Mascarada... Parte 1


Título del Twoshot: "Mascarada"
Autor(a): Lunis HeeChan
Parejas: SiChul
Tipo: Yaoi, RP
Género: Slash, Comedia, Dominación, Lemon
Clasificación: +16
Advertencias:
Este es un proyecto para la página “Me Fui a Dormir Pensando en el SiChul” por el día SiChul 15 de diciembre del 2016.
Comentario de la autora:
Hace unos días descubrí este shot a medio terminar. Una de las tantas ideas que la Vecina “SuJudith Elf“ me ha dado y bueno, ya se lo debía de años, pues el archivo tiene fecha de comienzo del 2013. En ese entonces perdí la inspiración, pero después de escuchar la canción de Cosplay – Masquerade y a eso se le unió la idea de ver a un Siwon sometido ante Heechul… pero como todo tiene su porque, ya lo van a saber en cuanto lo lean. Con todo esto supe que por ahí quería que se dirigiera este shot.
Es todo suyo vecina, con disfraz y todo.
NOTA: Algunos Eventos Mencionados En El Twoshot, Se Sitúan En El Año 2013. Lo Demás Es Fantasía Pura Saliendo De Mi Cabecita.

Disfruten…






Había sido un día bastante productivo para Siwon, y ¿por qué no? Entretenido también. La gala MET en Nueva York fue una deslúmbrate experiencia, algo a lo que no estaba muy acostumbrado y el poder asistir al Metropolitan Museum Of Art Costume Institute Benefit.

Pero lo mejor de todo, era el poder haber visto a sus maravillosas ELF de aquel país tan lejano. Quienes los amaban, demostrándole su amor de diversas formas. El haber pasado aunque fuera poco tiempo con ellas, haber compartido autógrafos y alguna palabra, le hizo sentir muy bien. Haciéndole olvidar la tonta discusión que lo había llevado a New York enojado y con un mal sabor de boca.

Pero ahora que se encontraba hablando con su hyung… si, porque Hyukjae era su hyung, aunque fuera por escasos días. Además de que ahora era el encargado de mediar, lidiar y responder por los miembros. Estar hablando con él por teléfono, le había devuelto el enojo que por momento olvidó.


Ansiando, estoy ansiando,
Pon el polvo del asombro en mis ojos,
Voy a jugar en este juego de disfraces…

– ¿Qué él vio las fotos? – preguntaba Siwon haciéndose el inocente.
– Si, si las vio.
– Y ¿Cómo reaccionó?
– Extrañamente… bien. – suspiro Hyukjae del otro lado del teléfono -. Todos pensamos que pondría el grito en el cielo, pero no fue así.
– Heechul no se enojó… – repitió en voz alta Siwon.
– No, incluso dijo que ese vestido se le veía muy bien a la chica. Siwon ¿Dónde demonios la conociste? Yo sabía que irías solo.

Y esa había sido la idea en un primer momento, sin embargo Siwon pensó que no causaría el impacto que deseaba en Heechul, si deseaba hacerle saber lo molesto que estaba, llegar acompañado al evento seguramente sería algo que no esperaba. Sobre todo porque él no se lo había dicho antes de hacerlo.

Lo pensó y lo pensó, y después de mucho pensar, supuso que si ya estaba jugando con fuego, se metería en el juego completamente haciendo bien su papel.

– Es una nonna que conocí acá, a través de manager hyung, no tenía acompañante así que le pareció bien que fuera con ella. – Siwon se rascaba la cabeza mientras hablaba, no podía creer que eso no hubiera perturbado a Heechul.
– ¡¿Cómo se te ocurre subir una foto del hotel Ace?! ¿Después de que vieron a la “innombrable” ahí?
– ¿Él sabe lo del hotel? – Siwon pregunto incrédulo.
– ¡Claro que lo sabe! Todos lo sabemos. – los oídos ya le estaban doliendo por los gritos de Hyukjae–. Como que todos sabemos lo que sufriste por esa mujer, y a ti se te ocurre subir una foto de su nidito de amor de esos encuentros. ¡Estás loco!
– Y Heechul…
– Él está mejor informado que todos sabes… – la voz de Hyukjae bajo unos tonos como si quisiera que nadie se enterara–. Él sabe, no sé cómo, que unos días antes la “innombrable” estuvo hospedada en ese hotel y se vio con una de las soshi. – a Siwon esto sí que lo tomo por sorpresa.

No es como si Heechul lo estuviera vigilando a cada momento, ¿o sí? Alejo de su mente esos pensamientos, pues teniendo tantos amigos como Heechul los tenía, era probable que tarde o temprano él se enterara de las cosas.

– Debió haber sido una de ellas quien se lo dijo, Taeyeon o la misma Yoona. – pensarlo o decirlo no arreglaba nada. Heechul lo sabía y era un hecho.
– No importa quien haya sido. Incluso nosotros sabemos lo que esa mujer te hizo. ¡Por Dios! Que si no te mata Heechul, Kangin y hasta el mismo Kyuhyun están dispuestos a matarte por haber hecho esa estupidez.
– Realmente… no quise preocuparlos a todos. – Siwon sonaba muy arrepentido.
– ¡Y entonces porque lo haces! Siwon, ¿a qué estás jugando? Recuerda que te puedes quemar con fuego. No fuego no, Lava candente, ¡Con un volcán activo! – escucho el regaño de Hyukjae al otro lado de la bocina.
– Pero, ¿Cómo está? – sabía que ya no podía deshacer las cosas, arrepentirse sí, realmente preocupado, pensando en que todo esto podría arruinar su relación con Heechul y ni siquiera recuperar su amistad. Siwon no quería que ninguna de las dos cosas sucediera.
– Como te dije antes, Heechul está extrañamente bien con todo, pero no puedo asegurarte que sobrevivas en cuanto llegues acá.
– Yo solo quería… – las palabras de Hyukjae lo estaban poniendo nervioso, ansiando por saber qué es lo que pasaba por la mente de su hyung o definitivamente solo cerrar los ojos que todo fuera una pesadilla dejada atrás.
– Si, si, se lo que querías. Pero, ¿puedes dejar de jugar? ¡Por dios! Pareces un púberto resentido y sabes que tus celos son injustificados.
– ¿Me has dicho púberto, hyung? – se ofendió Siwon -. Y no son injustificados, jamás pensé que Heechul gustara de estar en ese tipo de programas.
– Sabías que algún día pasaría… - al otro lado, parecía que Hyukjae perdía la paciencia -. Kangin lo hizo y por lo tanto Leeteuk lo hizo, quizás algún día hasta tú lo hagas… así es como funciona.
– Lo dices fácil porque Donghae no ha salido en uno y con lo tímido que es, dudo que lo haga.
– No ofendas a mi pececito… No recuerdas que mi fishy tuvo su cita con esa chica… la que nos hizo tontos a ambos. – aunque las palabras de boca de Hyukjae salieron casi en un gruñido, Siwon tuvo que darle la razón, porque detrás de esa cita de Donghae siempre estuvo Hyukjae para apoyarle -. Tuve que dejarle hacerlo.
– Yo no lo haría. – Hyukjae casi podía ver ese intento de puchero malo en el rostro de Siwon, que siempre hacia para causar lastima -. No puedo dejarlo hacer tan tranquilo. Soltarle la rienda un poco a hyung es… es…
– No vas a perderlo por un programa, ¿tan poca confianza le tienes?
– No, en eso tienes razón, pero al menos debo hacer que sienta un poco de culpa, para que cuando lo haga, lo tenga muy presente.
– ¡Yah, Siwon! deja de actuar como niño. Esto no es me haces y yo te hago, será mejor que pares a las provocaciones.
– ¿Tan extraño esta mi princesa? – ante la insistencia de Hyukjae, Siwon cedió.
– Demasiado, no sabemos que vaya a suceder contigo. ¿Qué tu mamá no te enseño? No hagas cosas malas que parezcan buenas.

Y sí que le había enseñado muy bien, sin embargo ahí estaba, en una relación clandestina con su hyung y compañero de grupo. Aplicaba bien eso de “las reglas se hicieron para romper” Y si había hecho algunas cosas en ese viaje, había sido solo para tomar revancha sobre el mayor. Nada sexual por supuesto.

Es una mascarada. Un desfile de amor
Entonces, ¿no te quedaras? Y baila conmigo
Durante la noche y el día, mi mascarada
Te necesito cariño. Quédate conmigo esta noche
Mascarada

Tal vez que la relación fuera clandestina hacia que se sintiera menos real. Siwon creía que eso no obligaba a Heechul a serle exclusivo, incluso se aplicaba a él mismo. ¿Pero cómo cambiar esos sentimientos? Si por dentro moría con el simple pensar de perderlo por alguien que le ofreciera más de lo que él pudiera darle.

Vivir su relación bajo esa etiqueta, cuando Siwon lo deseaba todo… un amor enmascarado. Amor… ahora tenía muchas cosas más en que pensar.

Y después de esa charla, además de la molestia, el enojo y los celos que sentía, se le agrego el sentimiento de preocupación y ansiedad, quedando peor que antes. Pues si su Princesa no reaccionó abiertamente a las provocaciones que el le había dado, era porque seguramente estaba aguardando a tenerlo de frente.

Siendo así, su vida, su integridad y porque no… sus bolas, estaban en manos de su Princesa.

No es que fuera un exagerado, porque es bien sabido que Heechul es de temer. Desde sus respuestas filosas, sus cambios de humor, sus bromas pesadas y como el mismo Siwon había conocido en carne propia, sus venganzas eran épicas. Y tratándose de él… Heechul celándolo, era único, siendo él mismo Heechul pero elevado a la millonésima potencia. Nunca sabía con que le iba a salir.

Durante el viaje de regreso, Siwon pudo darse cuenta que ha estado siendo testarudo, y que la revoltura que estaba sintiendo en su interior, lo había hecho actuar incorrectamente dejándose llevar. Heechul no se merecía sospechar siquiera que estaba jugando con él, o haberle hecho sentir mal con todas aquellas cosas que hizo durante en su viaje. Cosas del pasado que ya no le interesaba siquiera traer a colación.

Arrepentido, llego a Corea, dispuesto a obtener el perdón de Heechul, por eso fue grande su sorpresa, al ver que las cosas no estaban tan mal como pensaba.

Siwon aún no salía de su asombro. Con los ojos muy abiertos, observaba disimuladamente a Heechul hablar con los demás mientras le sostenía la mano con la suya. Había cerrado su boca porque era muy obvio, estaba realmente sorprendido.

Algunos compañeros se habían reunido para recibirlo. Nada raro en ellos, pues siempre esperaban que Siwon les hubiera traído algún regalo o recuerdo de donde viajaban. Además, algunas ELF aprovechaban al verlo para mandarles souvenirs a los demás miembros.

Lejos estaba ese recibimiento de lo que había imaginado. Heechul incluso le había sonreído, había reclamado sus labios nada más verlo llegar e invitado a sentarse, porque seguramente estaba muy cansado del viaje. Hasta ordeno comida, la favorita de Siwon para que se alimentara, alegando que la comida de los aviones nunca era buena.

Y era verdad, Siwon apenas y había tocado su comida más no por ser mala, sino porque venía pensando en las muchas maneras que podía disculparse con el mayor. Así que tenía algo de hambre. Con la ansiedad algo controlada y el olor de la comida, el apetito se le había despertado.

– Siwon, deberías quedarte a dormir aquí hoy. Debes venir muy cansado para tener todavía que ir a tu departamento. –ya Heechul guiaba a Siwon hacia su cuarto.
– Heechul…

Rápidamente a medio pasillo, Siwon empujo a Heechul contra la pared y lo besó abriendo sus labios, mismo que el mayor respondió con mucho entusiasmo, y antes que el beso se convirtiera en otra cosa, se separaron cuando el aire comenzaba a hacerles falta.

– ¿Me extrañaste? ¿Por qué? –Heechul pregunto todavía con la mirada turbia por el beso. Siwon sonrió al saber que él lo había provocado.
– Yo solo quería… Pensé que estabas enojado conmigo. Me puso muy feliz que no lo fuera. –dijo Siwon sinceramente.
– ¿Enojado? ¿Yo? ¿Quién te dijo semejante mentira? ¡¿Quién fue el chismoso?!

Y como Heechul ya iba de regreso hacia la sala gritando su pregunta, Siwon lo detuvo sosteniéndolo con ambas manos de la cintura y le dio vuelta, para robarle otro beso al mayor haciéndole cambiar de idea.

Suspirando, Heechul se dio cuenta que no podía luchar contra Siwon.

– Tranquilo princesa, todo fue un mal entendido. –y Siwon deposito otro beso en su frente.

A Heechul no le gustaban los besos en la frente, él sabía que esos besos solo se daban a tu madre o porque has hecho algo muy malo y necesitas disculparte silenciosamente. Así que un Heechul con su ceño fruncido, termino de guiar a Siwon a la que era su recamara para que se pusiera cómodo. Ambos tenían que dormir.

Minutos después un Siwon bañado y algo más relajado se encontraba acostado sobre la cama del mayor. El sueño poco a poco le iba ganando. No se había dado cuenta de lo cansado que estaba por todo, después de que la adrenalina lo hubiera abandonado al darse cuenta que las cosas con Heechul no estaban tan mal. Eso no evitaba que se sintiera culpable por lo que había hecho, la actitud tan inmadura que tomo al saber que su princesa estaría en ese programa de WGM, cuando solo era un trabajo más.

Mañana seguramente terminarían aclarando todo. Se lo debía a su princesa y aunque eso lo puso un poco nervioso, decidió que por el momento solo podía dormir.

Como un perfecto sueño que nunca quiero dejar
Mil locos en un show.
Unos tigres. Unos linces.
Unos reyes del sufrimiento.

Siwon se despertó de su sueño al sentir como un cuerpo y algo frio se recargaba a su costado. Estaba soñoliento y sus ojos trataban de enfocar mejor en la luminosidad del cuarto. Estaba seguro que no había dormido mucho, cuando miro a través de las cortinas y todavía era oscuridad.

Fue cuando quiso mover sus manos que lo invadió el nerviosismo y de nuevo la ansiedad. Sus ojos dieron cuenta de las esposas acolchadas que mantenían sus manos esposadas a la cabecera de la cama. Y después al intentar mover sus piernas, completamente abiertas, tampoco las podía mover.

Alguien lo había inmovilizado de sus extremidades, desnudo completamente y boca abajo sobre la cama, muy seguro estaba de quien había sido.

– Espero que estés cómodo, Simba. –la voz de Heechul demasiado cerca de su oído le hizo dar un respingo–. Tranquilo, nadie va a comerte, al menos no de la forma normal. –Heechul se levantó de la cama antes de que Siwon pudiera girarse a verlo.
– Princesa…

Lo que vio, mas allá de asustarlo, lo excito.

Había gustado de jugar con Heechul en la intimidad con los cosplay que al mayor suelen encantarle y a Siwon le gustaba la novedad que el mayor le aportaba a la hora del sexo, pero aquello era realmente sexy y fuera de este mundo.

Heechul vestía un disfraz completamente de látex negro. Un traje de Gatúbela pero para hombres por lo que Siwon podía ver. Además de portar la clásica mascara con orejas de gato, el cuerpo de Heechul estaba envuelto por el disfraz de látex más sexy y ajustado que pudiera existir. Sus tetillas quedaban al aire, pues el frio látex comenzaba a cubrir su cuerpo debajo de estas hacia abajo pero no completamente.

En su pecho se atravesaban dos pequeñas tiras negras del mismo material, pero librando sus tetillas, envolviéndolo perfectamente hasta sus brazos donde colgaban. La piel expuesta contrastaba muy bien con el negro de estas. Más abajo el látex lo envolvía todo, su abdomen, su cintura, sus caderas, dándole al mayor una silueta envidiable. Que la misma Gatúbela seguramente lo ha de envidiar.

Sus partes íntimas estaban cubiertas por un pequeño bóxer que cubría lo necesario enfrente y atrás llegaba media nalga que se pegaba a su piel, del cual salía una pequeña cola de gato, la cual ocultaba una sorpresa. Negro látex brilloso, casi como charol, que se ajustaba a su perfecta figura como segunda piel. El bulto dentro de ese traje, le dijo a Siwon que Heechul se mantenía casi al borde.

Mas tiras negras cubrían parte de sus muslos como un pantalón desgarrado pero más sexy, a juego con unas botas de alto tacón grueso, que subían hasta media rodilla.

Tantas curvas y piel expuesta, Siwon quería tocarlo, pero no podía. ¡Malditas esposas!

– Princesa…
– No. No soy tu princesa, llámame Gatito. –con una bota sobre la cama, Heechul le dio a Siwon mejor vista de lo que había entre sus piernas.

¡Rayos! Gatito no le hacía honor a todo lo que Siwon veía, Gatúbela le habría venido más sexy a lo que veía, más no quiso discutir con un Heechul muy metido en su papel.

– Gatito, por favor, suéltame. Necesito…
– Yo sé lo que necesitas. –Heechul lo interrumpió y no lo dejo terminar–. Necesitas ser castigado.
– ¿Castigado? –Siwon no había visto la pequeña fusta de pala plana que Heechul había tenido en sus manos en todo momento. La excitación del momento no se lo habían permitido ver.
– Sí. Dime… –Heechul se movió alrededor de la cama, lo que puso más nervioso a Siwon–. ¿Cómo es que te portaste en Nueva York?
– Yo… –Siwon trago gordo. Solo podía girar la cabeza y apenas lo hizo, pudo ver como la fusta iba en camino de azotarlo. ¡Zas! El primer golpe cayó por completo en su trasero–. ¡Heechul!
– Ah, ah… Respuesta equivocada. –dos azotes más no se hicieron esperar. Uno en cada nalga–. Dime Simba, ¿Cómo te portaste?
– ¡Mal! ¡Me porte mal Gatito!
– Bien, que bueno que lo reconoces. –de nuevo, perdiéndose de su vista, Heechul se movió alrededor de la cama.
– Pero, no pasó nada. Yo solo te quiero a ti, Gatito. ¡No hice nada malo! –Siwon casi grito cuando la fusta golpeo la cama a un lado de su cabeza.
– Lo sé. Y esto tampoco será malo. Lo vas a disfrutar mucho, tanto como yo, ya lo veraz.

La promesa dicha no lo tranquilizo si ese era el fin. Mucho menos pudo no estremecerse, cuando sintió a Heechul moverse sobre la cama entre sus piernas, pues no sabía que iba hacerle. Había pensando que perdería sus bolas, metafóricamente, así que ahora mismo temía por ellas.

– Por favor, por favor, Gatito. –comenzó a rogar cuando las delgadas manos de Heechul tocaron sus bolas y luego algo envolviéndolas apretadamente, así como a su pene.
– Esto, no va a permitir que te corras, al menos que yo te lo permita quitándolo. Es un cinturón para pene. Muy útil si te quiero castigar.

Bueno, esto era nuevo. Ellos habían usado consoladores, vibradores, gel que retardaba los orgasmos y algunas cosas que podían conseguirse en las farmacias, pero esto, Siwon estaba seguro que Heechul las debió de haber encargado de un catálogo en línea.

– ¡Dios! –Siwon jadeo, al sentir un largo dedo lubricado irrumpir en su culo.
– Estas tan apretado.

Siwon no podía creer lo duro que estaba con aquel castigo. Acaso Heechul estaba pensando en matarlo de placer. Muy cerca estaba de eso. Nunca nadie, había hecho eso con él. Heechul era su primero en todo con respecto a una relación con un hombre.

– Bien, estás listo. –Heechul dijo azotando sus nalgas a la vez. Siwon casi lamento la perdida de esos largos dedos. Casi, porque algo enseguida hizo presión en su entrada–. Ahora relájate amor o tendré que lastimarte para meter esto en tu interior.

CONTINUARÁ...

Comentarios

  1. Si Siwon...flojito y cooperando...o será no agradable para ti.
    Tanto tiempo conociendo a Hee,y pareciera que de verdad no lo conoces.
    De envalde tan guapo y tan tonto...al menos con respecto a Hee.
    Seguro que Hee se enojo mucho y hasta dudo...pero Hee sabe jugar sus cartas,él tubo su momento y supo controlarse para que no hubiera sospecha alguna...que surtió efecto y que todos creyeron...ahora mirate Siwon...esposado a la cama,boca abajo y tan vulnerable para Hee...la noche será laaaarga y Hee la disfrutará.
    Eso te enseñara a saber el terreno de quien estás pisando...vengancitas a Hee...pliiíiiisssssss
    Tu tranquilo Siwon...preparate para rogar y todo,que ese gatito está entusiasmado...y viene lo mejor😉

    ResponderEliminar

Publicar un comentario