My Rain And You… Capítulo 05




Ahora estoy bien,
No me importa el amor
Pero, porque estoy llorando como un bobo?
…Rain and You

Heechul sintió que un calorcito invadía su interior, nadie lo había halagado de manera sincera como lo hacía Siwon. O al menos es lo que sentía con él.


   Podría besarte por eso —dijo Heechul con las mejillas encendidas.

Siwon rio nervioso, pues de buena gana lo besaría ahí mismo, y se concentró en tomar la carretera de nuevo.

   Un beso y no hay marcha atrás —le advirtió Siwon.
   Lo sé… ¿Dónde comeremos? —preguntó Heechul cambiando de tema.
   En el auto…

A Heechul se le había ocurrido una idea, solo faltaba ver si Siwon la aceptaría. Deseaba alargar ese viaje lo más que pudiera, no importando a donde lo llevara el intento.

   ¿Qué te parece si paramos por aquí? —sugirió Heechul.

La carretera era de por si solitaria, no correrían peligro de que alguien los molestara si pararan el auto en la orilla, también había muchos caminos que se alejaban de la carretera. Pero Siwon tenía otra cosa en mente, recordó un lugar que había visto las muchas veces que paso por aquí.

   En ese caso, te llevare a un lugar especial…

Siwon continúo manejando hasta que llego a una parte de la carretera donde había un camino que se adentraba tierra adentro lejos de la carretera. Justo al terminar aquel camino se encontraba una gran roca al frente con varias pequeñas formando una media luna rodeada de algunos arbustos. Con mucho cuidado bajo su auto a la gravilla lejos del camino, rodeo la gran roca y ahí aparco el auto, quedando escondidos de cualquiera que pudiera haber pensado lo mismo que ellos.

La había visto muchas veces y también se había parado ahí, pues su curiosidad por treparla fue mayor; por eso es que sabía de ese lugar.

   Listo. — dijo Siwon en cuanto aparco el auto.

Heechul miro el lugar, la enorme luna iluminaba todo sin apagar las luces del auto por lo que podían ver perfectamente, además estaba despejado de árboles, solo la roca oscurecía la parte donde no dejaba que la luna iluminara.

   Afuera hace frio Rella, espérame aquí —le dijo Siwon.

Este se bajó y rodeo el auto, abrió la cajuela y saco una chamarra, siempre cargaba ropa extra pues en este negocio siempre es necesario ir preparado para imprevistos. Abrió la puerta donde se encontraba Heechul que salió del auto, Siwon le ayudo a ponerse la chamarra.

   ¡Gracias Simba!
   Ya no sentirás frio.
   Sí,  y creo que así tampoco —Heechul le rodeó el cuello con los brazos abrazándose y le dio un beso en la mejilla; le pareció que había tomado a Siwon muy por sorpresa— ¿Te encuentras bien?
   Muy bien —respondió Siwon parpadeando unas cuantas veces.
   ¿Qué más traes ahí? —dirigiéndose hacia la parte de atrás del auto— Ropa, zapatos —removió todo ahí atrás ante la mirada de Siwon— ¿De casualidad no traes armas?
   Esas están en un mejor lugar —le dijo seriamente.
   Oye esto… —Heechul saco una gran maleta verdosa— ¿Aun la tienes? No lo puedo creer.
   Si, y aun la ocupo a veces.
   Pensé que la tirarías o la quemarías, porque te la di yo.
   ¿Por qué? Si fue un regalo que me gustó mucho y que los dos disfrutamos la primera vez.
   Hay que armarla Simba, anda estamos en el lugar perfecto.

A Siwon le pareció que armar la tienda de campaña no era mala idea, al menos ahí podrían pasar la noche, pues estaba cansado de manejar todo el día. Esa tienda fue un regalo que Heechul le dio en uno de sus cumpleaños, esa misma noche la estrenaron los dos contándose cuentos de terror en el patio trasero de la casa de Siwon.

   Está bien, pero primero comamos.

Rápidamente Heechul saco las bolsas de comida para ponerlas sobre el cofre del auto pues ahí comerían. Abrió una de las bolsas de comida y sacó una papa frita.

   Toma —dándosela a Siwon en la boca.
   Gracias —respondió mientras masticaba y sonreía.

Le estaba gustando mucho este trato con Heechul, era como retroceder en el tiempo cuando eran amigos inseparables que se daban de comer el uno al otro sin importarle lo que los demás dijeran.

   ¿Quieres tu hamburguesa Rella?
   Sí, quiero mi hamburguesa —respondió.

Siwon le dio su hamburguesa, cuidadosamente envuelta para que no goteara sobre su ropa, como siempre solía hacer. Heechul le agradeció con la mirada.

   ¿Compraste malteadas?
   Del sabor que te gustaba —agrego Siwon.
   ¡Me sigue gustando ese sabor, gracias! —Heechul ya había perdido la cuenta de cuantas veces le había dado las gracias a Siwon en lo que llevaba en su compañía.

Se limitaron a comer en silencio, la tensión, el deseo podía sentirse en el aire. Siwon ya había olvidado el deber, se encontraba muy a gusto con Heechul en ese momento y esperaba llegar hasta las últimas consecuencias.

Siwon termino primero de comer por lo que se dispuso a comenzar armar la tienda, al terminar Heechul se le unió, estaba seguro que aun recordaba como tenía que levantar esa cosa. No tardaron mucho en tenerla lista.

   La recordaba más grande —dijo Heechul, mientras miraba la carpa y se reía— Voy a entrar.

Siwon solo lo observaba, estaba muy divertido con aquella situación, era obvio que dé más pequeños la tienda se les hiciera enorme.

   Definitivamente es más pequeña de cómo la recordaba hahahaha — Heechul reía dentro de la tienda, algo que hizo a Siwon entrar también.
   Para dos personas adultas si es algo pequeña —a pesar de estar un poco encorvado, tenían espacio suficiente para moverse y por cierto, dentro no hacia tanto frio.
   Simba… creciste mucho —dijo seriamente Heechul.
   Oye… —le reclamo Siwon mientras se sentaba frente a Heechul— No hemos hablado mucho que digamos sobre esto y lo que pasara —le recordó, a pesar de la oscuridad, no era difícil ver la expresión del otro.
   ¿Qué tenemos que decir? Tal vez que solo somos dos amigos que se están aliviando mutuamente sus penas —a pesar de la poca luz pudo ver que se reía.
   ¿Te parece divertido?
   Más que eso.
   Recuerdas lo que prometimos dentro de esta tienda —pregunto Siwon.
   “Como tantas estrellas haya en el cielo así será nuestra amistad y prometo estar ahí, en los momentos más oscuros, visible como ellas en cualquier lado que estés” —recito Heechul mientras le rodeaba el cuello con los brazos a Siwon y este lo apretó con fuerza rodeando su espalda, como protegiéndolo—. ¿En qué piensas Simba?
   Tengo que confesarte que quiero besarte desde que te vi —contesto con sinceridad.
   ¿Y por qué no lo haces?

Siwon sonrió, en un momento acerco sus labios a los de Heechul y los beso, este respondió al beso y pronto ese gesto se convirtió en algo apasionado. Siwon sintió como Heechul enterraba sus dedos en su espalda, entonces recordó que no podía ir tan rápido.

Sabía que era algo bizarro y tal vez difícil de entender, pero encontrarse con Heechul de esa manera, saber lo que sufrió en el pasado, todo eso poco le importaba; su única prioridad ahora era hacerle saber cuan especial era para él.

Pronto Siwon se dio cuenta que el cuerpo de Heechul se tensaba un poco en sus manos cada tanto, entonces lo separo un poco de él.

   ¿Hice algo mal? —pregunto Heechul al ver que Siwon dejaba de besarlo.
   No, no es eso, lo que pasa es que no quiero obligarte a nada.
   Tu no me obligas a nada, sé que piensas que por lo que paso me vas a lastimar, pero contigo me siento seguro, no me siento obligado —Heechul responde asintiendo.
   ¿Te he dicho que te extrañe mucho y que estas muy hermoso? —Siwon acariciaba una de las mejillas del otro.
   No mucho —dijo en un susurro— dímelo otra vez.
   Me gustas Rella —pudo sentir como Heechul sonrió ante sus palabras.

Siwon rodeo con sus brazos la cintura a Heechul y comenzó a besarlo, este le corresponde con toda la pasión que había estado dormida en su interior y comenzó acariciarlo bajo la camisa. Siwon de inmediato empezó a hacer lo mismo, acariciando cada rincón de esa piel hermosa.

Entre besos Siwon lo recostó dentro de la tienda y continúo besándolo. Heechul siente como sus manos tiemblan al introducirlas bajo la camisa y comenzar acariciar el abdomen bien formado de Siwon, este deja salir un suspiro ante el contacto, sintiendo como acaricia cada uno de sus músculos y lo despoja de la camisa.

Siwon tomo una de sus piernas para comenzar a quitarle los zapatos lentamente mientras Heechul no podía creer la ternura con la que era tratado y como Siwon le procuraba toda esa atención. Después las manos de Siwon subieron hasta la chamarra que le había dado minutos antes y con mucha delicadeza comenzó a hacerla resbalar por sus hombros después se encargó de la playera que llevaba debajo dejándolo desnudo de la cintura para arriba.

Entonces se inclinó para comenzar a recorrer con sus labios la piel expuesta, Heechul mordió su labio inferior y sintió como su piel se erizaba al momento en que Siwon lo besaba y saboreaba comenzando por su cuello bajando por su hombro y después su pecho. Heechul gimió al sentir la lengua de este recorrer su pecho arqueando su espalda y moviendo sus caderas al sentirse aprisionado por el cuerpo de Siwon sobre él.

Con besos continúo bajando dejando hasta llegar a su vientre, desabrocho el pantalón y comenzó a bajarlo. Heechul respiraba hondo y acelerado, apretaba sus puños a los lados. Siwon termino de quitarle el pantalón y lo despojo de la ropa interior quedando desnudo ante sus ojos.

También se dio cuenta de la reacción de Heechul y le dolió el saber que sería normal por el ultraje que había vivido su amigo, aunque se llenó de coraje hacia aquellos; su preocupación por Heechul era más grande llenándose de ternura y otro sentimiento que no pudo describir, olvidando su enojo.

Algunos rayos de luna que se cuelan por la entrada de la tienda hacen que esa piel lechosa se pueda ver más blanca, Siwon se detiene un momento para admirar su hermoso cuerpo desde su cabello rojo, su delgado y frágil cuerpo, su hermoso rostro y carnosos labios. Sin poder esperar también se desviste con algo de rapidez, no podía borrar su pasado pero le haría recordar este momento como una de sus mejores experiencias.

Al menos eso esperaba Siwon.

   Eres perfecto Kim Heechul.

Heechul puede ver la sincera sonrisa de Siwon, y por extraño que parezca lo tranquiliza. También le sorprende que ya se encuentre excitado, tan solo escuchar su voz, esas tiernas palabras, la calidez y delicadeza de sus manos… no como los otros que lo trataron cruelmente. Se siente feliz y aliviado que por primera vez en su experiencia sexual se encuentre realmente excitado sin tener que fingir.

Siwon comienza a besarlo primero en sus adictivos labios, después recorrió de nuevo toda esa piel que había dejado expuesta, su cuello hasta llegar a sus hombros, bajando por su pecho, su abdomen donde se detuvo por un momento para asegurarse que Heechul estuviera bien, pues quería que esta experiencia fuera diferente.

Levanto su vista y vio como Heechul tenía sus ojos cerrados… no más bien apretados mientras  mordía su labio inferior. Siwon subió hasta su rostro el cual acaricio con uno de sus dedos haciendo que la suave caricia hiciera que Heechul abriera sus ojos y lo viera de frente muy cerca de él.

   ¿Estás bien? —pregunto Siwon apartando algunos cabellos de su frente.

Heechul solo asintió con la cabeza.

   Rella quiero que me mires —continuo Siwon, no quería que rompiera el lazo con él, pues bien sabía que al cerrar sus ojos se alejaba de la realidad para no recordar lo que le sucedido— Quiero que me mires a los ojos, que mires mi rostro, que abras tus ojos sin miedo.
   Siwon yo… no puedo prometerte nada pero lo intentare.
   Eso me basta —Siwon sabía que era una frágil promesa, pero el haría que Heechul lo lograra.

Aunque al principio Heechul había sentido imposible poder hacer lo que Siwon le pedía, después de esas palabras juntaron sus labios, ambos se besaron mirándose a los ojos, Heechul se perdió en ellos y después ya no pudo dejar de mirarlo, y entonces… las cosas fueron cambiando.

El deseo de verlo se hizo presente en Heechul, comenzó a sentir cosquillas en el estómago cuando lo miraba, experimentaba un sentimiento más allá de una amistad, algo más que quererlo. Se preguntó si así se sentiría el amor.

   ¿Siwon, tú has experimentado amor? —pregunto sin dejar de mirarlo a los ojos, haciendo que el otro parara todo movimiento para concentrarse en lo que Heechul preguntaba.
   No — respondió y comenzó acariciar su cabello— Pero dicen que el amor comienza con un cosquilleo que sientes cuando ves a la persona amada —las palabras de Siwon estaban cargadas de ternura.
   Creo que me estoy enamorando —algo dudoso dijo Heechul.
   ¿Crees?
   Tengo miedo de descubrirlo —admitió sinceramente.
   ¿Quién es ese afortunado? —aunque Siwon lo pregunto no quería saber la respuesta, pues pensaba que esa otra persona debía ser muy afortunada.
   ¿Tendré derecho a amar Siwon?
   ¿Por qué no? —Siwon beso su frente.
   Soy alguien roto.
   Heechul, tú más que nadie merece amar y ser amado.

Pero Heechul no respondió y en su lugar comenzó a besarlo, se acercó más y enredo sus piernas con las de Siwon haciendo que sus cuerpos se pegaran más, pasó sus manos alrededor del cuello abrazándose y Siwon pasó sus manos por la cintura de Heechul atrayendo más su cuerpo.

Heechul coloco una de sus piernas por la cintura de Siwon y este le acaricio la pierna. Nunca antes había llegado tan lejos se sorprendía de sí mismo Heechul, pues estaba disfrutando, sintiendo y vibrando con cada parte de su ser; por primera vez estaba presente con todos sus sentidos viviendo aquella experiencia, sin odiar su cuerpo y lo que realmente era. Desde que había descubierto que era doncel, se odiaba, creyendo que esa era la culpa que los demás lo miraran lascivamente. Heechul se culpaba él mismo de lo sucedido con Min Ho y sus amigos.

Siwon se dedicaba a besarlo y llenarlo de caricias, aunque ya sentía dolor en su entrepierna pues su miembro hace rato que necesitaba atención; pero se estaba obligando a dejar sus necesidades a lo último. Tomó entre sus manos el miembro de Heechul masajeándolo mientras comenzaba a gemir muy bajito, sujetándose de los hombros de Siwon.

Soltó una de sus manos del fuerte agarre que imponía a los hombros de Siwon para enredar sus dedos en el cabello de este mientras sentía como estimulaba su miembro. Jadeaba excitado, su cuerpo ardía a pesar de que fuera de la tienda hacia frio. Heechul no experimentaba esa repulsión que sentía con cualquier otro al sentir la mano de Siwon en su cuerpo, sobre su miembro; era tan diferente ahora que lo estaba disfrutando.

   Si… Siwon... —este sonrió al ver lo que le provocaba.

Siwon continuo estimulándolo mientras recorría el pecho de Heechul con su lengua, besando y lamiendo cada parte de su piel subiendo hasta llegar a su rostro, donde se quedó observando los negros ojos de Heechul. Con alegría observo que estos brillaban delatando una pasión y entrega reales. Acerco más su rostro y sin dejar de mirarse se besaron con ansiedad.

Ya no podía esperar más, Siwon estaba demasiado excitado y su miembro le dolía de lo duro que estaba, quería hacerlo suyo. La mano que tenía sobre su miembro la fue deslizando hasta su entrada introduciendo uno de sus dedos y sintió como Heechul se estremeció al sentir sus dedos masajeando su entrada, preparándolo para lo mejor.

Paso poco tiempo para que después lentamente lo penetrara, excitándose aún más al ver como su miembro iba desapareciendo por la estrecha entrada de Heechul.

   Aaah… mmmmm… —Heechul gemía mientras Siwon se introducía por completo en él.

Había tenido amantes bien dotados, pero Siwon no se quedaba atrás. Al sentir como su entrada se abría para darle cabida a todo, se aferró fuertemente a su cuello intentando controlar su dolor.

Quizás lo que estaba pasando entre ellos era malo, pensaba Siwon, pues podía desatar problemas entre sus familias; pero pensándolo mejor no hacían daño a nadie. Aunque no todos pensarían lo mismo si se llegaban a enterar, por el momento eso era lo que menos le importaba.

Cuando sus cuerpos se unieron, también lo hicieron su mente y su corazón… las palabras salieron sobrando en ese momento crucial para los dos. Quizás no tenían que decirse nada, porque aquello que hacían, no tenían claro el porqué. Pero ambos estaban de acuerdo que no era un acto meramente carnal, existían sentimientos… solo tenían que descubrirlos.

Siwon comenzó a moverse dentro, sus cuerpos se agitaban, sudaban y sentía como Heechul vibraba bajo su cuerpo. Lo estaba embistiendo lentamente pero con fuerza y profundamente, haciendo que jadeara y gimiera aferrándose a su espalda. Heechul se sentía completo con las nuevas sensaciones que experimentaba, acerco más el cuerpo de Siwon al suyo y lo beso.

Muy cerca del clímax se miraron a los ojos, perdiéndose en ellos.

Los ojos de Heechul podían leerse claramente ahora, lo estaba disfrutando y se sentía feliz; Siwon lo embistió llegando a ese punto que lo hizo convulsionar y que sus músculos internos apresaran con más presión el miembro palpitante de Siwon.

Y sin dejar de mirarse llegaron juntos al orgasmo, fue embestido dos veces más, Heechul se veía hermoso con su boca entreabierta y los ojos centrados en él, Siwon no podía dejar de mirarlo porque era tan hermoso de ver.

A pesar que era muy fría la noche, Heechul pudo sentir el calor que tanto había faltado en su corazón por mucho tiempo y se sintió feliz de que fuera Siwon quien lo provocara. En tanto Siwon no quería ponerle nombre al sentimiento, pero tampoco quería dejar de sentirlo.



CONTINUARÁ...

Comentarios