Drabble... Tom & Jerry Moment #02





      Taeho hyung. – llego Ungjae y abrazó al mayor, que lo recibió con un rápido golpe en los brazos que lo rodeaban–. ¡Aaah, ah!
      Te voy a entrenar.
      Hyung, no soy un animal. – Ungjae todavía se sobaba el golpe.

Y de esa forma, cada que Ungjae abrazaba, se acercaba demasiado o intentaba besar al mayor, este le daba un golpe de advertencia.

Los días pasaban y los golpes también, pues Ungjae en lugar de dejar de hacerlo, desarrollo una estrategia para abrazar al mayor y evitar ser golpeado. Esto era: El asalto sorpresa. Taeho ya no sabia que más hacer, Ungjae es lindo pero en exceso cariñoso, y por eso resignado, aceptó hacer con él un live para las fans.

      ¡Voy a poder hacerlo con hyung! – la noticia fue bien recibida por Ungjae.
      Sí, pero serás como mi perro. No hablaras, no me abrazaras, obedecerás todo lo que diga y te vas a comportar.
      Taeho hyung, – Ungjae no estaba muy convencido de esta parte –. Tú como quiera en cualquier momento buscas golpearme. ¡Y luego lo niegas! Me queje con las IF, y dijiste que no lo hacías.
      Esta bien, esta bien. Si te digo que no te golpeare, que me voy a contener, ¿lo harías?
      Y tienen que hacerlo, ya esta anunciado y programado. – Jian se acercó a ellos para advertirles –. Su cita ya esta programada.
      ¿Cita? – Ungjae ya tenia una sonrisa en la boca.
      Mas-co-ta. Iras como mi mascota.
      Seremos como… como el Tae-Ung. Taeho y Ungjae. – y esta vez, por más que se quejaba y golpes que le daba, Ungjae no solto de su abrazo al mayor mientras se alejaban.
      Les queda mejor Tom y Jerry. – la observación de Jian parecía la más acertada –. No se porque presiento que estos van a terminar en algo juntos.

El resultado del live fue, un Taeho abrazado cada vez que el menor lo quería, hubieron unos cuantos besos de parte del menor que Taeho no pudo detener, más bien quiso hacerlo pero sus amenazas fueron en vano, y una cita de lo más linda que hizo que ganaran un millón de corazones.

«Por esto y solo por esto, es que no habia terminado de matar al menor» se repetía Taeho. Aunque por dentro sabe que hay algo más que le permite hacer a Ungjae lo que quiera con él.

Y como bien se ha defendido el menor, «Hyung, ¿Cuándo has visto que una mascota se detenga cuando efusivamente muestra cariño a su amo?»

Cierto, muy cierto, Ungjae tenía ahí un punto a su favor. Y Taeho, ni uno, puesto que habia perdido desde el momento en el que le habia pedido al menor ser su mascota.




Comentarios

  1. 😂😂😂😂 esos tratos, ungjae haciendo lo q quiere y Taeho para nada rabioso.

    ResponderEliminar
  2. Dios dame tiempo para poder ver esos videos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario