Cascabelitos... Capítulo 19




iwon POV

Mi princesa, no, Heechul neko parece no quererme mucho. Por un lado lo acepto, merezco esto que está sucediendo, soy culpable de que las cosas hayan llegado tan lejos con esto de los hechizos. ¡Dios! Yo ni siquiera debería creer en estas cosas debido a mi religión, me deje llevar por los problemas que tenía con Heechul, el amor que siento por el me cegó por completo.

Me siento tan culpable, que por eso entiendo que este tan molesto conmigo, tanto que no he podido acercarme a la primera que he querido ir a su lado.


Basto con ver como Henry si fue bienvenido por esos dos, lo peor fue cuando mis celos se encendieron al ver como este hundía su lengua en el tierno interior de mi princesa. Eso sí que no lo iba a soportar. Ni siquiera la herida en mi hombro duele tanto, como el que otro hombre este tocando a mi princesa.

      Princesa… Heechul… – digo esto último en un susurro para mí mismo. Me siento herido, loco de celos, posesivo, todo esto saca lo peor de mí como amante.

Puedo soportar que trabaje y se porte coqueto o amable con otros chicos o chicas, que este rodeado de amigos y sea el idol con más amigas en todo Corea del sur, pero no soporto que otras manos le den satisfacción y el ponga esa sexy cara de estar disfrutándolo.

¡Eso solo puedo hacerlo yo!


Estoy mirando absorto como Heechul parece más calmado ahora que Zhou Mi le ha prodigado algunas caricias, que cuando este último lo deja y se me acerca, me sorprendo un poco.

Se acerca lo suficiente, creo que a diferencia de mi princesa, Zhou Mi me teme. Así que espero quieto mientras el parece olisquear el aire frente a mi pecho, para después soltar pequeños maullidos lastimeros.

      ¿Qué quiere? –le pregunto a Henry con mi voz lo más controlada, no quiero asustarlo de nuevo y alterar a Heechul.
      Acércate. –escucho que Henry me dice.
      Bien. –sin pensarlo mucho me acerco más a ellos, a modo de que Zhou Mi pueda alcanzarme.

Siento la cama moverse un poco con mi peso. Había estado en la cama de Heechul antes y nunca me había parecido tan grande como ahora, con todos nosotros encima, aunque no hay mucho lugar a donde moverse.

Con mi mirada centrada en Heechul,  no me doy cuenta cuando Zhou Mi neko se me ha acercado olisqueando parte de mi cuerpo, hasta que siento la humedad de su lengua sobre mi tetilla izquierda. Cosa que me sorprende echándome hacia atrás, a lo que Zhou Mi reacciona escondiéndose de nuevo detrás de Heechul neko, quien de nuevo protege al otro.

Incluso creo que ahora protege también a Henry. Mi Heechul, no parece muy contento con mis acciones, yo tampoco lo estoy, sin embargo en estos momentos duele más. Ver como protege a otros, como disfruta con otros, pues Zhou Mi neko ha reanudado sus movimientos sobre Henry y Heechul, mi Heechul con su espalda descansando en el pecho de Zhou Mi, está siendo devorado por la boca de Henry.

No puedo dejar de mirar a Heechul y tampoco la forma en que disfruta a Henry devorando su pene.

Lo necesito de vuelta.

¡Rayos, lo amo! ¿Cómo no me detuve a pensarlo antes de cometer toda esta locura? Y aunque no me detuve a pensar más en esto, lo hago ahora. Soy capaz de cualquier cosa en estos momentos por Heechul.

Debo hacerlo. No, quiero hacerlo.

      Henry… – lo llamo en un susurro firme.

Tanto Heechul como Zhou Mi, se quedan quietos un momento al escuchar la tensión en mi voz. Disimulo un poco brindándoles una pequeña sonrisa que parece tranquilizarlos de nuevo. Sin embargo vuelvo a llamar la atención de Henry golpeando su frente, para que deje de hacer lo que está haciendo con su boca.

      ¿Qué sucede? – me pregunta extrañado, al parecer se ha perdido de todo lo demás. Ni siquiera parece importarle el estar mamando a Heechul en mi presencia.
      Entonces, ¿así es como van a ser las cosas? – le pregunto sin dejar de apartar mi mirada amable de Zhou Mi y una más necesitada a Heechul.
      ¿A qué te refieres? – creo que finalmente he captado la atención de Henry.

Trato de acercarme a ellos nuevamente, con sigilo y lentitud, no quiero ser rechazado de nuevo, pues aunque sé que Heechul no está en sus cabales, duele de cualquier forma su rechazo.

      Si así va a ser esto, Henry. – logro alcanzar a Heechul con mis manos, afortunadamente no huye de mi tacto –. Que si esto va a ser así, no tengo de otra más que aceptar, que si tú tocas lo que es mío, yo tocaré lo que es tuyo.

Bien, en mi cabeza había pensado que sería capaz de hacer cualquier cosa por Heechul, sí. Otra cosa muy diferente es aceptarlo, no puedo verlo sin querer antes, golpear a Henry y hacer sangrar su boca por haber chupado algo que es mío. Y, si así van a estar el asunto, para poner al parejo las cosas para ambos lados, Zhou Mi merece el mismo trato.

Y al parecer es el único de la habitación que ha mostrado abiertamente su interés en mí.

Para este momento ya me encuentro frente a Heechul, pasando suavemente mis dedos por su cintura hasta lograr afianzarla y acercar nuestros cuerpos, mientras mi otra mano, acaricia abiertamente el pecho de Zhou Mi que salta desesperado sobre el pene de Henry tratando de encontrar su clímax.

      Siwon… Espera… – Henry gime sin poder terminar de hablar.

Es gracioso porque, tanto Henry como yo, habíamos pensado hacer lo que sea para traer a nuestras parejas de vuelta, porque no podemos cambiar eso si nosotros lo provocamos todo con esos collares. Quisimos creer que lo haríamos para ayudar a Heechul y Zhou Mi, teniendo en cuenta que ellos puedan estar con nosotros, pero jamás paso por nuestra mente tender sexo grupal como lo estamos teniendo ahora y tampoco podía imaginar que llegaría a tener la cabeza de Henry entre mis piernas.

“Cualquier cosa” me repito, al ver los ojos más hermosos de los cuales me enamore. Trato de olvidarme de todo, que se trata de algo que debemos hacer para ayudarlos y me concentro en todo el amor que siento por Heechul y en cuanto lo quiero de regreso.

Me pierdo en sus ojos, me acerco y lo beso. Por fin puedo sentir sus labios sobre los míos de nuevo, impetuosos, húmedos, cálidos, que me saben a gloria. Mucho más al darme cuenta que no he sido rechazado por él, lo que me deja a un paso por recuperarlo.

Dejo que Heechul guíe el beso a su ritmo, sintiendo como su lengua juguetea con la mía como antes, recorriendo mi boca hasta saciarse. Cuando termina el beso, sus manos toman mi rostro y de nuevo se acerca a mis labios, dejando esta vez que pase su lengua por mi boca, como un lengüetazo.

En un rápido movimiento, Zhou Mi neko jala de mi brazo acercándome a su cuerpo, con su mano libre logra tomar mi barbilla haciendo a un lado a Heechul neko. Acercando su rostro al mío, veo como abre sus labios para después rozarlos con los míos suavemente.

No se siente mal besar a Zhou Mi pero… pronto siento otra boca uniéndose a nosotros, es Heechul logrando separarnos un poco e imponer su ritmo en un beso de tres bocas.

¡Ni en mis más locas fantasías soñé esto! Ellos sí que saben besar. No es que no lo supiera de Heechul, más Zhou Mi no se queda atrás.

Para cuando me encuentro inmerso en el beso y caricias proporcionadas por ambos nekos, mi cuerpo se tensa al sentir como otras manos recorren mi pene y el rozar de otro miembro con el mío. Rápidamente miro hacia abajo, me había olvidado de Henry.

      ¡Detente! – trato de no gritar, pero mi voz si resulto un poco más alta de lo normal, al notar como Henry tiene nuestros penes, de Heechul y mío, juntos masturbándonos.
      ¡Deja eso! – logra decir antes de intentar meter ambas puntas en su boca.
      ¡Idiota! Tú iniciaste esto…

Apenas salen las palabras de mi boca, cuando un hormigueo comienza a surgir en mi estómago, recorriendo mi cuerpo. Heechul ha comenzado a gemir aferrado a mi pecho  por el trabajo realizado por la boca de Henry mientras que Zhou Mi parece también estar llegando a su fin empalado por Henry y yo, sé que estoy pronto de terminar.

"Debo hacerlo. Debo hacerlo" Me repito obligandome a pensar que esto ayudará, antes de que mi cuerpo comience a disfrutar lo que esta sucediendo, dejándome llevar. 

Aferro el cuerpo de Heechul al mío y tomo sus labios bajando un poco mi rostro hasta alcanzarlo. El calor de su cuerpo, el beso que me deja sin aliento, la boca de Henry trabajando en nosotros, me llevan al borde. 

El primero en terminar es Heechul, que se desploma en mis brazos y me hace notar que Zhou Mi estaba jugueteando con su entrada, por eso ha logrado terminar primero. Zhou Mi enseguida logra terminar, esparciendo su semilla sobre el trasero de Heechul, ¿y cómo es que esto me parece tan excitante? No necesito responder, porque la imagen unida a los gemidos de Heechul y Zhou Mi me hace terminar en las manos y rostro de Henry al igual que Heechul.

Me dejo caer a un lado sobre la cama, arrastrando a Heechul conmigo, cansados y agitados aun por nuestros orgasmos. Aun así, no podemos dejar de observar como Henry es el último en terminar con ayuda de Zhou Mi, dejándonos extasiados por la escena tan íntima entre ambos.


Henry POV

En algún momento de todo este embrollo nos olvidamos de quitar los collares, tanto Siwon como yo, nos perdimos en este punto. Siendo que todo ha resultado para nada como lo planeamos y que hemos tenido que ajustarnos a las necesidades de nuestras parejas convertidas en nekos.

Lo único bueno de esto, es que ambos nekos parecen más tranquilos que antes. Zhou Mi permanece extasiado tirado boca arriba sobre la cama, con una mano arriba acaricia sus cabellos y con la otra su abdomen desnudo. Mientras que Siwon y Heechul, ambos desnudos, continúan brindándose caricias sobre las almohadas sin percatarse de nada más.

Siwon y yo debemos hacer algo, pronto, Zhou Mi y Heechul hyung no pueden permanecer de esa forma por más tiempo. No pueden salir de aquí luciendo así, con esas orejas y cola de neko. ¿Como haríamos las presentaciones con Super Junior?

Me levanto de la cama buscando algo con que limpiar los restos de mi rostro. Es lo que puedo hacer por ahora.

      Siwon… – le hablo calmado y sin subir mucho mi tono, para no volver alterar a los nekos.

Veo como Siwon se separa de Heechul dejándolo recostado sobre las almohadas, antes de acercarse a donde me encuentro, de pie a un lado de la cama. Siwon llega a mi lado con toda su desnudes. Intento que no me afecte tanto, después de lo que pasamos hace unos momentos, pero esto es un poco imposible. Su desnudez me afecta, su perfecto cuerpo y toda esa que a lo largo cuelga entre sus piernas. Así que trato de no mirar mucho.

      ¿Qué es lo que quieres? – me pregunta no muy contento.
      Tenemos que hacer algo, nos olvidamos de intentar siquiera quitar los collares. Ellos no pueden salir de aquí en esa forma, lo entiendes, ¿verdad?

Siwon solo asiente a mi pregunta, pues sus ojos no se apartaban de la cama, ya que de nuevo, mi Zhou Mi y Heechul estaban juntos. Heechul hyung ha jalado a Mimi de su brazo, acercándolo a su desnudo cuerpo, con sus rostros tan cerca, comienzan a lamer sus bocas.

      Sí, tienes razón. – me dice cruzando los brazos sobre su pecho.
      Tenemos que hacer algo con esos dos.
      Se me ocurre… está bien darles lo que quieren, pero si estamos tratando con dos nekos, debemos tratarlos como lo que son.
      ¿Qué estas tramando, Siwon? – no estoy muy seguro de lo que quiso decir.
      No es lo que estás pensando, es obvio que no vamos a lastimarlos. Solo digo que, al final como buenos gatos satisfechos, harán lo que sus dueños quieren por una vez.

Lo que Siwon dijo tenía sentido, sin embargo no estaba muy seguro que ellos, Zhou Mi y Heechul hyung, hicieran lo esperado.

Observo como Siwon vuelve con Heechul neko alejándolo de los brazos y caricias de mi Zhou Mi, así que este último vuelve a prestarme atención. Camina en cuatro patas sobre la cama hasta llegar a donde me encuentro, una bella sonrisa brota de su boca, antes de ser jalado del brazo por él hacia la cama.

Entre besos y caricias, no me doy cuenta como en algún momento,  soy dejado en cuatro patas sobre la cama con Zhou Mi neko y una lengua rasposa, haciendo estragos en mi trasero.

      ¡Rayos! Esto es tan bueno. – lamo mis labios ante la excitación que su lengua me provoca. No es como si Zhou Mi y yo no hubiéramos intercambiado posiciones antes, solo que hacerlo frente a otros, es algo extraño.

Sin embargo, cuando miro hacia ese lugar de la cama, donde se encuentran Siwon y Heechul neko, me olvido de todo al ver como Siwon disfruta de una buena mamada dejándose llevar.

Así que intento hacer lo mismo y disfrutar, cuando dos dedos entran en mi cuerpo sin aviso haciéndome saltar un poco. Al menos el dolor no ha sido intenso. La lengua de Zhou Mi y sus dedos pronto hacen estragos en mí, pues me encuentro gimiendo y pidiéndole por más, sintiéndome al límite. 

Del otro lado de la cama, Heechul neko ya se encuentra también siendo estirado por Siwon. Nuestras miradas se cruzan siendo algo un poco incómodo, pues eso indica que tanto Siwon como yo, estamos pendientes de lo que sucede con el otro. Tampoco es como si pudiéramos ocultarnos mucho, el cuarto es muy pequeño y cama solo hay una.

Hago la incomodidad a un lado y atiendo lo que Zhou Mi neko hace cuando deja de prepararme y se dirige hacia donde Siwon y Heechul, recostándose a un lado del mayor y dejando sus piernas colgadas de la cama.

      Espera… – no termino de hablar, al observar como los largos y delgados dedos de Zhou Mi comienza acariciar su pene de arriba abajo, dándome una imagen clara de lo que desea.

Arrastrándome sobre la cama, llego hacia ellos. Para este momento, Siwon ya se encuentra penetrando a un Heechul neko que solo gime y se remueve en la cama. Mientras que yo, intento asumir la posición encima de Zhou Mi, dirigiendo su pene en mi interior.

      ¡Maldición! – susurro, hacía mucho que no asumía esta posición.

Intento ir lentamente, intentando acostumbrarme a la invasión, observando el rostro extasiado de Zhou Mi y como es que no deja de mirarme. Comienzo a moverme de atrás hacia adelante cuando el dolor ha disminuido un poco.

      Siwon… Siwon, ahí… – escucho a Heechul neko decir, lo que es una sorpresa porque desde que se convirtieron en nekos, ellos no habían hablado.
      Vamos princesa.

Tampoco puedo dejar de mirar. ¡Se encuentran al lado nuestro! Como Siwon parece acelerar por ratos sus movimientos y de nuevo tomar un ritmo pausado, ver el cuerpo de Heechul hyung estremecerse o saltar en cada embestida. Es erótico y sensual, ver mover sus perfectos cuerpos en sincronía.

Esto me lleva hacia mi propia cúspide, pues mientras he estado observando, mis movimientos se han hecho más certeros sobre el pene de Zhou Mi buscando nuestra propia satisfacción.

En algún momento de entre el sexo, Heechul y Zhou Mi han terminado enfrascados en un profundo beso. Escucho a Siwon gruñir a mi lado, lo que hace que me gire a verlo. No parece molesto, más bien pareciera satisfacerlo. Y es que esos dos no se dan cuenta de la linda imagen que nos están regalando al unir sus bocas.

      ¡Oh, Dios! – todo está siendo demasiado, estoy a punto de terminar.
      ¡Henry! – Zhou Mi parece darse cuenta, pues pronto sus manos toman mis caderas deteniendo cualquier movimiento de mi parte.

Como puedo, me sostengo con ambas manos hacia atrás de sus piernas mientras él toma el control de las penetraciones con sus caderas. Aun continua besándose con Heechul, sus manos ocupadas en sostener mis caderas y darle placer el pene de hyung, eso deja sin poder hacer nada por mi propio pene.

Pronto, el cuarto  se llena de gemidos, jadeos, gritos y de vez en cuando nuestros nombres revueltos, cuando la mano de Siwon termina por ocuparse de mi pene y de que tambien termine.

Heechul gime el nombre de Siwon y Zhou Mi, y este lo mismo pero con mi nombre y el de hyung cuando logra tomar sus pezones. Y yo…

      ¡Más! ¡Zhou Mi, dame más! – lo incito a golpearme más rápido con sus caderas –. Dios, estoy a punto de terminar. ¡Siwon! – su nombre sale de mi boca.

Logro terminar en la mano de Siwon y siento como Zhou Mi termina en mi interior. Al mismo tiempo, escucho a Siwon rugir a mi lado y también terminar a Heechul en manos de Zhou Mi.

Agotado, me dejo caer sobre Mimi, dejándome ver el cascabelito justo frente a mí. Entonces recuerdo lo dicho por Siwon: “Al final como buenos gatos satisfechos, harán lo que sus dueños quieren por una vez”.

      Amor… Mimi, dame tu cascabelito.

Y sin esperar que obedeciera realmente, observo como Zhou Mi se quita la cadena junto con el cascabelito, dejándolo en mis manos. No es una sorpresa como ha cedido tan fácil y como es que el collar pudo desabrocharse cuando ya lo habíamos intentado todo, era de esperarse que la magia resultara de esa forma.

      Ha desaparecido. – escucho decir a Siwon, pensando que también ha logrado quitárselo a hyung.

Sin embargo no logro comprenderlo del todo, hasta que el collar en mi mano comienza a desaparecer mágicamente. Y la sola idea de no tener que deshacernos de ellos, me deja más tranquilo.


CONTINUARÁ...


Comentarios

  1. Ufff como que hace calor haha
    Ahora entiendo por qué Siwon y Henry andan así XD
    Pero quién los manda?
    Oh, no se como pude estar sin leer este maravilloso ff ahora me toca esperar las actualizaciones.
    Así que me sentaré a esperar pacientemente :3

    ResponderEliminar
  2. Haaay dios mio que cruel destino que ya le quede poco T. T amo este fic enseriioooo que buen capitulooo mil gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario