My Rain And You… Capítulo 06




Ahora estoy bien,
No me importa el amor
Pero, porque estoy llorando como un bobo?
…Rain and You

Siwon abrazo el cuerpo de Heechul y rodó dejándolo encima de suyo aun sin salir completamente de él, Heechul solo se abrazó a él encontrando refugio a su cansado cuerpo en el pecho de Siwon; no quería dejar de sentir, quería alargar el momento lo más que pudiera.


Nunca se había sentido tan bien... Nunca había sido de esta manera con nadie, sin sentir repulsión o miedo. Había sentido completamente a Siwon y sus ojos se compenetraron con los de él, casi se había sentido normal… casi como si pudiera olvidar. Por primera vez sintió los acelerados latidos de su corazón en sincronía con los del otro… y no cualquier otro, solo Siwon había podido lograrlo.

Lo que no se dieron cuenta, es que habían olvidado algo muy importante, algo que escurrió entre las piernas de Heechul cuando salió Siwon de él.

Aun con la respiración entrecortada, los brazos de Siwon apretaron a Heechul sobre su cuerpo y dejo que descansara la cabeza en su pecho. Estaba cansado, pues no estaba muy acostumbrado a tener que contener por tanto tiempo, mucho menos sabiendo a quien tenía en sus brazos y así mismo comprobó que pudo lograrlo porque se trataba precisamente de Heechul. Solo porque quería que sintiera toda la ternura con la que aquel acto podía ser hecho y sobre todo que despertaba en Siwon, pero ¿realmente era solo ternura? Siwon no lo sabía.

En cuanto Siwon recuperó las fuerzas para moverse, lo besó con suavidad.

   ¿No tienes frio Rella? Podemos volver al auto si quieres.
   No tengo frío —Heechul levanto su rostro mirándolo.
   Yo tampoco, pero está haciendo frio y no puedo permitir que te enfermes.
   Claro, no puedes entregarme enfermo, ¿verdad? —dijo Heechul sentándose a su lado rápidamente. Había reproche en su voz.

A pesar que Siwon lo había dicho sin pensar, «¡Demonios!» se recrimino mentalmente haberlo hecho.

   No es por eso Rella —Siwon se sentó al lado de Heechul y lo abrazo— No te molestes conmigo por favor.

Sorprendentemente, Heechul le sonrió.

   Te engañe, no me puedo molestar contigo Simba. — «Aunque me lleves al mismo infierno» Y Heechul estaba seguro que así sería.
   ¿Por qué juegas conmigo Rella?
   Tú siempre caes en todo, Siwon.
   No siempre, solo contigo y porque eras tú, es que caía.
   Es por eso que creo que me enamore de ti —aquella confesión salió de los labios de Heechul sin pensarlo mucho, eso lo sorprendió a él mismo.
   Entonces, es de mí de quien tienes miedo enamorarte, como lo confesaste ¿verdad?

Las mejillas coloradas de Heechul solo pudieron corroborarlo todo…

   ¿Siwon, tú has experimentado amor? —pregunto sin dejar de mirarlo a los ojos, haciendo que el otro parara todo movimiento para concentrarse en lo que Heechul preguntaba.
   No — respondió y comenzó acariciar su cabello— Pero dicen que el amor comienza con un cosquilleo que sientes cuando ves a la persona amada —las palabras de Siwon estaban cargadas de ternura.
   Creo que me estoy enamorando —algo dudoso dijo Heechul.
   ¿Crees?
   Tengo miedo de descubrirlo —admitió sinceramente.

Siwon recordó sus motivos, temía volver a confiar en alguien y con razón, después de lo sucedió sería muy difícil. Y seguramente tenía miedo pues nunca se había involucrado sentimentalmente con nadie a pesar de haber tenido otras relaciones.

   No eres tú — dijo Heechul y oculto su rostro entre sus manos.
   Jamás te haría daño Rella —expresó Siwon mientras tomaba su rostro y lo besaba, era la verdad y para eso iba a tener que agarrar su corazón para hacer lo correcto.
   Siwon, gracias por esta noche... —Heechul no sabía si eso era lo correcto de decir, se encontraba fuera de todo elemento.
   Ni lo digas —Siwon se sentía avergonzado por lo que tenía que hacer— Yo sé que mañana tendré que llevarte con tu familia, pero no nos separaremos del todo; estaremos juntos y te protegeré Rella. Mi hermano Kyuhyun no es tan malo como… —Heechul lo interrumpió.
   ¡Para! Que no quiero hablar de eso —dijo Heechul— Todavía está por verse que se cumpla ese compromiso.
   No te pongas en peligro —le dijo Siwon.
   Esa boda es una equivocación, tengo que luchar hasta el último momento.

Y Siwon lo sabía, era una equivocación y estaba seguro de eso ahora más que nunca. Sin embargo por el momento, el mejor camino a seguir era ese, no pondría a Heechul en peligro por nada. Aunque quisiera huir, eso traería a ellos malas cosas, persecución, el enojo de ambas familias y quizás de nuevo peleas.

Entregar a Heechul sería lo más seguro para él, eso le daría tiempo de planear algo para librarlos de todo, a ellos dos. Juntos. Porque Siwon ya no se veía sin Heechul.

Volvieron a recostarse dentro de la tienda, quedándose unos momentos en silencio, ambos lo necesitaban. Aunque estaban de nuevo abrazados, Heechul se sentía a kilómetros de distancia de Siwon. «¿Por qué había tenido que hablar de su hermano?» No lo entendía, Heechul había pensado que tal vez Siwon podría pelear a su lado para liberarlo de ese compromiso. Las palabras de Siwon le decían que no.

De nuevo estaba solo en su lucha.

   Supongo que no te será fácil enfrentarte a tus padres mañana —dijo Siwon.
   Puedo enfrentarme a mis padres —dijo con calma y seguro— Lo he hecho desde… olvídalo, solo se hacerme escuchar con ellos.
   ¿Vas a contarles lo que te sucedió?
   No, eso nadie lo sabe y ni deben saberlo. Solo me preocupa que al no querer cumplir el compromiso tu familia lo tome contra de la mía y vuelvan la rivalidad entre ambas.
   Yo puedo pensar en algo para ayudar con eso —Siwon beso su frente— Te lo prometo Rella.

Sus labios volvieron a buscarse y se besaron, a conciencia, aprendiendo cada rincón de su boca, delineando sus labios, memorizando el sabor de sus besos; hasta que Heechul comenzó a dar muestras de cansancio.

A Siwon no le extraño, había sido un día muy difícil tanto físico como emocional y había estado solo durante semanas, sin la ayuda de su familia, manteniéndose a sí mismo y cargando con todo.

Lo arropo con la chamarra y le pidió que durmiera un poco. Heechul insistía en que no tenía sueño, pero en pocos segundos se quedó dormido. Siwon permaneció en la oscuridad abrazándolo y pensando en la serie de acontecimientos que los habían llevado hasta este momento.

Los pensamientos se arremolinaban en su cabeza, cada vez más confusos, se sentía tan angustiado de que llegara el día de mañana. Finalmente, el sueño lo venció y Siwon se quedó dormido también.

*****

Siwon se despertó muy temprano sintiendo el cuerpo de Heechul a su lado, sonrió al verlo plácidamente dormido, se levantó haciéndolo a un lado con cuidado y salió de la tienda, tenía mucho que pensar todavía. Sobre todo después de lo sucedido, estaba entre el deber y Heechul, estaba muy seguro que escoger, eso no dejaba que fuera difícil.

En eso estaba cuando recibió una llamada, al ver el numero sin duda era su padre. No quiso contestarle, pero esa llamada lo trajo a la realidad del por qué se encontraba en esa situación. Lanzo unas cuantas maldiciones al aire por no poder oponerse a su padre y no hacer algo diferente por el momento, tenía que cumplir con lo que debió hacer desde el principio.

Cuando Heechul abrió los ojos no tenía idea de dónde estaba. Entonces lo recordó todo y se sentó buscando a Siwon, pero él no estaba y tampoco sus ropas por lo que supuso que ya se había vestido. Encontró su ropa a un lado y comenzó a vestirse, cuando hubo terminado salió de la tienda y justo en ese momento vio a Siwon, impecablemente vestido y muy sexy.

Salió de la tienda también acomodando sus ropas, a Siwon se le antojo que Heechul se veía hermoso con la ropa algo desaliñada pero el color de esta le sentaba tan bien cosa que no había reparado a ver antes, y el cabello rojizo alborotado que intentaba arreglar con sus dedos le daba un aspecto realmente adorable. Parecía fuera de sus terrenos, por su tímido comportamiento.

   ¡Hola!
   Hola, ¿dormiste bien? —pregunto  Siwon
   Sí.
   Es mejor que guardemos todo para irnos —Siwon estaba algo frio y distante con él.
   Claro, yo no quiero darte problemas Simba, te ayudare —se dirigía a la tienda de campaña.
   No es necesario, yo lo hare.
   Si así lo quieres…

Heechul no creía que eso estuviera bien y mucho menos que Siwon lo estuviera esquivando, quizás estaba arrepentido. O tal vez su pasado influyera tanto como temía en Siwon, y por eso ahora debía pensar cómo salir de aquello, solo.

«Quizás si te importa lo que sucedió en el pasado Simba… fui muy tonto…» pensaba Heechul. Camino hasta el coche y se subió, si Siwon quería tratarlo de nuevo como un extraño nada podía hacer, quedaban escasas horas para que fuera entregado de nuevo a su familia.

Por mucho que intentara Siwon no podía ser el de antes con Heechul, lo quería, lo había recuperado… A quien mentía, Siwon sabe que siente algo más por su amigo; pero él no lo pondría en peligro, así tuviera que alejarlo por ahora.

Como pudo termino de empacar todo y trepo al auto también, ambos iban en silencio a su próximo destino. El silencio se vio interrumpido por el celular de Siwon, de nuevo esa llamada que antes se había negado a contestar; esta vez no podía hacerlo porque eso los pondría en búsqueda..

   Hola... si, está conmigo… —era obvio para Heechul que Siwon estaba hablando casi en clave porque se encontraba él ahí. No supo porque, pero se sintió nervioso y alerta con lo poco que escucho de la llamada ¿Cómo? ¿Por qué ahí? Está bien, en media hora estaremos llegando… si padre.

La llamada de su padre que le preguntaba cosas, «¿Dónde estás? ¿Ya lo tienes? ¿Por qué tardas tanto?» Y sobre todo la última frase que le causo escalofríos «Debe llegar y casarse con Kyuhyun o lo pasara muy mal» Siwon supo entonces que no sería tan fácil lo que Heechul y tenía que entregarlo a su padre si no quería que peligrara.

   ¿Quisiera saber adónde voy, Siwon?
   Lo sabrás al llegar —al contestar, Siwon noto la preocupación en su rostro— Tranquilo, yo estoy contigo Rella.
   Gracias eso me tranquiliza —dijo con algo de ironía.
   Confía en mí por favor.
   ¿Cómo hacerlo? Si ni tu confías en tus capacidades, Simba.

Y Heechul no volvió a hablar, se acomodó en el asiento mirando hacia la ventana y permaneció en esa posición hasta que llegaron a su destino, cualquiera que ese fuera.

No entraron a la ciudad como había pensado en un principio lo harían, estaban en las afueras en una casa donde esperaba el sr Choi en persona. Heechul no logro ver a nadie de su familia, solo a Yunho y su escolta.

   ¿Qué hacemos aquí? —pregunto seriamente Heechul— Pensé que me entregarías a mi familia.
   Cambio de planes, al parecer nuestros padres se pusieron de acuerdo para que pases las semanas que restan antes de la boda en esta casa y no vuelvas a escapar
   Vaya, que tontería —se burló Heechul.

Siwon noto que había vuelto a ser el de antes, decidido, seguro y lleno de confianza. Como el mismo Heechul le había dicho, nadie conocía su lado frágil… solo a él se lo había mostrado. Pero sabía que debajo de esa confianza, estaba asustado.

   Vamos Rella, yo estaré aquí —dijo Siwon tomando su mano.
   Preferiría no estar aquí, aunque no estuvieras a mi lado —dijo Heechul con enojo en su voz, pero había dolor en su mirada.

¡Ah! Las cosas habían dado un giro con este cambio de planes, Siwon también se encontraba ansioso y asustado por lo que le fuera pasar a Heechul. Ahora más que nunca deseo poderse revelar en contra de los suyos y salir de ahí con él, ¡Al diablo los planes!

Era demasiado tarde, la casa se encontraba sitiada por guardias y si el hacía algo, no solo exponía su vida sino también la de Heechul. No había salida, ahí estaba el padre de Siwon, esperando a que Heechul bajara del auto.

   Siwon, has que el chico baje del auto —ordeno el señor Choi en voz alta a que escucharan.
   Ya va —fue la simple respuesta de Siwon.
   No iré. —y como si sirviera de algo, Heechul se agarró del asiento con ambas manos.
   Vamos tienes que ir, no te pongas en peligro antes de tiempo, sé que estas asustado —dijo acariciando el rostro de Heechul.

Algo tarde, pero por fin Siwon comprendió que podía dar todo por esa persona que tenía a su lado, que el también deseaba la vida que el otro deseaba, no quería alejarlo.

   Yo quiero lo mismo que tu Rella —Heechul abrió muy grandes sus ojos al sentir como era abrazado por Siwon mientras escuchaba su confesión— Sé que tarde lo he comprendido, creo… No, estoy seguro que yo también me he enamorado de ti y no pienso dejar de luchar por ti.
   Siwon… —Heechul tenía su rostro entre las manos de Siwon.
   Te amo Rella y luchare por ti.
   Pero… te harán daño, tengo que salir yo solo de esto sin incluirte. —Heechul tampoco quería que nada malo le sucediera a Siwon. ¡Lo amaba por Dios! No podría consigo mismo si le sucedía algo a Siwon por su culpa.
   Te parece que te dejare solo después de darme cuenta que te amo, ¿eh? —le preguntó Siwon.
   ¿No? —susurro Heechul y Siwon negó con su cabeza.

Mientras tanto el padre de Siwon se desesperaba, pues no podía ver dentro del auto de vidrios polarizados y ya llevaba tiempo sin obtener respuesta.

   ¡No tenemos todo el día, Siwon!
   ¿Cómo harás eso Simba? —preguntaba Heechul con angustia— Mira cuantos son y todos tienen armas, ¿Cómo saldrá todo bien?
   Tengo un plan —le sonrió.
   ¿Tú también? —Heechul sonrió ante lo irónico de su caso.

Ambos sabían que en este mundo ser optimistas no servía de mucho, pero siempre y cuando a esto se le uniera una pequeña salida de la cual se aferrarían, tendría mucho que ver con el éxito de salir vivos y airosos de esta misión.

   Vamos —y bajaron del auto, juntándose al frente de este.
   Simba, bésame.

Y Siwon no se negó, lo tomo del cuello y junto sus labios en un beso lleno de necesidad, de primer amor y de promesa. Sus labios se movían acariciando cada rincón dentro de sus bocas, memorizando su sabor, su suavidad; hasta que se quedaron sin aliento.

No importo el lugar en el que estaban ni lo que podían desatar, era lo que deseaban y si Heechul había puesto a prueba a Siwon con esto, lo había pasado con creces. Estaba seguro de confiar completamente en él.

   Ve —Siwon le ordeno a Heechul— Volveré por ti.
   Te esperare.

Heechul camino hasta donde se encontraba el Sr Choi y este le hablo a Siwon.

   No sé qué ha sido todo este circo o que ha pasado entre ustedes dos. La verdad es que no me interesa. —dijo acercándose a Heechul—. Pero ni tu siendo mi hijo voy a dejar que arruines mis planes, menos dejare que lo haga alguien como tú —refiriéndose a Heechul.
   Eso está por verse —se burló este en su cara.
   No lo vio venir, ni él ni Siwon; con el puño cerrado el sr Choi golpeo a Heechul en su estómago dejándolo sin aire. Al ser golpeado tan fuertemente su cuerpo se dobló y se dejó caer al suelo adolorido, sin fuerzas.

La escolta de Heechul quiso intervenir, pero los hombres del señor Choi no los dejaron, pues eran órdenes del Sr Kim que debían seguir las órdenes del Sr Choi.

A lo lejos Siwon grito que no lo hiciera, también quiso intervenir pero fue detenido por varios de sus matones e incluso golpeado al igual que Heechul.

Heechul fue levantado y llevado dentro de la casa casi arrastras mientras el Sr Choi se acercaba a su hijo, bastante molesto.

   Y tu más vale que entres de nuevo al carril, no quiero ser duro contigo hijo —tomando la cara de Siwon— Por lo pronto no vas a acercarte aquí hasta el día de la boda… está claro —grito.
   No.
   ¿Qué has dicho?
   ¡No! No padre, no me quedo claro. —por fin, Siwon se reveló.

Por primera vez en su vida se revelaba a su padre y se sentía tan bien, tan liberado y confiado de sí mismo. El Sr. Choi no cabía en su sorpresa, su hijo nunca le había desobedecido y todo por ese Kim, que más que un gran negocio aparecía como una maldición en sus vidas.

Solo se escuchó un golpe seco después, el señor Choi había abofeteado a Siwon.

   No sé qué te haya dado ese chico, pero se hará como está planeado y a ti te mantendré alejado hasta ese día… ahora vete antes de que en verdad pierda la paciencia.

Siwon no se movió.

   Sáquenlo de mi vista —ordeno el Sr Choi a sus hombres.

Esa orden llevaba oculto un “escarmiéntenlo”. Porque los hombres comenzaron a golpear a Siwon hasta que este no pudo defenderse. Fue entonces que lo metieron al auto y lo llevaron lejos de ahí.


Mientras tanto desde una de las ventanas del segundo piso de la gran casa, Heechul observo toda la escena, con una mano sosteniendo su adolorido estómago. Se sentía culpable, pues todo había por él y sus ideas, por amar a Siwon desde hace tiempo y habérselo tenido que decir ahora. Se culpó a si mismo por todo y se propuso escapar sin incluirlo, aunque su corazón doliera era lo mejor para no causarle más problemas.


CONTINUARÁ...

Comentarios