Please Be Mine... Oneshot



Título del Oneshot: “Please Be Mine”
Pareja: Lee Sang x Jian (SangJi)
Grupo: IMFACT
Autora: HeeChan
Tipo: Yaoi
Género: Fluff, Romántico, Comedia
Clasificación: +15
Comentario del Autora: ¿Secuela del oneshot “Please Be My Firts Love”? El SangJi también ocupó mi mente con ese MV, solo que mi comadre Mew en toda su sabiduría, me aconsejo que separara al UngTae del SangJi porque la historia de estos últimos la habían dejado con ganas de más. Y aquí está el resultado de eso. Gracias comadre.
No pude evitar terminar con un encuentro que ya venía esperando de este par hahahaha ojala les guste.

Disfrútenlo…






Jian todavía no podía creer que pronto festejarían los 400 días de su debut como grupo. Dicho acontecimiento traía algunos festejos y regalos a IF. Como la nueva canción que sería una historia de amor a IF, un MV especial que seguro les encantaría a sus IF pues habían tomado nota de lo que les gustaba ver y también, una serie de cosas que harían por IF, como una confesión especial y un Vlive para ese día.

Por eso y otras cosas, Jian se mantuvo filmando en el avión rumbo a Japón. Al aterrizar el avión se encontraba realmente cansado. Había filmado a los chicos al abordar, muy activos mientras despegaba el avión, durmiendo en el vuelo y también había tonteado filmando por la ventanilla, a las sobrecargos y su  refresco de dieta. No estaba comiendo mucho últimamente, la azúcar lo ayudaba a mantenerse activo.

Días antes de viajar y decidir la grabación del nuevo MV, Lee Sang lo había estado obligando a comer. Al principio puso resistencia, no había manera que Sang le hiciera comer una comida decente, pero con el transcurso de los días Jian comenzó a ceder a su petición de comer. Así que Sang vio con alegría como Jian comenzaba a comer mejor, incluso se atrevió a subir vídeos comiendo a las cuentas del grupo y le noto un poco más animado.

Quizás el decaimiento del líder le hubiera dicho algo más a Sang, si sus pensamientos no estuvieran ocupados por tanta fantasía, pues a pesar que lo conocía bien, no dedujo otra cosa de esto.


Y ahí estaba Sang, divagando de nuevo, como siempre cuando se trataba de Jian. ¿Cómo un beso había desatado todo aquello? Su enamoramiento ya comenzaba a dar frutos con el mayor y aunque no se habían atrevido a ir más allá de los besos, Sang ya fantaseaba con algo más. Incluso la discusión sobre la forma de alimentarse de Jian que los alejo un poco, haciendo un poco frío el trato entre los dos por esto, ahuyentó dichas fantasías de su mente.

Un chico sintiendo cosas por otro chico ya no le sonaba tan mal como al principio.

Entonces llego el día en que les dieron fecha para el viaje a Japón y grabación del MV al mismo tiempo, fue entonces que Jian volvió a caer en los malos hábitos de no comer. Sang no pudo sentirse peor. Estaba molesto, no con Jian, a él lo quería; si no consigo mismo por no poder cuidarlo mejor. Y a pesar que los chicos se encontraban muy felices de viajar a Japón, Sang viajaba con un poco de pesar por esto.

La idea del MV es que hicieran de la confesión a su primer amor algo especial, entre amigos no lo hacía más fácil pero si más divertido, pues en algunos momentos en las grabaciones para el MV, se ve a un Jeup aconsejando a Ungjae que vestir, en otra a Taeho negando el regalo que Ungjae deseaba comprar, en otra más Jeup, Sang y Jian, intentando comprar algo para esa chica.

De manera adorable y muy a su manera, las tomas hechas durante el paseo, estaban quedando perfectas.

Incluso pudieron tontear en los videojuegos, Sang y Jeup perdiéndose en ellos, no era novedad. Jian no podía dejar de filmar entre risas como Sang se movía a la par de los chicos que se encontraban bailando en uno de los juegos. Solo para terminar igual de enviciado en una de esas cabinas de carreras, después de que Sang le mostrara como se jugaba.

Y todo iba bien, hasta que Sang pensó que sería una buena idea, hacer una competencia y apuesta con Jian.

     Si yo gano, comerás lo que elija para ti del menú. – Sang lo había retado.
     Si tú pierdes, dejaras de molestar con eso. – a Jian realmente le estaba cansando esto, que lo obligaran a comer. No es que se estuviera matando de hambre simplemente que el apetito se le iba por días.

No muy convencido, Sang acepto el arreglo con tal de que Jian jugara, creyendo que ganaría. Jugaron unas cuantas partidas y para sorpresa de todos, Jian ganó.

De molesto, Sang paso a estar bastante molesto, pero no con Jian, sino consigo mismo por no poder mantener y protegerse de sí mismo al mayor. Afortunadamente esto último no fue captado por el celular, ya que habían dejado de grabar mucho antes que comenzaran a competir. Se habían quedado más tiempo del pensado en ese lugar.

Los chicos fueron llevados hasta la locación frente a la cafetería para grabarlos juntos cantando su nueva canción. El lugar había quedado adorable y los chicos se veían lindos frente a la cafetería. Jian y Taeho hicieron algunas tomas adentro, pero las demás se hicieron en la fachada de esta. Y a pesar que la grabación iba muy bien, no se podía dejar de notar algo de tensión entre algunos miembros mientras hacían la toma cantando frente a la cafetería.

Se suponía que estarían sentados o acomodados por parejas, como lo habían estado haciendo desde el principio. Taeho y Ungjae, Jian y Sang, con un Jeup hasta enfrente, para grabar esa parte.

De alguna forma Jian se las arregló para usar a Ungjae como escudo contra Lee Sang, al sentarlo en sus piernas para las tomas mientras cantaban. Jian sabía, por la forma en que Sang lo miraba, que estaba enfadado desde que se retaron en los video juegos y muy raro desde antes de su viaje a Japón. Lo que no sabía es que no era contra él. Sin embargo las miradas de Sang, pasaron de enfado a celos, y tanto como podía sentir las miradas de él, podía sentir también las de Taeho.

A pesar de ser trabajo, Jian estaba de acuerdo que esto creara un poco de malos entendidos. Usar a Ungjae había sido una mala idea.

Afortunadamente, las tomas quedaron muy bien y después de hablar con Taeho, este reacciono muy bien después a esto, y Jian supo que algo más le preocupaba al mayor, por eso su seriedad. También supo que no podía estar evitando sus problemas con Sang de esta forma, no cuando creaba malos entendidos con los otros miembros del grupo y no cuando la distancia con Sang se hacía más grande por esto.

Durante el paseo y grabación del mismo, habían logrado probar alguna que otra cosa en el camino. Sin embargo no se podía comparar con una buena comida completa, además de tener que grabar algunas escenas ahí, de esa forma después disfrutar de la deliciosa comida de aquel país.

Algunos ya traían deseos de probar cierta comida e incluso en qué lugar, volviendo sus deseos realidad, cuando la producción les dio vía libre de escoger y que también pagarían por lo que consumieran.

No esperaron más. Ni siquiera tuvieron que ponerse de acuerdo, bajo esas circunstancias ya sabían que deseaban comer y donde.  Al llegar, todos pidieron de comer, excepto Jian. ¿No iba a comer? Y debido a la preocupación de todos, Taeho quiso hacerlo comer de su plato.

     Tienes que probarlo. – Taeho trataba de darle un bocado bastante grande a Jian –. Di “A”. – y en respuesta solo recibió señas del otro diciéndole que solo engordaría, ganándose un puchero de Taeho.

Para nadie paso inadvertido que del otro lado de Jian, un Lee Sang muy serio comía. Este último se las había ingeniado muy bien para sentar a Ungjae entre ellos y así estar alejado de Jian. Aunque se negaba a comer, Sang aún no sabía cómo ayudarlo, si el líder claramente no se dejaba ayudar.

El profesional dejo de grabar para dar oportunidad a los chicos de comer sin presión, fue entonces cuando Jian se giró hacia Sang, pasando a Ungjae y como pudo, salto de su lugar haciendo que se pasara al suyo y así quedar al lado de Sang.

Jian se mordía los labios. No tenía idea de que hacer. Sang parecía muy concentrado en su comida, ni siquiera había volteado verlo con todo el alboroto que causo para llegar a su lado.

     ¿Estás enojado? – aunque fue lo primero que se le ocurrió preguntar, en realidad quería saber.
     ¿Qué? – pregunto Sang sin voltear y sin dejar de comer.
     ¿Qué si te puedo comer? A besos podría ser, si no estuvieras enojado conmigo.

Y como Sang comenzara ahogarse con su comida, Jian preocupado golpeaba la espalda del menor. Lo último lo había dicho tan bajito, que estaba seguro que no lo había escuchado, pero si lo hizo.

     Tranquilo…
     ¿Qué dijiste? – Sang, algo recuperado de su casi ahogamiento, le pregunto.
     ¿Esta rico? ¿puedo? – señalando la comida en su plato.
     Pero no quisiste comer con Taeho. – un Sang menos molesto pero si algo contrariado, no tenía idea a lo que estaba jugando Jian. Quizás solo quería contentarlo –. Tienes que comer, porque quieres comer.
     Quiero comer solo lo que tú estás comiendo. – Jian bajo su mirada y tonteo con sus dedos sobre la pierna de Sang –. ¿No puedo?
     ¿Por qué? – definitivamente eso había captado la atención de Sang.
     Porque no quiero que estés molesto por esto, sobre lo que como o no como. Solo quiero estar bien contigo y en realidad tengo hambre, no es que siempre este hambriento pero tú sabes, algunas cosas que suceden alrededor simplemente me quitan el hambre. – Jian había susurrado lo último, como si no hubiera querido decirlo. Esto Sang lo entendía, a veces ser el líder de un grupo era una carga algo pesada. Jian no era uno de los que se diera por vencido, seguramente algunas cosas solo lo sobrepasaban –. Y bueno, mi familia no es muy delgada. Lo llevo en la sangre. – Jian intentó darle un giro divertido a su conversación –. Así que a veces me olvido de mi salud por esto y tú, siempre estas alrededor cuidándome. No me gusta solo estar así, tú todo serio dejándome hacer y…

Bien, Sang había entendido lo suficiente. Jian lo quería a su alrededor. No, más bien lo necesitaba. Aliviar su carga y cuidar de él, le gustaba eso. Jian le estaba dando a entender también que haría cualquier cosa por mantener la armonía entre ellos dos.

     Vamos a comer. – lo corto Sang, tomando su mano, la misma que tonteaba sobre su pierna debajo de la mesa donde nadie más podía ver, mientras que con la otra mano pedía algo más y otra orden para compartir. – Tenemos que hablar sobre esto. Tendremos mucho tiempo en el vuelo de regreso a Corea, mientras tanto, disfrutemos de la visita y trabajemos bien. – y Jian no tuvo más que decir.

A veces el infantilismo de Sang parecía desaparecer en los momentos más oportunos. Jian consideraba un poco a Sang como un consentido y no solo por él, los demás en el grupo también lo hacían. Sin embargo en momentos como este, no lo parecía. Eso hacía que Jian pensará más en la idea de apoyarse en Sang.

Tal vez lo hiciera.

*****

Todo resulto conforme a lo planeado. Grabaron todas las escenas necesarias para el MV, restaría editarlas para que resultara algo bello de ver. Dejaron felices a sus IFs con el fanmeeting y, también lograron sorprender al maknae del grupo con un buen regalo, algo que no se esperaba.

Finalmente durante el viaje de regreso a Corea, tal y como dijo Sang, pudieron hablar. La mayoría de los pasajeros estaban en lo suyo y afortunadamente ellos viajaban rodeados de los miembros y el staff, pudieron hablar sin complicaciones. Y no es como si fueran a gritar o algo como eso, más bien fue una charla suave, secreta y sincera, donde se dijeron muchas cosas, entre ellas, la necesidad de Sang de saber qué es lo que pasaba por la cabeza de Jian cuando este se quedaba solo pensando y mirando a la nada. Jian supo que era más observado por el menor de lo que pensaba.

Lee Sang estaba demostrando conocerlo mejor que él mismo. Entonces tuvo la confianza, dejo salir algunas cosas que le preocupaban, como el terminar como sus sumbaes de ZE:A y otras tantas que dejo sin saber. Para que el grupo siguiera funcionando había cosas que ellos no tenían por qué saber. La charla y el desahogo tuvieron el mismo efecto para Jian, sintiéndose más liviano.

Lo mejor fue que se dio cuenta que podía apoyarse en Sang y confiar en él.

El viaje a Japón no habían sido vacaciones, sin embargo todos ellos se sentían con la fuerza de continuar trabajando en la segunda parte de su IMFACT Project y también con el próximo festejo de sus 400 días de debut.

Los días pasaron rápido, la canción y MV fueron liberados, causando mejor impacto del que se esperaba, causando felicidad a los miembros. Y entre Sang y Jian su relación se afianzaba conforme pasaban los días, y se notaba. Tanto que en el Vlive para el festejo de sus 400 días, ellos estaban totalmente armonizados.

A Jian se le pudo ver más animado durante el Vlive, los chicos también se divirtieron más con esto, Sang y Jian se mantuvieron juntos en todo momento. Sin embargo, a Sang se le pudo notar un poco serio en algunas ocasiones durante el Vlive.

Y es que ellos no habían pasado de los besos, todavía, aunque Sang quería. Incluso, fantaseaba con eso, solo que no estaba seguro de poder hacerlo.

Quizás solo tendría que acostumbrarse a tocar a Jian. En el pasado había fantaseado con esos carnosos labios del líder hasta hacerlo realidad. Tenía que darle el mismo fin a sus recientes fantasías.

     ¿Cómo le haré? – pregunto Sang al aire.

Se encontraba sentado en una de las sillas giratorias que no tienen reposa brazos mientras que sus pies estaban encima del sofá y mirando al techo manteniendo su mente ocupada en esa sola cosa. La sala para estar asignada a ellos estaba solitaria en esos momentos.

La puerta se abrió rompiendo el silencio del lugar, cosa que hizo bajar la mirada del techo a Sang, solo para ver entrar a un Jian hablando solo.

     ¿Qué te sucede?
     Nada. – dijo Sang tan rápido que estaba seguro que ni siquiera pensó lo que le había preguntado.
     Y entonces… – Jian insistió –. Has estado muy raro.
     Lo siento. – se apresuró a decir Lee Sang. Se apresuró a sentarse correctamente antes de jalar a Jian hacia él –. Puedo compensarte por eso
     ¿En serio? ¿Puedo pedirte lo que yo quiera? – Jian pareció pensárselo un poco pero finalmente dijo lo que deseaba –. Podrías darme muchos besos.

Jian se inclinó sobre un Sang que continuaba sentado y con ambas manos tomo su rostro jalando hacia él, acercando su rostro hasta que sus labios se encontraron y se besaron. Sang amaba esos besos, era adicto a esos labios, casi como un drogadicto pidiendo por ellos, deseando por más y estaba seguro que nunca tendría suficiente de ellos.

Aun así, Sang deseaba algo más.

     ¿Por qué siempre me pides lo mismo? – murmuro Sang justo después que sus bocas se separarán. Sang jalo a Jian tan fuertemente que este quedo sentado ahorcajadas sobre sus piernas –. Tal vez podamos intentar otras cosas, ¿no crees?
     Lee Sang, ¿tú… quieres? – Sang se limitó a acomodar el flequillo del cabello de Jian, que cubría su frente sin dejar de mirarlo, pero sin mirar sus ojos, pensando en la respuesta a esa pregunta.
     Ya es tiempo. – dijo con una breve sonrisa –. No es como si estuviéramos acostumbrados pero sí, quiero hacerlo.

Sang pudo ver como Jian trago saliva fuertemente, seguro que también le asustaba tanto como a él. Sentado como estaba sobre sus piernas, Jian podía sentir su cuerpo endurecerse y eso envió un escalofrío a través de su cuerpo, pero se obligó a seguir porque él también lo deseaba. ¿Qué pasaría después? Realmente no importaba saber en estos momentos lo que sucedería.

Quería a Sang tanto como él lo quería y punto.

Jian rodeo el cuello de Sang con una mano y la otra la metió entre sus cortos cabellos mientras Sang lo sostenía fuertemente de la cintura con ambas manos, justo antes de comenzar a besarse. En esta posición tan íntima y siendo algo nuevo para ellos, inclinaron sus cabezas del lado contrario para encajar mejor sus bocas en un beso húmedo.

Cuando el aire comenzó a faltar en sus pulmones, dejaron sus bocas y Lee Sang comenzó a dejar pequeños besos a través del cuello de Jian sin dejar marcas de ellos. Jian tampoco se quedó quieto, sus manos comenzaron a explorar el pecho del otro por encima de la ropa mientras ambos soltaban pequeños suspiros llenos de satisfacción.

Nunca habían hecho algo como esto, y ahora ambos deseaban probar más de lo que podían hacer, explorar la piel del otro. Esta era su oportunidad, donde ambos se darían cuenta si su relación daba para más.

Pronto el movimiento de Jian sobre Sang causo efecto en su cuerpo, pues algo fue endureciéndose entre sus piernas, creando fricción por arriba de la ropa. Tan delicioso e insoportable, pues se sentiría mejor sin tanta ropa, en esos momentos dolía y ansiaba ser liberado.
Jian no estaba un tanto mejor, cuando sus caderas comenzaron a moverse para encontrar alivió, un gemido salió de su boca rompiendo el momento.

     Rayos… – gimió levemente Jian antes de alejarse un poco hasta dejar descansar su frente en la de Lee Sang–. Esto no está bien.
     Hum… – Sang no pensó escuchar bien, aturdido como estaba, se alejó de Jian para mirarlo.
     Este lugar… podrían encontrarnos. – y fue como Sang vio como Jian mordía su labio inferior como invitación a continuar en otro momento al decir esas palabras.

Feliz, Sang lo miro sonriente y le dio un corto beso en la boca. Darse cuenta que Jian no se había retirado por miedo y que él aun seguía con los deseos de tocar al mayor, supo que de ahora en adelante no tendría suficiente de esto. Era demasiado bueno, hermoso, como un sueño hecho realidad.

No sabía cuándo lo había deseado hasta este momento y se sentía correcto, tan perfecto como lo que sentía por Jian.


Fin.

Comentarios

  1. Primera vez que me alegro que no termianara en sexo, ese inicion de de nuevas expereiencias fue muy dulce.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario