se quejaba Heechul suspirando de frustración.

De esta forma ha tenido que venir trabajando desde aquella fiesta de San Valentín, en la que sus avances con su jefe inmediato, se vieron frustrados por la madre de este. Quien iba a pensar que todavía era hijo de mami. Heechul nunca se había sentido tan avergonzado como ese día, lo peor, es que por ese motivo su suerte había cambiado. El mismo tipo que le había dado pie a sus coqueteos ahora lo trataba peor que un gato.

Heechul sabe que todo se debe a la mami de este, sabe de su odio hacia él y no lo oculta, pues cada que tiene oportunidad se lo deja saber. Y como Heechul no es de dejarse, su jefe no lo tomó tan bien, que no pierde oportunidad para joderle la vida por esto.

– Maldito Blancanieves… seguro que esta noche vestirá un suéter ridículo que su mami habrá tejido.

No conforme con esto. Hace poco menos de un mes, el hijo del dueño de la empresa donde labora tomó la dirección de esta y solo por ser un Choi. Por supuesto, Hee no lo conoce físicamente, sin embargo ya lo odia. Porque por estos cambios su transferencia a otro departamento y por supuesto, tener otro jefe, ha sido rechazado hasta que el nuevo director se acople a sus deberes y tome un su propio ritmo de trabajo. Pata evitarle tomar más cambios por el momento.

No era justo. ¿Qué culpa tenia Heechul? El solo había pedido su cambio para librarse de Blancanieves.

– Niño de mami y papi, seguro es un consentido petulante sin talento. – eso pensaba Heechul mientras intentaba terminar con todo el trabajo, lo cual era casi imposible, pues no podía concentrarse y su humor no estaba mejorando para nada.

Choi Siwon, el nuevo director de Choi Corporation, es el hijo que recién acaba de tomar las riendas de la empresa y esta familiarizándose con esta. Lo que Heechul y muchos de sus trabajadores no saben, es que ha tenido que trabajar hasta tarde, pues requiere ponerse al día con todo. Sin embargo hoy es nochebuena y en casa lo espera una cena familiar, pues a pesar de la opulencia en la que vive su familia y contra todo lo que piensan, para ellos navidad es pasarlo con la familia.

Al irse a casa esa noche mientras camina por los pasillos entre oficinas y las diferentes áreas, llega a notar luces encendidas en el departamento de recursos humanos y se dispone apagar la luz. Dejando el saco que lleva en manos a un lado, se acerca al encendedor y logrando apagar las luces, cuando justo antes de salir, escucha unos gritos a lo lejos.

– ¡¿Quién es el idiota que apago la luz?! – la persona se escucha molesta.

Siwon inmediatamente vuelve a encender la luz y se dirige hacia donde escucho la voz, caminando entre los escritorios llega a encontrarse con la enojada voz, encontrando un delicioso chico con cara de molestia, trompita parada, ojos llorosos y puños apretados. Lo que Siwon intuye que además de molestia, seguro que el chico algo más le pasa.

No puede dejar de verlo, su blanca piel, sus grandes ojos y esa determinación por hacerle notar que no es nada feliz, porque Siwon ha interrumpido su trabajo pero, ¿Quién rayos trabaja en noche buena? Al menos que se trate de un personaje tipo Scrooge.

– Lo siento, yo soy el idiota. – Siwon levanta la mano intentando aligerar el ambiente.

Heechul no puede dejar de mirarlo con el ceño fruncido en cuanto lo ve, tanto porque le ha apagado las luces como el no saber de quién se trata, lo ha puesto mal. Y por lo que puede ver, además de ser un adonis con un súper cuerpo y rostro, la persona frente a él con sonrisa encantadora, trae la corbata desatada como si acabara de trabajar y el saco abierto, algo desaliñado. Que le hace pensar a Heechul que tal vez se trate de un trabajador más sobre explotado, como él.

– Seguro que eres del área de contaduría. – es lo primero que se le ocurre decir a Heechul.
– ¿Por qué? – pregunta Siwon confundido.
– Todos saben que existen pero nadie los conoce. – comienza a reír –. Disculpa, – Heechul agarra aire e intenta dejar de reír –. Tienen tanto trabajo que nunca salen de su área, es raro verlos por estos rumbos, por cualquier rumbo. A veces ni siquiera te los topas en el comedor.
– ¿Eso dicen? – pregunta Siwon divertido.
– Sí. – de pronto Heechul deja de sonreír y se deja caer en su asiento entre los papeles.

Heechul suspira al mirar su reloj y ver que no podrá terminar su trabajo pronto para llegar a la cena navideña en casa de sus amigos, ni siquiera para cenar algo aunque su estómago gruñe, pues no ha comido nada desde el almuerzo. Se siente agotado, triste por tener que pasar las fiestas metido en esta oficina y sintiéndose un poco miserable de ser el blanco de la mala leche de su jefe inmediato por lo sucedido con su mamita.

Quizás otros siempre tengan mejor suerte que él, se lamente su mala suerte. Aunque pensándolo mejor, no todos, el chico frente a él parece estar en la misma situación.

Siwon no puede evitar quedar embobado mirando al chico frente a él, era lindo enfurruñado y lleno de papeles, sin embargo después de verlo sonreír y su hablar animado, le ha puesto una sonrisa en el rostro. No puede dejar de mirarlo. Tampoco puede creer que exista alguien que no lo conozca. Si bien en la empresa acaba de tomar el mando, en las revistas y periódicos podría ser, pues él y su familia siempre han sido blancos de notas en ellas.

– A ti también te jodieron el día, ¿eh? – pregunta Heechul sacando a Siwon de sus pensamientos.
– ¿Cómo?
– Que te llenaron de trabajo.
– Ah sí, sí, también, pero ya voy de salida.
– Bien por ti. –Heechul arregla unos papeles y los lleva a uno de los archiveros cercanos–. Yo aún tengo cosas que hacer, no puedo perder mi empleo.

Sin querer, Heechul le da una buena vista de su trasero al recién llegado, quien no puede dejar de mirar esa parte de su cuerpo al verlo de pie, sin saco que estorbe la vista del ajustado pantalón que redondea su trasero, de un Heechul tratando de acomodar la carpeta que acaba de desocupar en aquel archivero.

– Déjame te ayudo. – Siwon alcanza a Heechul para tratar de decir alguna tontería un recién conocido.

Irónicamente, Heechul tampoco puede dejar de verle el trasero a Siwon al estarle ayudando, estirado sobre aquel archivero. Hasta que escucha como cierra el cajón, entonces desvía su mirada hacia otro lugar, lastimosamente.

– Gracias. – Heechul le dice sonriendo.
– De nada. – Siwon esta embobado –. ¿No es ilegal que te hayan dado trabajo en nochebuena? Todos han salido temprano hoy.
– Ilegal o no, debo terminarlo. No quiero escuchar a Blancanieves el lunes que regrese.
– ¿Blancanieves? – pregunta Siwon extrañado. Heechul se sonroja al recordar el motivo del apodo, sin embargo no hay vuelta atrás.
– Es un chiste local. – y como Siwon lo seguía mirando, no le quedó otra a Heechul que explicarse-. Es que nadie seguramente su madre debe ser una bruja para haber tenido a ese engendro. Al muy imbécil. – se explicó sin tener que decir la verdad. Tanto Siwon como él comenzaron a reír, pero al sentir como su estómago clamaba por hambre, Heechul se dolió.
– ¿Qué te pasa? – Siwon le ayudo a sentarse.
– No he comido nada desde el almuerzo. – Heechul sentado tocaba su estómago.
– Bien, eso es todo. En este momento dejas de trabajar y nos vamos a comer.
– Ya te dije que no puedo.
– Es nochebuena, ¿Qué no vas a festejar?
– Si, bueno, no. – Sin saber qué hacer, Heechul intento continuar con su trabajo. Al ver su indecisión, Siwon insistió.
– Mira… - atrajo la atención de Heechul con el sonido de unas llaves-. Son las llaves del convertible del hijo de los Choi.
– ¿Del bueno para nada? – soltó Heechul sin mirarlo, causando una mueca en el rostro de Siwon.
– ¿Es así? – ante la duda de Siwon, Heechul se volteo a mirarlo.
– Todos los ricos tienen hijos consentidos, mal encarados, feos y engreídos. Es como algo en la sangre, con eso que se sienten realeza, seguro por tanto casarse a los hijos con primos.

¡¿Qué?! Pensó Siwon, ¡cómo podía pensar eso! Su familia no era de esas. Él mismo no se consideraba de esa forma. Le caía mal que pensará de él de esa forma, lo disculpaba porque no lo conocía y al parecer, los maltratos de su jefe hacia su persona no ayudaba mucho para hacerle cambiar de opinión. Sin embargo, antes de poderle decir su desaprobación a Heechul, este continuo hablando

– ¿Por qué tienes las llaves del auto del Choi?
– Esta mañana me pidió que lo recogiera del taller.
– Te lo dije, ya te agarraron de su criado, piensan que todos estamos a su disposición. ¡No debes dejarte! No entra en tus deberes para esta empresa. – al ver como Heechul levantaba la voz por sus derechos y no lo hacía por los propios, le hizo sonreír.
– Por eso yo pensaba… Que te parece si lo tomamos y nos vamos por ahí, hasta agotar el tanque de gasolina. ¿No te gustaría dar una vuelta en este tipo de auto?
– No me llama la atención. – dijo Heechul sinceramente-. Pero si es para joder a tu jefe, con mucho gusto lo haría.
– Además, que te tengan trabajando hasta tarde y en fechas festivas va contra el reglamento, tú lo deberías saber bien.
– Sí, pero…
– Nada, – Siwon apago la pequeña lámpara de escritorio de Heechul-, Vamos, sirve que pasamos a comer algo. Ya me encargare yo de hacer saber este abuso cuando entregue las llaves de este auto a su dueño. – Siwon pudo ver que Heechul todavía dudaba –. Ya casi es navidad. Estamos aquí, solos. Vamos a sentir el espíritu navideño antes que acabe la noche.
– Está bien, me convenciste. – Heechul comenzó a guardar sus cosas –. Deja voy al baño y me reúno contigo en los elevadores.
– Mientras yo me encargo de apagar las luces de aquí. Por cierto, ¿Cuál es tu nombre?
– Heechul, Kim Heechul. – respondió tendiéndole la mano –. Pero me dicen Heenim.
– Yo soy Siwon, mucho gusto. – al tomar la mano que Heechul le tendía, se le antojo no soltarla nunca –. A mí me dicen “El idiota que apagó la luz”. –recordando cómo le había gritado Heechul.
– Lo siento, lo siento. Solo me asuste cuando las luces se apagaron. He escuchado las historias de los vigilantes de aquí sobre los espíritus chocarreros que vagan por los pasillos. – el rostro de Heechul estaba de un rojo carmesí.
– Está bien, luego me pláticas sobre eso. – Siwon realmente no quería saber nada, sino apurar a Heechul y tenerlo de vuelta pronto –. No te preocupes, si no hubiera sucedido esto, no nos habríamos conocido, ¿no crees?
– Tienes razón. – una emoción extraña comenzaba a invadir a Heechul tomado de la mano de Siwon, pues no se habían soltado.
– Te espero frente al elevador. – le recordó Siwon mirando sus manos unidas, mismas que Heechul observo también.
– Lo siento. – rápidamente soltó su mano y se alejó.

Siwon pudo ver como Heechul iba recriminándose haberse quedado tanto tiempo con su mano y eso lo emociono, habían cosas que estaba sintiendo con Heechul que nadie le había despertado. Y eso que recién lo conocía. Curiosidad, entusiasmo por descubrirlo, calidez y su personalidad era refrescante; saber que le estaba mintiendo sobre su verdadera identidad lo puso mal.

No hubiera querido que las cosas comenzaran de esta forma, pero a como se dieron las cosas, que Heechul lo confundiera con un simple empleado estaba siendo toda una nueva experiencia que Siwon estaba dispuesto a vivir. Heechul reunía muchas cualidades que le gustaban en un chico y que hasta ahora pudo encontrar.

Podría ser demasiado pronto, sin embargo se atrevía a decir que Heechul reunía todo lo que estaba esperando, alguien que no solo viera su nombre y dinero junto a él. Por eso se propuso decirle a Heechul toda la verdad, antes que acabara noche buena.

Frente al elevador, Siwon aprovecho llamar a su familia y disculparse porque llegaría un poco más tarde de lo pensado. No sabía a donde llevar a Heechul a cenar, estaba seguro que no a su casa, sería mucho para él sin saber la verdad, aunque se moría de ganas de presentarlo a sus padres. Ya que su familia estaba consciente de su bisexualidad, su madre trataba siempre de emparejarlo tanto con hombres como mujeres. Por lo que tarde o temprano le presentaría a Heechul y seguro le encantaría, Siwon se prometió hacerlo, algún día lo haría.

Heechul se le unió minutos más tarde, se había lavado el rostro y acomodado su ropa. Siwon notó que se le veía más fresco en ese momento. Incluso su rostro lucía más hermoso y juvenil que minutos antes al conocerlo. Le gustaba ir descubriendo cada cosa, detalle de Heechul, y Siwon estaba disfrutando la experiencia.

– ¿Nos vamos? – pregunto Siwon.
– Claro, – respondió Heechul entrando al elevador –. ¿Tienes idea de dónde vamos a ir?
– Tengo el auto, ¿lo recuerdas? Elige donde quieras ir.
– Realmente no quiero hacer gastar tu salario. Sabiendo que estas siendo explotado como yo. – Heechul estaba preocupado por este motivo.
– Solo podríamos dar unas vueltas y ver que podemos comer afuera, aunque hace un poco de frio.

Y sí, al salir del edificio el frio del invierno golpeo sus rostros. Heechul a pesar que había salido abrigado por la mañana, las pocas capas de ropa no le ayudaban mucho para el frio de la noche.

– Si no te importa. – se detuvieron justo a un lado del convertible –. Mis amigos hicieron una fiesta, podríamos pasar, comer algo y platicar un poco más si no tienes prisa por regresar a casa.
– Oh, cierto, no pregunte si te esperaba alguien. – dijo Siwon algo avergonzado, a lo que Heechul negó con la cabeza inmediatamente.
– Son mis amigos, mis padres viven en otro estado y ya he pasado más de una hora esta mañana hablando con ellos y todos los parientes que están de visita. – esta había sido una llamada muy larga –. Se trata solo de una pequeña reunión y no nos molestarían para nada, ellos son más bien de ocuparse de sus propios asuntos.
– Suena como un plan. – dijo Siwon sonriendo, conocer a los amigos de Heechul sería como conocerlo un poco más.

El viaje en auto fue largo, en primera porque ambos iban hablando mucho de sí mismos, conociéndose mejor y en segunda, porque Siwon no quiso llegar con las manos vacías, así que se detuvieron a pasar a una tienda de veinticuatro horas y comprar algo de beber.

Lo dicho por Heechul resulto ser verdad, sus amigos y los amigos de sus amigos, parecían personas agradables de conocer, pero también muy metidos en sus propios asuntos. Pues Siwon y Heechul casi entraron pasando desapercibidos y pudieron comer ellos solos en la cocina.

Terminada la cena, fueron a sentarse en un rincón de la casa de Jungsoo, como supo que se llamaba el anfitrión y seguir charlando. Una cerveza en sus manos y un entretenido Siwon, que escuchaba todo lo que Heechul tenía que decirle.

No se había equivocado. Siwon supo que Heechul era tan animado, como lo había sido en su primera impresión. También supo que con su empleo ayudaba a su familia y que por eso soportaba a su abusivo jefe, casi tanto como él lo toleraba, y que muy a menudo le daba trabajos con pocos días de anticipación. Siwon se hizo una nota mental sobre eso, a primera hora del lunes averiguaría que iba mal con el encargado del personal de recursos humanos y seguramente le pondría un alto.

La noche avanzó sin darse cuenta. Siwon no deseaba irse, de no ser porque su familia lo esperaba y que podría ver a Heechul el lunes en el trabajo, quizás nunca se habría ido. A Siwon le sorprendió tanto pensar de esta forma de alguien que acababa de conocer, que el sobresalto le hizo levantarse de su lugar ante la mirada extraña de Heechul, jamás le había pasado algo como esto. Sin embargo le basto con mirar a Heechul, para comprender que su sentir no estaba mal, que solo bastaba conocerlo un poco más. Sin prisa.

Esa última cosa es lo que le hizo poder dejar la charla con Heechul pendiente. Igual eso también le daría algunas citas más.

– Siento que monopolice la charla toda la noche. – dijo Heechul ya en la puerta de la entrada –. No creas que soy narcisista o algo por el estilo, solo que… me sentí cómodo charlando contigo.
– Gracias. – Siwon no se resistió a tomar las manos de Heechul –. Podría pasar mi vida entera escuchando tu bella voz. – Siwon carraspeo, al darse cuenta que había dicho en voz alta lo que estaba pensando.
– Gracias a ti, Siwon, no sigo hundido entre papeles en la oficina. Para mí también fue un placer conocerte.
– No te preocupes, yo te ayudare con eso. Nadie debió retener con trabajo en esta fecha, cuando dieron la orden en la empresa que podían irse temprano a casa. – Siwon frunció el ceño al darse cuenta que alguien se había atrevido a no hacer caso a su orden. El mismo había ordenado la salida de todos dos horas antes de la salida normal, sin distinción –. Es injusto lo que quisieron hacer contigo.
– Es bueno tener alguien que me entiende. Se necesita estar en la misma situación. – Heechul sonaba sincero. Y eso hizo a Siwon sentirse mal, pues él no lo estaba siendo de todo. No cuando se estaba haciendo pasar por un asalariado más –. Me alegra que nos hayamos conocido, podemos unir fuerza contra ese régimen represivo.
– Heechul, yo… – Siwon lo empujo con su cuerpo más grande y fuerte hacia dentro de la casa, lejos de la puerta, pues el frio estaba enfriando incluso el aliento de Heechul.

Cuando Siwon se encontró con la mirada de Heechul, supo que no podía seguir mintiéndole más. Apenas se habían conocido, es verdad, pero con eso bastaba para saber que Heechul podría llegar a ser alguien importante en su vida.

– ¡Ey, ustedes dos! – la voz de Hong Ki, uno de los amigos de Heechul, llamo la atención de ambos–. Están bajo un muérdago. Saben lo que significa, ¿no? – y con una sonrisa en su rostro que lo hacía ver adorable con aquel gorro bobo de santa que traía puesto, Hong Ki desapareció tan rápido como había aparecido.
– Tengo algo que decirte. – Siwon insistía.
– Después… – rodeando su cuello con los brazos y cerrando los ojos, Heechul lo beso.

No era un beso apresurado, los labios de Heechul estaban siendo suaves y gentiles con los suyos, sin embargo eso no dejo de tensarlo por un momento. Heechul estuvo explorando con sus labios hasta donde llegar mientras sus dedos acariciaban lentamente sus cabellos, deshaciendo un poco la tensión que existía en los hombros de Siwon, hasta que finalmente eso no lo calmó.

¿Heechul lo estaba pensando? ¿Qué sucedería cuando supiera que no había besado a un asalariado? ¿Odiaría a Siwon por esto? Siwon esperaba que no, porque en verdad deseaba llegar a algo más con Heechul.

El beso inesperadamente fue abruptamente cortado por Siwon, dejando confundido a un Heechul que miraba el rostro del más alto buscando respuestas.

– ¿Qué… qué sucede? – el temblor en la voz de Heechul y sus ojos velados por la confusión, hizo que Siwon se recriminara por romper un momento que sería recordado para siempre en sus memorias. El primer beso. Sea como sea que terminaras las cosas, se lo debía a Heechul. Tomando sus hombros, Siwon lo encaró.
– Debí de ser yo quien comenzara con el beso. – diciendo esto con una sonrisa, Siwon se dispuso a darle un primer beso para recordar a Heechul.

Aun podía sentir el sabor de los labios de Heechul en su boca mientras descendía al encuentro de la misma. Esta vez no hubo ojos cerrados, pues se besaron mirándose a los ojos para el disfrute de Siwon, que pude perderse en ellos. El beso era abrazador, el mundo dejo de existir a su alrededor, sus mentes en blanco, esta vez ni los escrúpulos de Siwon se hicieron presentes en su cabeza, pues los labios de Heechul lo acapararon por completo. Sus sentidos todos, estaban complaciendo el primer beso del otro con sus propios beneficios.

El corazón de Heechul latía apresuradamente como si quiera salirse de su pecho. Sus pies en punta buscando más cercanía con aquellos labios mientras sus manos se aferraban fuertemente a los hombros de Siwon, seguro de que caería si no lo hacía. El mundo se movía a sus pies pero no pensaba dejar que este beso terminara, no cuando aún le quedaba un poco de oxígeno en los pulmones.

Fue Siwon quien lo hizo, dejo de besar aquellos dulces y hambrientos labios, en contraste, juntando sus frentes y respirando profusamente.

– Dulce… – los labios de Siwon sonreían –. Tengo que irme. – Heechul asentía pues aun no podía hablar –. Nos veremos después del trabajo en la oficina.
– Está bien.

Y resistiéndose un poco, Siwon lo dejó encaminándose hacia la puerta nuevamente, alejándose solo unos pasos para verlo regresar.

– Esos fue… – su pecho se elevó ante la profunda respiración que dio –. Wow. – un beso más pequeño en los hinchados labios de Heechul no se hizo esperar, causando risa en este último.
– Nos vemos Siwon.

Heechul lo vio subir al convertible, sabiendo que sus días de oficina serían más tolerables de ahora en adelante. Viendo nevar, pensó, que esta sería una blanca y hermosa navidad. Mientras en los pensamientos de Siwon, existía una lucha sobre tener que decirle a Heechul quien era en realidad, no sabía aun de qué forma o cuando, no quería perderlo.

FIN




Comentarios

  1. La película era un novio para dos hermanas ☺ ...me encantan las películas viejitas 🤗🤗 ...me gustó y si quisiera saber cómo le va a decir Siwon ... gracias por compartir tu talento con nosotros 🙏🙏🙏

    ResponderEliminar
  2. No se de que película se trata, pero está historia está interesante.....
    Siwon tendrá que decirle la verdad a Heechul de algún modo, pero no creo que lo tome tan bien cuando sepa quien es.
    Espero tenga segunda parte..

    ResponderEliminar
  3. Espero que al enterarse de quien es Siwon, Heechul comprenda y no se enoje demasiado...
    Es bueno que se hallan encontrado y que Siwon se de cuenta de lo mal que es tratado Heechul por su jefe para que ponga fin a este abuso...

    ResponderEliminar
  4. Señor del yaoi hermoso... No necesita lemon esta hermoso pero realmente necesita una continuacion :3 lo ameee

    ResponderEliminar
  5. buenísimo. ...... como siempre.....

    feliz Navidad y próspero año nuevo que este nuevo año que empieza este lleno de muchas bendiciones.... con mucho cariño.... un gran abrazo. .. Jennifer O. Mansilla O.

    ResponderEliminar
  6. Al final de la noche,quizás Hee le tenga un 2% de agradecimiento o menos odio a blancanieves...el trabajar hasta tarde le ha permitido a Santa dejarle un regalito de navidad...y vaya regalo...😉
    A veces es bueno hablar de más con personas que no conocemos,al menos para Hee,lo malo que no ha dejado hablar a Siwon y esto ya se fue en otra dirección...al menos Siwon ya sabe un poco del caracter de Hee,eso es algo bueno,Siwon puede tantear el camino para decirle a Hee...si es que Hee no se entera antes por otras fuentes o de otra forma...yo espero que no.
    ¿De verdad Siwon se va?...me gustaría que regresara y no dejara a Hee así,que le dijera quien es,"en caliente ni se aiente"...tiene su cena familiar pero si ya de por si va tarde..qué le cuesta...aaahhhh
    Yo espero que ese "seguro tendrá segunda parte"...se convierta en "aquí está la segunda parte"...*0*

    ResponderEliminar

Publicar un comentario