My Rain And You… Capítulo 03




Una cosa que no puedo entender
Es que mi corazón llora cuando llueve
Igual que el día en que te fuiste,
Hace mucho tiempo.
…Rain and You


Heechul estaba todo enredado en cinta en la parte de arriba, sus brazos pegados a los costados encintados a la altura del pecho y sus manos. Pero también pudo notar moretones en su blanca piel producto de los golpes que había recibido, se notaban demasiado grandes seguramente debían dolerle.


   Veré que puedo hacer con toda esta cinta —dijo muy serio Siwon mientras sacaba su navaja de bolsillo.
   Oye Choi, tu auto es bastante amplio… 

«¿Por qué había dicho eso?» pensó Heechul, se sintió muy tonto intentando sacar platica de esa manera.

Por mucho tiempo, Heechul extraño a su amigo echándolo mucho de menos, no supo cómo es que jamás pudo volver a confiar en alguien como lo había hecho con Siwon. Llegó a pensar que quizás esto solo lo había sentido él y por mucho se sintió tonto.

Después de que la vida lo enfrentara a muchas cosas, Heechul se dio cuenta que las decisiones que habían sido tomadas por su padre no era lo que él hubiera deseado. Entonces comenzó a creer firmemente, que si por él fuera jamás se habría alejado de Siwon, sin embargo era un niño haciendo caso a su padre en esos momentos.

Había pasado mucho tiempo desde la última vez que había visto a Siwon, justo después de esa pelea y pensó que no volvería a verlo más. Sin embargo, por algo muy fuerte tuvo que hacerlo, alejarse de Siwon, se propuso mantenerse lo más alejado posible de él. Porque cuando se dio cuenta ya no veía de igual manera a su ex amigo, quizás lo que le sucedió le afecto la razón o era solo que Siwon le recordaba toda esa estabilidad, felicidad y confianza que Heechul deseaba en esos momentos.

Fue cuando Heechul se obligó a sí mismo a no verlo más, ya que se estaban despertando esos sentimientos desconocidos por él. Por eso trataba de no encontrárselo y si llegaba a topárselo lo ignoraba.

   ¿Lo lograste? —preguntó Heechul algo impaciente.
   Ya casi —respondió Siwon, sintiéndose más acalorado por momentos.

Heechul estaba frente a él de rodillas sobre el asiento por lo que Siwon tenía una visión deliciosa de su trasero, demonios; no se atrevía a seguir pensando en eso.

   Te puedo apostar que te estás preguntando porque llegue a esta situación.
   Si te refieres a estar casi en cuatro patas en el asiento trasero de mi auto —bromeo Siwon.
   Muy gracioso, hahaha —contesto Heechul, aunque si se había reído por la ocurrencia— No es eso, me refiero a que huyera de mi familia.

Siwon había cortado la última cinta de la parte de arriba, pero se retrasó deliberadamente, fingiendo que tenía dificultades; esta charla se estaba volviendo interesante y además hablaban como si fueran los mejores amigos que eran antes de separarse.

   Supongo que tengo un poco de curiosidad —acepto Siwon.
   Te contare en cuanto me hayas liberado de estos malditos amarres y haya ido a lavarme la cara. Pero lo más seguro es que te parezca ridículo.
   Huir de tu propia familia para evitar tu boda es algo muy serio —le aseguro Siwon.
   Lo sé —dijo Heechul con un suspiro— ¿Sigues con los amarres? Ya siento que aflojaron.
   Ya termine —había liberado sus manos y brazos— ahora vamos con las de las piernas.
   Gracias, ¿así estoy bien? —pregunto Heechul, que se había girado sobre el asiento colocando sus piernas sobre las de Siwon.

Estas sí que estaban más apretadas, Siwon se ayudaba de la navaja, manos y hasta su boca tuvo que intervenir. En eso estaba, inclinado con la cinta en la boca cuando sintió la mano de Heechul en su cabeza, supuso que se sostenía pero después cuando comenzó acariciar su cabello, no entendió porque pero se puso nervioso.

Se sentía bien tener su cabello entre sus dedos, era suave, abundante y el aroma que despedía era tal como lo recordaba. Heechul no supo cómo sus manos terminaron en el cabello del Choi y mucho menos porque lo acariciaba de aquella forma; solo sabía que se sentía muy bien. Era como si aquel acto lo calmara y transportara a un lugar seguro, se dio cuenta que antes de que todo acabara, estar con Siwon era el lugar más seguro de todos.

Siwon quiso acabar pronto con la tarea, se levantó tomando la cinta de los pies con ambas manos estirándola lo más que pudo.

   Ahora puedes sacar las piernas de la cinta tú mismo, están flojas —y dicho esto Siwon salió del auto rápidamente.
   Gracias —Heechul termino de quitarse las cintas por sí mismo y bajo del auto.
   ¿Te encuentras bien? pude notar que te golpearon —tener tan cerca al Kim no era buena idea, se le veía tan bello acomodándose todo, la ropa, el cabello.
   Sí, no te preocupes, estoy acostumbrado recuerdas… tú mismo lo comprobaste más de una vez, que me veas vestido diferente ahora no quiere decir que no sea capaz de resistir algunos golpes, soy el mismo Kim Heechul.
   Yo solo me aseguraba que no estuvieras herido, si no tendríamos que pasar por algún hospital.
   Créeme que no tengo el menor interés en que eso me ocurra, las salas de urgencias de los hospitales son una pesadilla.
   Olvidaba que odias los hospitales —Siwon ahora recordaba ese detalle.
   Las personas no cambiamos del todo.
   Cierto, por eso no intentes huir, que te alcanzare y no seré tan amable como ahora —le advirtió Siwon— Estaré en la puerta de los aseos y te esperaré ahí.
   Muy bien —le respondió Heechul haciendo un saludo militar con su mano, para después encaminarse al baño.

Toda esa charla y la cercanía con Heechul le hicieron recordar los días en los que habían sido muy amigos, cuando era incapaz de mantenerse lejos de él y su compañía. Pero aquellos días se habían acabado, y ahora Heechul estaba comprometido con su hermano menor. Siwon se tenía que esforzar para tratarlo como un profesional y llevarlo a su destino para terminar con esto.

Aunque preocuparse un poco por Heechul no era poco profesional ya que finalmente serian familia y a la familia se le debe tratar de lo mejor. Por lo que Siwon fue a la tienda del parador, compro unas bebidas y una crema para los moretones de Heechul que debían dolerle. Regreso al auto dejando las bebidas y se encamino al baño, entro buscando a Heechul y se alivió de encontrarlo en uno de los retretes con la puerta cerrada.

   Toma te traje esto —le dijo Siwon mientras le pasaba la crema por debajo de la puerta.
   ¿Qué es?
   Solo póntelo en los golpes, te aliviara el dolor y borrara tus moretones pronto.
   ¡Oh! Gracias Simba.

¡Simba! Ese es el apodo que se había ganado por parte de Heechul. ¿Ya eran cercanos ahora? Aunque a Siwon esta situación le divertía.

   Es mejor que te apures Rella —le siguió el juego, pues así le respondía a Heechul, cada que le llamaba Simba.
   Si tan solo pudiera alcanzarme la espalda —y dicho esto salía del baño con la playera enredada en sus brazos y su espalda desnuda.

Siwon pudo ver su espalda descubierta y su torso desnudo. Trago saliva y se dedicó a contemplar la blancura y el brillo de su piel.

   Ayuda Simba —lo saco de su transe, tomando el tubo de crema que Heechul le ofrecía.
   Cla… claro —puso en aprietos a Siwon.

Como lo había imaginado, el tacto de esa blanca piel era muy suave, por lo que Siwon se recreó los sentidos en aquella puesta de crema sobre la piel de Heechul.

   Listo —con pena Siwon termino su tarea.
   Sabes Simba —hablaba Heechul mientras se vestía la playera— Antes me sentía incómodo por estar contigo, me preguntaba por qué de todos tenías que haber sido tu precisamente, pero… ahora me alegro de que hayas sido tu

Heechul lo miraba de un modo que amenazaba con derretirlo aunque no intencional más bien sinceramente. Siwon trago saliva y se obligó a no darle demasiada importancia a aquella declaración. Pero no pudo impedirlo, y el corazón empezó a latirle con fuerza.

Salieron del baño para dirigirse al coche.

   ¿Estas mejor? —pregunto Siwon, pareciendo de lo más normal.
   Mucho mejor, gracias —Heechul estaba ante el coche— ¿Te importaría que me sentara adelante contigo? Digo, así podríamos hablar con más facilidad y no me sentiría solo ahí atrás.
   Está bien, pero por favor —hablaba Siwon mientras ladeaba su cabeza quedando muy cerca de Heechul— No hagas nada que me haga arrepentirme de mi decisión —a lo que  Heechul solo sonrió.

Siwon encendió la calefacción del coche, estaba oscureciendo y hacía frío en el interior del vehículo… aunque él no lo sintiera en absoluto, sobre todo al pensar en la mirada de Heechul.

   No te meteré en problemas. Fingiremos que somos un par de amigos en un viaje de paseo —agrego Heechul.
   De acuerdo —Siwon ya había subido al coche también y en un momento ya estaban de nuevo en la carretera.
   Qué agradable es esto todo esto —dijo Heechul, recorrían la carretera con el sol ocultándose.
   ¿Tienes hambre Rella? —preguntó Siwon después de un rato— Ya casi es hora de cenar.
   Un poco; me conformaría hasta con una hamburguesa —para ambos era su comida favorita de todos los tiempos.
   Conozco un lugar por aquí, ya estamos muy cerca —le confesó Siwon.
   ¿Que no sabes tú? Simba recorres mucho este camino… quizás has tenido que perseguir algún otro además de mi —Siwon soltó una carcajada.
   Claro que no, solo que estas hamburguesas son lo mejor que me he podido encontrar, ya lo veraz por ti mismo y me darás la razón —le aseguro— No te importa si pedimos para llevar —Siwon no podía darle oportunidad de escapar.
   No, por mi está bien.
   Aparcare el coche y pediremos en la ventanilla —Siwon se volteo a verlo y con un poco de duda continuo— Has cambiado mucho en estos años.
   Solo en los últimos años quise cambiar todo mi mundo, tenía que hacerlo pero mírame donde estoy.
   A pesar de todo yo te veo muy bien —lo animo Siwon— Además tenías un plan, ¿no?
   De qué sirve ahora, me han atrapado.
   ¿Por qué huiste Rella?
   Creo que llegue a un punto en que no deseo la vida que mi padre quiere para mí —Heechul se volteo y miro directamente los ojos de Siwon— Tengo una magnifica carrera la cual me gustaría utilizar sin que sea para dañar a alguien o para tener que encubrir algo malo que hizo mi padre; ya no quiero esa vida de gánster, mafia, dinero y zozobra… deseo algo más, algo que me llene.
   Lo sé —asintió Siwon.
   ¿Tú también lo has sentido?
   Algunas veces, pero después me pongo a pensar en mi familia…

Siwon tenía muy arraigado el sentido de la obligación y respeto hacia su familia, cosa que Heechul siempre supo, por eso no se le hacía extraño que pensara de esa forma.

   Simba, la familia siempre estará ahí, pero nuestra vida se va y con ella nuestros sueños, el tiempo para hacer lo que deseamos es ahora.
   ¿Y tú plan?
   ¡Ah! Es por ese plan que mi padre mando por mí.
   ¿Cómo?
   Hackie su base general… mi propio padre me tiene miedo sabes —podía escucharse la ironía en la voz de Heechul— Me dio estudios y nunca se preocupó en preguntar que estudiaba, así que cuando le confesé que era un experto en inteligencia cibernética, quiso utilizarme para algunas cosas. La mayoría de las veces me negaba, pero había otras que no… entonces…
   ¿Entonces?
   Pronto vio que no podía hacer conmigo todo lo que deseaba, me relego a andar en las calles mejor. Aunque yo ya había hecho mi parte.

Siwon no dejaba de sorprenderse con este Heechul, que al parecer todo su ser se revelaba contra lo que su padre hacía.

   Tengo toda la información de sus negocios, clientes, contactos, todo… y por eso tengo que volver. Aunque ya no tengo esa información conmigo, está en un muy buen lugar, tengo que protegerme.
   ¿Piensas seguir dando pelea? —pregunto Siwon.
   Hasta el último momento, sé que si esa boda se realiza, jamás podré salirme de esto.

Siwon también más de una vez se había planeado salirse de estos negocios, pero no terminaba de entender porque lo hacia Heechul. Entonces se le quedo viendo tratando de saber que era lo que le había sucedido para que su decisión fuera firme. Adivinando sus pensamientos, como muchas veces lo hizo en su infancia, Heechul adivino su pregunta.

   Quieres saber porque, ¿verdad?
   Algo muy malo debió pasarte —y como siempre Siwon adivinaba los sentimientos de Heechul.
   Debes odiarme, ¿verdad Siwon? —en los ojos de Heechul había melancolía— Ese día yo en verdad no deseaba golpearte, en esos momentos saque todo lo que sentía de la peor forma.
   No te odio y en esos momentos tampoco te odie, solo que siempre quise saber porque tu mirada me decía tantas cosas mientras me golpeabas. Quise comprenderte y te disculpe —Siwon sonrió— No te odio… debo confesarte que hasta te extrañe.
   Gracias, yo también extrañe a mi amigo, te extrañe simba.

Y un silencio se instaló entre ambos, silencio que para cualquiera sería bastante incómodo. Pero para ellos fue un silencio reparador, un silencio que los volvía a unir. Quizás no en una amistad como antes, esta vez tal vez sería muy diferente y acorde a sus experiencias. Siwon rompió el silencio.

   ¿Que te sucedió ese día Heechul? —pregunto intrigado.
   Unos años después que dejamos de ser amigos, recuerdas que comencé a cambiar físicamente —Siwon asintió— Mi familia también se dio cuenta de eso como nuestros compañeros, por lo que decidieron que yo peligraba mucho en este negocio y que más de alguno podría utilizarme para hacerse de los Kim.
   Claro, tenían miedo de que te utilizaran —Siwon se imaginó el miedo del Sr Kim de que su hijo más preciado fuera secuestrado o raptado, y que esto fuera utilizado para chantajearlo.
   Mi padre creía que mi inteligencia era igual que mi apariencia… —Heechul le ponía muy triste hablar de eso, Siwon podía notarlo.
   Que tontos —dijo Siwon— Creo que no te conocían tanto como yo, conozco muy bien los alcances de tu inteligencia.
   Gracias Simba. Ahora mi padre sabe de lo que soy capaz de hacer —una media sonrisa de satisfacción se asomaba en el rostro de Heechul.
   Bien hecho —a Heechul  no le sorprendo que Siwon lo alentara.
   Por ese entonces yo estaba muy cuidado y vigilado, me sobreprotegían hasta que… en una de las tantas fiestas que daba mi padre para sus socios, de esas fiestas con las que quieren tapar el sol y esconder todas sus fechorías. Ya sabes, esas fiestas en las que hasta los políticos asisten.
   Si, ya se —contesto Siwon irónico sin despegar los ojos de la carretera, conocía muy bien ese tipo de fiestas; él también las había tenido que sufrir, un ambiente frio, falso e hipócrita en que sus padres se desenvolvían.
   Aún tengo pesadillas —Heechul agacho su mirada.

Siwon sabía que algo muy difícil estaba por confesarle su ex amigo, podía ver a Heechul remontarse hasta aquello que le había sucedió perdiendo la vista en la carretera para después ver como su cuerpo se estremecía. Poso una de sus manos sobre las de Heechul para darle apoyo y ánimos de que continuara.

   Puedes confiar en mi Rella —aquel susurro fue muy cálido.
   Fui violado Simba — Heechul se confesó.

   ¡¿Qué?!


CONTINUARÁ... 

Comentarios