Te adivine... Capítulo 8




Heechul POV

¿Siempre será de esta forma? Nunca pensé que reconciliarse con sexo pudiera ser tan placentero, con ese sentimiento cálido que da el amor y la adrenalina de la discusión, la experiencia indescriptible.

Sin embargo no quisiera repetir lo que ha pasado esta noche, todavía tengo el corazón acelerado y el sentimiento de querer aferrarlo a mí, de besarlo, sentirme abrazado por su cuerpo y decirle cuanto lo amo tantas veces como Siwon me lo dice. Nunca más quisiera experimentar el miedo de perderlo.

Siwon, mirándome a los ojos, se acomoda encima de mí y me besa de nuevo con tanta ternura y deseo, haciéndome sentir que soy la parte más importante de su vida.


Sé que me tarde un poco en darme cuenta sobre lo que siento por él y ahora mismo se cómo empezó todo. Creo que fue desde la primera vez que vi su sonrisa y su alma reflejada en sus ojos, quizás siempre supe que Siwon era diferente y sería alguien especial en mi vida, que por eso le huía.

Solo sé que ya no podría vivir sin él, que ese sentimiento de soledad que me invadió cuando no lo encontré en la cama es algo que no quiero volver a sentir. De solo recordarlo me han dado unas ganas locas de llorar, de nuevo. De por sí ya había llorado al discutir con él, es como si mis ojos tuvieran las llaves abiertas listas para llorar.

Nunca fui tan sentimental que me hace sentir extraño, más no buscaré el por qué, ya lo sé, es llamado amor. 

Estoy perdido.


      ¿Qué sucede amor? – Siwon me pregunta.
      Es solo que… – me quedo pensando un poco, no muy seguro de decir lo que pasaba por mi cabeza. No cuando lo tengo entre mis piernas y sus dedos comienzan hacer maravillas ahí abajo.
      No dices nada y tampoco te veo gimiendo. – su observación me hace reír.
      Solo que estaba pensando…
      Aja. – el que me esté prestando atención y diligentemente continúe preparándome, comienza a excitarme.
      Aunque el sexo por reconciliación es genial, no me gustaría pelear de nuevo. Esto… no volvamos a pelear, en lo que podamos evitemos esto.
      ¿No te gusta? – sus dedos alcanzan a tocar ese punto en mi interior que me hace enloquecer.
      No. – trato de responder sin titubear, pero sale más como un gemido que otra cosa.
      Entonces, estoy haciendo mal mi trabajo.
      No. Es solo que…
      No sé si es posible que no lo hagamos más amor. Si lo intentamos, hagamos un esfuerzo y quizás nunca más volveremos a enojarnos. – y como si adivinara mis pensamientos, Siwon dice las palabras correctas –. Sabes que para mí eres lo más bello que me pudo suceder. Desde la primera vez que te vi me enamoré y supe que eras para mí. Por eso te buscaba y te ofrecí vivir conmigo, para tenerte a mi lado y poder verte diario. Habría hecho cualquier cosa para tenerte a mi lado.
      Siwon… – suspiro mientras unas traviesas lágrimas se deslizan de mis ojos.
      No hice todo eso para después perderte. Te amo Heechul.

Sí, definitivamente estaba llorando otra vez. Siwon estaba siendo demasiado tierno y sus palabras, lo sucedido, todo era como un detonante. Las lágrimas solo salían de mis ojos por si mismas.

Un beso y sus dedos saliendo de mi entrada, dieron por finalizada nuestra charla. Lo que sentimos estaba claro y todo esto sirvió para que me diera cuenta, que Siwon se ha convertido en mi mundo.

Siwon doblo mis piernas y las coloco sobre su cintura, su pene tanteando mi entrada. Mis piernas se aferraron a su cintura y mis manos rodearon su cuello acercando más su rostro, nuestras miradas permanecen fijas el uno en el otro. 

Abro mi boca al sentir como Siwon me penetra, mi espalda se arquea y echo mi cabeza hacia atrás en repuesta. Por un momento no se mueve, permanece quieto. Solo siento como sus labios en mi cuello, van dejando besos mariposa mientras su mano, acaricia mi pene para poder acostumbrarme a tenerlo dentro, procurándome más placer.

Mirando sus ojos y mis brazos rodeando su cuello, lo atraigo para un beso lleno de amor y pasión. Sintiéndome listo y un poco travieso, comienzo a empujar mi culo contra su pene con ayuda de mis piernas, con lentas embestidas que me hacen sentir todo lo largo de su pene entrando y saliendo.

Al final, creo que mis suaves movimientos hacen que Siwon tome el mando, demasiado excitado y duro, lo puedo sentir en mi interior como ha crecido un poco más. Los brazos de Siwon se afianzan más firmemente en la cama, las venas notorias en sus brazos me lo dice, solo para comenzar a penetrarme más profundo y duro.

Cuando siento que sus bolas golpean en mi entrada, los dos gemimos de puro éxtasis, al sentir esa conexión de estar siendo uno solo. El vaivén de sus caderas hacen las penetraciones cada vez más rápidas y profundas, que mantienen al borde mis sentidos. Siwon me hace gemir, me hace gritar y su boca intenta fallidamente callarme con un beso.

Con el final casi cerca, el movimiento de nuestros cuerpos parece descontrolarse y Siwon llega cada vez más exacto golpeando ese punto en mi interior, así como su lengua invade mi boca en un apasionado beso. Todo termina por hacerme terminar entre nuestros cuerpos, sintiendo al mismo tiempo como Siwon se vacía en mi interior siendo apretado por mi propio orgasmo.

Me encuentro jadeante aferrado al cuerpo de Siwon que ha terminado desplomado encima. Puedo sentir el momento en que nuestras respiraciones se normalizan. Siwon suelta mis piernas de su cintura, dejándolas abiertas como gelatina, incapaces de responder todavía, y después sale de mi interior con sumo cuidado.

Lo veo levantarse a por una toalla húmeda y limpiar nuestros cuerpos, antes de regresar para volverse acomodar en la cama.

      Mi amor… – Siwon me da un corto beso y después me abraza pegándome a su cuerpo.
      Te amo también.

Sintiendo sus fuertes brazos alrededor de mi cuerpo, el suave latir de su corazón bajo mi odio, su cálido aliento sobre mis cabellos y rendido mi cuerpo por una buena reconciliación, me quedo dormido sintiéndome completo.

El despertar del día siguiente no fue tan dulce como esperaba, me encontraba con malestar, casi como si el resfriado volviera de nuevo y no lo podía creer.

Desnudo como estaba, me levanto de la cama y corro al baño para evitar que ocurra algún accidente sobre la cama, pero nada sucede. Ya en el baño mi estómago parece asentarse y el malestar del estómago revuelto, cambia por unas ganas inmensas de ir al baño.

      Dios, se siente como si no hubiera ido en días. – lo cual es raro porque no recuerdo haber tomado algún liquido antes de dormir.

Lo que si he notado es que algunas cosas me ponían enfermo o experimentaba síntomas y malestares que solo duraban unos segundos o minutos, excepto el sentirme enfermo por el resfrió. Puede que no sea muy raro porque el doctor dijo que la medicación podía tener efectos secundarios, aunque ya pasaron algunas semanas que deje de tomarlos.

      Quizás debería sacar una cita con el medico de nuevo.

Termino de vaciar mi cuerpo de líquidos y todo parece estar mejor, restándole importancia a mis anteriores pensamientos. Lavo mi cara y me sorprendo por las ojeras alrededor de mis ojos, así como los ojos hinchados.

      Debo parar de llorar. – me digo. Y es que últimamente el amor me ha vuelto un sentimental. Me rio al recordar que antes ni siquiera podía imaginarme de esta forma.

Finalmente me miro al espejo de cuerpo completo. Descartando mis ojos y mi cara hinchada, todo lo demás parece estar normal. Un gruñido de mi estómago hace que baje la mirada ahí, he subido un poco de peso y todo es culpa de Siwon. Estando enfermo me consentía mucho con comida, así que no más comida para mí, al menos no la que engorde.

Al salir del baño, Siwon ya se encuentra levantado, está buscando ropa que ponerse y después se ira a bañar. Es mitad de semana así que ambos tenemos que ir a trabajar. Siwon al verme, se acerca y planta un beso sonoro en mi mejilla.

      Hey, ¿Cómo te sientes amor?

No pongo atención a su pregunta. Mierda, como voy a poner atención si el anda desnudo caminando por ahí alrededor de nuestra recamara. Y se atreve acercarse a mí de esa manera, cuando los recuerdos de la noche anterior parecen ponerme cachondo otra vez, sin poder evitar que mis ojos recorran su cuerpo y su piel, los firmes músculos esculpidos que tan solo anoche pude sentir.

Cierro los ojos sintiendo mi propio cuerpo estremecerse de deseo. Me siento caliente. Estoy casi al límite.

      Me preocupo por ti, Heechul. – al escucharlo decir mi nombre, vuelvo a mis sentidos. Bueno, solo un poco,
      Sí, sí, también me preocupo.

Dejándome llevar, me acerco a Siwon sin dejar de observar su bien trabajado cuerpo. Creo que la industria de la construcción es mejor que un gym. Siwon se me queda viendo sin entender, cuando deslizo mis manos a través de sus brazos hacia arriba, sintiendo cada fuerte musculo y mis fuertes deseos de tocarlo, hasta que llego a enredar mis brazos alrededor de su cuello.

Quiero besarlo pero Siwon me mira extrañado, así que me detengo un poco. Nos miramos a los ojos a solo unos centímetros de distancia, entonces Siwon sonríe y sus labios se acercan a mi boca. Siento como sus manos agarran mi cintura y tira de mi juntando nuestros desnudos cuerpos, pegando nuestras crecientes erecciones.

Siwon se inclina sobre mí para atraer mis labios un poco más cerca mientras tanto yo cuelo una de mis manos hacia nuestras erecciones y tomando ambas con mi mano, mis pulgares comienzan a jugar a lo largo de estos. Siwon gime satisfecho y sonrió al sentir su instantánea respuesta, al menos ahora sé que no soy el único que tiene esta urgente y acalorada necesidad de sentirnos.

Ese día llegue tarde al trabajo, pues fue mejor de lo que esperaba, ya que incluso un inocente beso de despedida, se volvió hambriento que no pude parar hasta saciarme.

Después de ese día el trabajo ha sido agotador, ya que me han asignado una campaña, la cual esperaba obtener. Termino tan cansado, que me he olvidado por completo de la visita al médico e incluso de mis malestares, lo único que quiero es dormir. 


Siwon POV

Dos meses han pasado dos meses que han fortalecido la relación. Creo que solo teníamos que hablar. Antes nuestra amistad se basaba solo en lo que queríamos contar, nos quedamos mal acostumbrados y es por eso que se nos dificulto un poco al inicio de nuestra relación. Aunque eso ya quedo atrás. No hemos vuelto a discutir, al menos no de cosas serias y si de tonterías que solucionamos con una buena sesión de sexo reconciliatorio.

También tuvimos salidas como convenimos. Había sido un tonto por no entender esa parte de la vida de Heechul y no volvería a cometer el mismo error, así que habíamos ido a todos esos lugares que convenimos en la reconciliación.

Fuimos tres veces el mes anterior al club a bailar y como Heechul había querido, me presento a sus amigos y estos me recibieron adecuadamente. No puedo decir que bien, porque parecía que les incomodaba un poco y comprendí que necesitábamos tiempo, ambos lados necesitamos conocernos. Seguramente ellos no tendrían buena opinión mía siendo quien restringía a Heechul de sus salidas, así como mi opinión sobre ellos no era muy buena que digamos.

Y aunque fuimos con ellos esas tres veces, realmente no es como si hubiera podido charlar mucho con alguno de sus amigos, pues el tiempo se me iba al lado de Heechul. Ya sea bailando, susurrándonos cosas al odio, riéndonos de tonterías o complaciendo a Heechul en el lugar que se le antojara. El lívido de mi amor anduvo por la nubes esos días, lo hacíamos todos los días y a veces hasta más dos veces. Ya no estaba enfermo y sus energías parecían renovadas.

La primera vez que fuimos al club, fui asaltado por él en uno de los oscuros pasillos, rápido, duro y con el riesgo de ser vistos, aporto adrenalina a nuestro encuentro. La segunda vez nos salimos del lugar sin avisar a sus amigos, ese día ni siquiera llegamos a casa porque lo hicimos en el auto, en el mismo estacionamiento del club. Heechul sugirió que teníamos que hacerlo en el auto también y yo no me pudo negar, el auto no era un buen lugar, más los movimientos de caderas de mi amor no me dejo pensar en nada más.

Para la tercera vez, solo estuvimos una hora en el club, nos despedimos de sus asombrados amigos y paramos en el primer hotel a hacer el amor. Después de esas tres salidas, Heechul ya no quiso salir ni una noche más aunque yo se lo sugería, alegando estar cansado y querer dormir.

Incluso cuando Heechul comenzó a manifestar que los viajes eran muy cansados y que las camas de los hoteles no eran muy cómodas, interrumpimos nuestros viajes a las ciudades vecinas. Quedando solo nuestras salidas a los restaurantes que Heechul elegía. Últimamente no salimos de las tiendas de ramen y carne.

Preocupado por tanto cansancio, le sugerí que viera a su médico, pero Heechul me aseguro que solo se trataba de exceso de trabajo, pues hace poco había conseguido una de las cuentas principales por la que tanto se había esforzado y debía reinventar la marca, así como realizar el marketing y todo lo que eso conlleva. Demasiado trabajo que lo tenían agotado.

Por eso cuando está en casa, intento procurarlo en todo. Lo dejo dormir más, preparo comida rica en vitaminas y energía para que no esté agotado y también, hemos tomado el gusto por largos y relajantes baños en la tina. Esto último lo disfruto más que nada, pasar tiempo con Heechul consintiéndolo además, es lo mejor.

Este fin de semana, me levante primero aunque un poco más tarde de lo acostumbrado, dejando a Heechul durmiendo en la cama. Sin hacer ruido y tratando de hacer lo menos posible movimientos en la cama, me deslice sigilosamente hasta quedar de pie. Camine alrededor de la cama y me apresuré hacia el lado de Heechul. Lo observe dormir por un buen rato, es hermoso verlo dormir,  más con todos estos bellos sentimientos por él a flor de piel.

Lo cubrí con las cobijas para después desaparecer en la ducha. Últimamente a Heechul le gusta poner el aire acondicionado muy frío, alegando que sufre calor y sin importar que yo casi muera de frío lo he dejado. Solo porque lo he visto rodar inquieto sobre la cama sin dejarse abrazar cuando no lo hace. Y aunque me preocupo por su salud, recordando el terrible resfrió del pasado, no queda más que echarle una cobija encima cuando ya se haya completamente dormido.

Me duche rápidamente y me apresure a ir a la cocina para sorprenderlo con un desayuno en la cama, pensando en que lo disfrutaremos juntos.

Pronto la charola con desayuno para dos, quedó lista. Hice unos waffles con tocino, fruta variada picada, tostadas y café para mí, y un vaso grande de chocolate frío batido con un huevo que llevo lo más alejado posible en la bandeja. Aun no sé cómo puede tomar eso, pero si se cómo comenzó a tomarlo de esa forma...


~Ese día se me ocurrió hacer chocolate con malvaviscos en lugar de la típica merienda donde tomábamos café, para variar un poco y porque no, darle la energía que necesitaba a Heechul, pues ya le habían dado la cuenta que ahora lo mantiene con sueño y cansancio.

Estaba por servirle la segunda taza de chocolate caliente a Heechul, cuando llego a la cocina y me hizo la extraña petición.

      ¿Podrías ponerle hielo?
      ¿Qué? – tanto como me sorprendió su presencia, también lo hizo su petición.
      Al chocolate, podrías ponerle hielo para que este frío.
      Sí, claro.

Hasta ese momento parecía algo normal, pero justo cuando colocaba el chocolate en la licuadora, Heechul regresaba del refrigerador con el hielo y un huevo en sus manos. Tome el hielo de sus manos para ponerlo junto al chocolate, no así el huevo.

      El huevo también. – sugirió.
      ¿Huevo? – lo vi asentir muy seguro.

Y mientras el menjurje se licuaba, Heechul no dejaba de mirar con ansias el aparatejo, tanto que sus ojos parecieron brillar cuando le serví eso en una gran taza, diferente a la primera. Cuando lo probó, un soltó un gemidito de satisfacción que me hizo sonreír.

      ¿A qué te sabe eso? – de verdad estaba curioso.
      Proteínas. – solo eso me dijo y se fue.

Pensé que tenía razón, con el trabajo que se cargaba últimamente, las necesitaría. Siendo deportista en mi juventud, llegue a recordar como algunos de mis compañeros mencionaban tragar huevos crudos, cosa que yo nunca intente. Así que esta vez intente probar un poco y termine escupiendo todo en el lavadero de trastos, no era un sabor asqueroso, tampoco bueno.

Por eso desde ese día guardaba mi distancia entre el batido con proteínas de Heechul y yo, para evitar algún asqueroso incidente.~


Al llegar a la habitación note que Heechul estaba recién despierto, pues estaba desperezándose tallando sus ojos y emergiendo de las sabanas para sentarse.

Justo a tiempo, pensé.

      Buenos días, princesa. ¿Dormiste bien? – sí, definitivamente era como la bella durmiente ahora.
      Buenos días. Sí, creo que repuse energías. – me dio su más adorable sonrisa al tiempo que paraba la boca para un beso.
      Hoy podríamos hacer una salida o algo así. – le sugerí después de besarnos.

A lo que Heechul me respondió que sí, animado por la idea, pues porque hace mucho que no lo hacíamos. Todo el fin de semana estuvo de esa forma, entre salidas  e incluso una cena romántica en su restaurante favorito. No recuero cuantas veces hicimos el amor iniciado por él. Es por eso que me extraño que se sintiera mal a media semana. De nuevo, Heechul se encontraba agotado y eso no me gusto, por lo que preocupado por él, le propuse fuera al médico. Cosa que él acepto por fin.

Lo consentí un poco más antes de dejarlo en su trabajo haciéndome ilusiones con una idea de sus molestias, que Heechul había dicho en broma pero que no me parecía nada loca.

Se supone que yo lo iría a recoger a su salida para llevarlo al médico pero surgió un problema en la construcción con los planos y unas medidas que se tomaron erróneas, que hizo que no pudiera salir hasta más tarde. Cuando hable con Heechul por celular, no parecía ser un problema, él muy responsable me dijo que asistiría a la cita y después me contraría. Realmente estaba preocupado porque no era la primera vez que sufría de agotamiento. Sin embargo al llegar a casa, pasaban de la una de la madrugada y Heechul no estaba.

Lo busque por toda la casa pensando que me jugaba alguna broma pero no fue así, en la encimera de la cocina encontré una nota de su puño y letra donde decía que salía a lo de Jungmo, que luego me explicaría. Junto a la nota, estaba su celular descargado.

Entonces fue cuando me pregunte, ¿Si habría hecho esto antes sin avisarme? Algunas veces es inevitable para mi llegar tarde con los contratiempos de la construcción, y si Heechul estaba tan casado, porque había salido de pronto. Ya no era su costumbre salir de esa forma pero, no quería dudar, los hechos me pegaban en la cara.

Lo espere sentado en el comedor. No podía dormir, ni ver televisión, me encontraba inquieto y enojado por cada minuto que pasaba sin saber de él. Me duche esperando que esto me calmara un poco. No fue así.

Casi cerca de las cinco de la madrugada Heechul llegó, oliendo a alcohol, con la misma ropa que lo vi salir en la mañana y algo somnoliento. Me dijo que estaba cansado pero no le creí. ¿Cómo hacerlo si llegaba a esta hora y en ese estado?

Discutimos un poco pero lo deje pasar, no era la hora ni el momento, me encontraba bastante molesto y tenía miedo de decir algo que no pudiera echar atrás. Más que preocuparme el cansancio que bien se le notaba a Heechul.

Al parecer Heechul agradeció eso. Él se fue a duchar sin decir una palabra más, parecía el ofendido y no yo. Me metí en la cama, dormiríamos juntos tal y como lo había prometido, aunque era algo que no quería hacer en ese momento. Le di la espalda a su lado y después lo sentí a él meterse en la cama con cuidado, pensándome dormido.

Fue la primer noche después de aquella reconciliación, que no hicimos el amor.

Unas pocas horas después ya estaba de pie. No había podido dormir nada y tampoco me era posible seguir intentando dormir si tenía que ir a trabajar pronto. Lo deje dormido, sin embargo esta vez el sentimiento de verlo dormir fue tan distinto. Tenía miles de preguntas que hacerle, ¿Dónde había ido? ¿Con quién había estado? ¿Lo había hecho antes? ¿Lo volvería a hacer? Siquiera habría ido al médico.

Me fui dejándolo en la cama, donde esperaba encontrarlo al regresar para aclarar todas esas preguntas que rondaban mi mente. Agradecía poder ocupar en algo más mi mente en mi trabajo.

Después de pasar casi todo el día en reuniones con los dueños del edificio y algunos accionistas que esperaban ver el desarrollo del mismo, visitando contratistas y sin ganas de comer nada, por fin me vi liberado.

Aun con la mente ocupada y distraído con lo sucedido en casa, me dirijo hacia a supervisar la obra y arreglar un problema con la fachada del tercer piso que urge.

Se trata de la construcción de un centro comercial muy cerca de la zona industrial, el cual a pesar que no sería muy alto era bastante extenso, requería ciertas medidas y delimitaciones por la zona en que se encontraba. La colocación de unas vigas que darían forma a la fachada del frente, es lo que nos estaba dando problemas, pues esta debía desplantarse desde el tercer piso.

Afortunadamente el problema tuvo solución más rápido de lo que creí. Voy rumbo a las escaleras para bajar pensando que hacer para ocuparme. Aunque la verdad es que solo busco una distracción para todo esto que estoy sintiendo.

No supe cómo.

No estaba poniendo atención.

Solo sé que después de escuchar mi nombre sentí mi cuerpo caer al vacío, antes de ponerse todo negro.


CONTINUARÁ...


~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~ ~ * ~ * ~ * ~ * ~ * ~


Disculpen la tardanza, no tuve internet, así que la semana pasada no pude subir este.

Lo siento.



Comentarios

  1. Hola!!!!!
    Que le pasará a Heechul cuál será su enfermedad, o será que está embarazado....jajaja...... de todos modos espero no vuelva a sus andanzas.
    Siwon por andar preocupado no a puesto atención y sufrió un accidente, espero no esté muy mal...

    ResponderEliminar
  2. Sera que Heechul ya se choco de la muel y ande otra cez con sus salidas, ese accidente puede costarle la vida a Siwon

    ResponderEliminar
  3. Siwon... Estoy en shock, ¿por qué salió así? ¿siwon va estar bien?
    Qué está pasando, yo me había emocionado. Creí que ya estaba esperando bebé, pero ¿que fue todo eso?
    Estaré esperando el siguiente capítulo por que tengo muchas dudas ;-;

    ResponderEliminar
  4. Aclaro el punto de las salidas de Hee...que indirectamente él mismo se lo dijo a Siwon,cosa que fue beneficioso para ambis lados.
    Siwon se dio cuenta de lo que hacia con Hee,y Hee pudo comprobar que a pesar de querer salir con sus amigos,lo que más queria era estar con Siwon...y si queria salir,eso ya era una segunda opción y no la primordial.
    Hasta pudo presumir a Siwon con sus amigos...algo que tenía tantas ganas de hacer.
    Que bonito...que bonito es hablar y solucionar las cosas para que no pasen a dimensiones que después sean muy difíciles de sobrellevar.
    Hee sintiendose mal,hee yendo al médico,hee desapareciendo,hee llegando tarde sin hablarle,hee durmiendo y no hablarlo...da como resultado un Siwon zombie pensando en hee lo que va del día y BANG...una caida.
    Al menos espero que Hee este en casa o que ahora tenga su celular con él.
    Temo y espero más cosas,pero asi las dejo...luego me siento mal de pensar en desgracias.😢

    ResponderEliminar
  5. Dios mio señooooor muero en la angustia como amp esta historia *---* espero con ansias la actualizacion y siwoniii q te pasooo y chuña bella a donde fuisteeee ~_~ mueroooo

    ResponderEliminar
  6. Hee tenía que ir al médico, pero terminó de "juerga" con Jungmo, acaso fue algo malo lo que le dijo el médico (?) ojalá el accidente de Siwon no sea grave.
    Actualiza pronto por fa

    ResponderEliminar

Publicar un comentario