Truth or Dare... Capítulo 7


Se llevaron todo el día anterior poniéndose al corriente con los chicos, sobre todo Siwon y los que ya no vivían en el departamento, fue como en los viejos tiempos pero un poco más complicado. Debían guardar las apariencias ante todos fuera de ese departamento, pero habían decidido que con sus amigos no, sin embargo estos, cada que Siwon hacía algo por Heechul o viceversa, no dejaban de mirarlos como si esperaran más entre ellos. Heechul creía fervientemente, que si en alguna de esas veces que Siwon le decía alguna frase amable o correcta y él terminara la escena besándolo, sus amigos serían los más felices y emocionados por ellos. Así de enfermos estaban y lo peor, es que a Heechul lo estaban poniendo enfermo, por pensar en hacerlo para deleitarlos.


Menos mal que con Siwon pudo ponerse de acuerdo sobre su nuevo departamento, “su nidito de amor”, como Donghae se atrevía a mencionarlo.

Heechul estaba consiente que algo se traía ese pez, ¿por qué fue tanta su insistencia junto con Hyukjae? haciendo que Siwon se quedara a dormir en el departamento y algo de su ropa había ido a invadir su cuarto. En fin, Heechul no quiso discutir y lo acepto, no así que durmiera en la misma habitación. Afortunadamente existían algunos cuartos vacíos con camas, Siwon pudo dormir en una de ellas.


A la mañana siguiente Heechul se despertaba por los murmullos que se escuchaban hasta su cuarto y al salir de este, pudo darse cuenta que de nuevo estaban todos reunidos, pues al parecer Siwon los había invitado a desayunar la noche anterior. Algunos ya estaban terminando, otros iban por su segundo plato y Heechul, era el último en unirse.

   Heechul hyung. – Ryeowook fue el primero en acercársele muy sonriente —. Siwon pidió que te dejaran dormir más, pero me hizo guardar comida especialmente para ti. — Sí, Ryeowook parecía emocionado al decirle esas palabras y algo en esa mirada le hizo seguirle la corriente a su dongsaeng.
   Oh, qué bien. Muero de hambre. – murmuro sonriente mientras miraba hacia donde Siwon se encontraba pues ya lo observaba, se percató de eso desde que salía de su cuarto y después volvió sus ojos hacia Ryeowook —. Gracias.

Terminaron de desayunar, algunos tenían agenda y otros, como Siwon y Heechul, tenían el día libre. Cosa que los managers arreglaron para que pudieran visitar esos departamentos, dejarse ver por los paparazzis, especialmente ese con el que había hecho trato la SM.

En la ducha pudo relajarse un poco, pero también se enfrió, porque su pie volvía a dolerse un poco. Se había olvidado del medicamento al levantarse y al apoyarlo se sentía un poco, pero trato de ignorarlo. Pudo hacerlo mientras no se movía, no cuando salió de la ducha, Heechul notaba que caminaba graciosamente al no poder apoyar del todo su pie.

Como pudo logró vestirse. Un suéter blanco delgado arriba y unos jeans negros ajustados en la parte de abajo, encima se pondría un gran abrigo negro que lo cubría hasta sus rodillas, estaba haciendo algo de frío afuera. Heechul estaba decidiendo en ponerse zapatos o tenis, pues tenía el pie un poco hinchado, cuando Siwon entraba a su habitación sin tocar.

   Hola, yo… lo siento por entrar de esa forma. – se disculpó en seguida Siwon al ver la cara ceñuda de Heechul —. Es solo que recordé tú pie lastimado. Supuse que no habías tomado nada cuando te vi caminar y traje agua para que lo hagas, también algunas vendas y un ungüento que es muy bueno para esas lesiones. – al ver como Siwon sacaba todo lo que decía que traía para él de una bolsa después de tenderle el vaso con agua, el disgusto de su entrada desapareció en Heechul.

Como siempre, Siwon pensando en los demás, se dijo Heechul, pues era algo que seguramente haría por cualquier otro de igual forma.

   Gracias. – dijo poco después de tomarse el medicamento —. Es solo que anoche y hoy cuando desperté me olvide de tomar los analgésicos que Hyukjae me dio.
   Lo supuse. – ya estaba sentado a su lado —. Nunca pierdes tu estilo al caminar. – eso los hizo reír a ambos y romper la incómoda atmosfera que se sentía desde que entraba al cuarto —. Bien, déjame ayudarte con el masaje y la venda, me he vuelto un experto desde que ando en bicicleta.

Y Heechul se dejó hacer. Las suaves manos de Siwon tomaron su pie aun desnudo, notando que sus manos estaban tibias y su pie seguramente helado. Más Siwon no dijo nada. Se dedicó de lleno a sobar a conciencia su pie, sin siquiera mirarlo. Heechul lo entendía, aún era algo incómodo tratarse como antes, ni siquiera habían convivido mucho antes de eso debido a sus diferentes agendas, por eso se sentía más raro. Esperaba que en algún momento, las cosas entre ellos volviera la normalidad, pero seguramente no sería pronto. Pues aunque no recordaban, estaba esa extraña sensación en sus cuerpos, al menos a Heechul le pasaba así.

Sabía que no podían seguir de esa forma, no cuando tenían que fingir que eran pareja.

   Siwon… — llamó Heechul cuando el menor estaba terminando de colocarle el vendaje.
   Sí. – contesto distraído, sin mirarlo.
   Tú crees que podemos… — bien ese no era el Heechul de siempre, si quería que su relación fuera la de antes con Siwon, tenía que empezar por él mismo.

La mano de Heechul busco la barbilla de Siwon, la levanto suavemente y acerco su rostro, paso a paso iba disminuyendo la distancia entre ellos y cuando estuvo lo suficientemente cerca, se detuvo. Podían sentir sus alientos mezclarse, los ojos de Siwon mirándolo, tanto que pudo perderse en esos pozos negros y recordó.

“Ese besó, sus labios fundiéndose, el calor de las manos sobre su cintura, el sabor adictivo de su boca, ese sabor agridulce mezclándose entre ellos. Fue un beso, solo un beso, un beso que le removió todo y comenzó aquello. No sabía si Siwon se sentía igual, pero esa noche lo dejo pasar y se dejó llevar, por esos pozos negros que lo miraban con deseo, como si fuera la cosa más preciada que existiera y tuviera en sus brazos. Y Heechul quiso sentirse querido por él.”

Para Heechul, recordar eso no era de mucha ayuda, pues le hacía sentirse confundido, y en esos momentos sentirse confundido no era opción. Si quería que las cosas volvieran a la normalidad, más valía que ninguno de los dos recordara.

   ¿Qué… sucede…? – el murmullo de Siwon lo sacó de sus pensamientos y cuando se dio cuenta, estaban especialmente juntos, sus labios juntos.

En algún momento de sus pensamientos, Heechul lo besó. Siwon no se separó, tal vez fue por la sorpresa o porque estaba acostumbrado a eso, por algo hacían fanservice juntos. Algo que quiso pensar Heechul.

   Oh mira, como te sonrojas, ¿Te gusta tu hyung? – su mente trabajó rápido para sacarlo de ese enredo.
   Hummm. – Siwon no supo que decir y de pronto su rostro comenzaba a colorearse.
   Te sonrojas porque te gustan los besos de hyung. – Heechul volvía a bromear con un tono divertido.
   Claro que no. – vio como Siwon se separó de inmediato, poniendo distancia entre ellos y pareciendo un crio enojado por burlarse de él.
   Bien. – dijo Heechul algo enérgico —. Entonces dejemos de actuar extraños, Siwon nos conocemos desde hace mucho, hacemos fanservice, nos hemos besado en el escenario y somos buenos amigos. ¿Por qué tiene que cambiar todo eso por algo que no recordamos? — ¿En verdad Siwon no recordaba nada?
   Tienes razón, además está el hecho que debemos estar juntos.
   Sí, vamos a hacer más fanservice en un año de lo que hemos hecho toda la vida. Vamos, quiero a mi simba de regreso. – Heechul zarandeo al más alto tomándolo de su brazo —. El Simba que dijo me protegería. – termino por decir con una sonrisa por demás tierna.
   Claro hyung, lo siento. – y como era de esperarse, Siwon lo abrazó.
   Yo también lo siento.

El abrazo fue cómodo, como cuando abrazaba al menor y se sentía bien. El ambiente se relajó, si seguía habiendo algo entre ellos que no volvería a ser como antes, pero al menos ahora no actuaban como extraños.

Salieron del departamento los dos vestidos de negro. No se pusieron de acuerdo, cada quien se arregló por su lado, no había explicación. Quizás solo les apetecía ese color el día de hoy.

El día estaba nublado y el aire podía sentirse un poco frio, Siwon usaba encima una gabardina negra que lo abrigaba muy bien, Heechul termino vistiéndose con un saco negro encima de su delgado suéter blanco, pero en su bolso llevaba su bufanda y un gorro en caso de necesitar abrigarse mejor.

Se dirigían hacía el departamento elegido, este se encontraba más cerca del edificio donde vivía Super Junior, de esa forma Heechul podría viajar de un edificio a otro sin mucho contratiempo. Incluso podría dormir de vez en cuando en su antiguo dormitorio si le llegara apetecer. Aunque en realidad el mayor estaba feliz de vivir en su propio departamento, donde tendría privacidad, más espacio y seguramente una cama más grande.

Definitivamente su humor estaba mejor y creía que era inmejorable, después de días de sentirse oscuro y tenso. A Siwon se le veía de la misma forma, desde que hablaron en su cuarto estaba muy platicador y de vez en cuando bromeaba con Heechul.

No tardaron mucho en llegar al nuevo edificio. A simple vista se notaba que no contaba con mucha seguridad, pues el estacionamiento tenía libre paso, aunque la entrada al edificio si estaba restringida. Se dieron cuenta de eso cuando entraron al estacionamiento encontrándose con algunas fans. Muchas, a decir verdad.

   ¡¿Quién les aviso que vendríamos?! – fue la exclamación de Heechul al ver al tumulto de chicas que de pronto rodeaban el auto.
   Creo que ellos. – Siwon le hizo una seña, donde se encontraba un grupo más allá de donde estaban las chicas, eran camarógrafos y algunos reporteros.
   ¡Rayos! Esos imbéciles.
   Heechul. – su nombre dicho en un leve reclamo y la mano de Siwon sobre la suya, lo detuvieron de decir algo más —. Sabíamos que no iba a ser fácil, necesitan que nos vean, demostrar que si estamos en una relación.
   Bien, es hora de actuar como una linda pareja de enamorados. ¿Estás listo? – Heechul no supo describir la sonrisa que Siwon le dio, más no pudo preguntar, porque ya estaba bajando de su auto.

El mayor hizo lo mismo bajando por su propia cuenta del otro lado, ya que sería mucho que Siwon lo tratara como la mujer en su relación. Paranoicamente, Heechul comenzó a pensar que eso les daría una idea de quién iba arriba y quien abajo, como si esa locura fuera a suceder de nuevo.

Algunas de las fans llevaban pancartas de apoyo, otras les ofrecían algunos regalos que podían o no ser tomados y unas pocas llevaban fotos de otras personas. Heechul fácil pudo distinguir a Tiffany y eso que tenía novio, dos soshis más, así como la cara de uno de sus compañeros que las chicas portaban frente a sus rostros, Kyuhyun. Si le hubieran contado no lo habría creído, pero ahí estaban, creyendo firmemente que no a todas les simpatizaba. Todos relacionados con su Siwon, ya que por contrato, el menor le pertenecía por todo un año.

Cuando se reunieron frente al auto, las fans comenzaron a rodearlos y también Prince manager con algunos ayudantes que les harían llegar a la entrada del edificio sin ningún imprevisto. Caminaron uno al lado del otro entre las chicas, saludando, sonriendo y siendo amables, justo estaban por llegar cuando escucharon un tipo de protesta, alguien peleaba con otra persona. Heechul distrajo su atención hacia ese punto, alcanzando ver volar por el aire algo que no pudo observar bien pero que le dio de lleno en su hombro, tiñendo de rojo su ropa.

Todo fue tan rápido, se escucharon gritos y se desato un caos, Jung Hoon trataba proteger a Siwon y llevarlo dentro del edificio. Estaba asustado y el menor no se dejaba arrastrar, poniendo todas sus fuerzas en llegar a Heechul.

Cuando Siwon vio que Heechul se movía mientras trataba de sacudir su saco con ambas manos, volvió a respirar. Ni siquiera se dio cuenta que había estado conteniendo el aliento todo este tiempo. Soltándose del agarre de Jung Hoon, rápidamente se dirigió hasta donde se encontraba Heechul, rodeando el cuerpo del mayor con sus brazos mientras echaba un vistazo rápido para ver si se encontraba bien.

   ¿Estás bien? – esa pregunta la había escuchado muchas veces de la boca del menor estos días.
   Sí, solo que alguna loca me lanzó un panecillo relleno de frutilla. – la mancha roja se había esparcido por su hombro y parte del blanco suéter que llevaba debajo. Siwon estaba agradecido que aquello no fuera sangre.
   Vayamos adentro. – sugirió Siwon rodeándole los hombros con un brazos y llevándolo consigo dentro del edificio.

Las fans fueron contenidas por las pocas personas que los acompañaban, estaba claro que solo algunas representaban un peligro y esas mismas estaban siendo contenidas por las demás también. Siwon y Heechul estaban por dar vuelta para seguir su camino, cuando Jung Hoon les advertía de otro objeto volador. Esta vez los rápidos reflejos del más alto, pusieron a salvo el cuerpo de Heechul protegiéndolo con el suyo propio y tomando en el aire lo que sea que le hubieran arrojado.

En su mano, Siwon tenía una especie de brillo labial, que con la fuerza lanzada, estaba seguro que hubiera hecho daño a su compañero. Menos mal que estaba ahí para protegerlo, no se hubiera perdonado ver lastimado a Heechul por su culpa, aunque no lo fuera directamente, Siwon se sentía mal, pues esas que estaban en contra del mayor estaba seguro que eran algunas que simpatizaban con él.

Entraron rápidamente al edificio. Siwon no paro su carrera hasta llegar al ascensor que los llevaría hasta su piso. Iban solos, lo que Siwon aprovecho para revisar a conciencia el estado de Heechul y percatarse que en realidad no estaba herido. Este no se quejó, sabía que con negarse no ganaba nada, porque Siwon podía ser muy insistente con tal de salirse con la suya.

Cuando estuvo seguro que estaba bien, soltó un suspiro y siguió sin soltarlo, su brazo seguía ceñido a su cintura. Heechul no se percató de esto, tan natural era que lo abrazara. Además estaba sumergido en sus pensamientos, un poco harto con la situación, pues desde el comienzo se le vio como el culpable de todo lo sucedido y ahora pasaba lo mismo con algunas de las fans. Contra ellas no podía hacer nada. Simplemente dolía.

Al entrar al departamento, que por supuesto ya se encontraba abierto, pues habían confirmado que lo visitarían. Siwon dejo a Heechul por su cuenta desde la entrada y se encamino tan lejos de él, cerca del gran ventanal que iluminaba toda el área de estar. Heechul se sentó en el pequeño escalón que hacía un desnivel en la sala mientras observaba a Siwon sacar su celular y comenzar a hablar.

   Sí, CEO, acaba de suceder algo. – después de eso todo se volvió un caos nuevamente.

Jung Hoon llego con los demás, se dirigió primero a él, haciendo lo mismo que Siwon había hecho antes en elevador, revisar que no estuviera herido y en cuanto escucho lo que Siwon hablaba, lo dejo para ir con él.

   ¡No haremos esto a costa de nuestra seguridad! – escucharon gritar a Siwon a través del teléfono. Jung Hoon trató de tranquilizarlo, Siwon le cedió el teléfono, aún sin calmarse.
   Lo siento CEO, sí… — y todo lo que pudo hacer el manager fue asentir a lo que sea que le estuvieran diciendo.

Siwon se paseaba de un lado a otro frente a la ventana, nadie sabía lo que pensaba, sin embargo Heechul podía ver lo rápido que trabajaba su mente. Lo conocía, el menor sería capaz de todo, habían estado en peligro y por ello, seguramente pondría fin al contrato e ir en contra de la mismísima SM. Pero por los chicos, eso no podía pasar y Heechul era consciente de eso.

   Definitivamente, esta ropa ya no me sirve. – se quejó Heechul llamando la atención de todos cuando comenzó a quitarse el saco —. No puede ser.
   ¡Que! ¿Qué sucede? – Siwon fue acercarse a él.
   Tampoco esto lo puedo usar. – dijo señalando el blanco suéter salpicado de rojo —. toda mi ropa esta pegajosa, menos mis pantalones. – y era cierto, la cosa roja pegajosa se encontraba en toda la ropa de la parte de arriba de su cuerpo.
   Tienes razón. – Siwon suavizo su semblante —. Anda, quítatelo.
   Uh. – Heechul ladeo su cabeza como tratando de comprender.
   Que la quites, te daré esto para que te cubras. – dijo señalando su gabardina.

Grave error, pues debajo de todo aquello, Heechul no llevaba nada. La vieja costumbre del mayor de no usar nada debajo de su ropa, la ropa interior era estorbosa, si acaso los bóxer tenían cabida en su vestimenta, pero no más. Siwon se despojó de su gabardina, dejándose una playera de manga larga algo ceñida y cubrió a Heechul, ayudándole abotonarla para ocultar su piel.

Una escena que no pasó desapercibida por los que estaban ahí presentes, pues solo Jung Hoon sabía sobre el contrato, los demás pensaban que todo entre ellos era real. Siwon se miraba tierno ayudando al mayor y Heechul se dejaba hacer.

   Bien, la noticia del ataque “anti” ya está en todas las redes. – interrumpió Jung Hoon —. El CEO no está feliz con esto.
   Ya sabíamos que sucedería. – dijo Heechul mientras avanzaba hacia el manager —. También, que no todas iban a estar de acuerdo con esto, con Siwon y conmigo.
   No me gusta que unas antis del SiChul vayan estar tras de nosotros, no cuando Heechul… alguno de nosotros casi pudo ser herido. – Siwon sentía que algo de su enojo volvía —. Definitivamente este edificio queda descartado, con tan pocas garantías que nos dan, no es un lugar seguro.
   Eso fue solo un mal entendido. — Jung Hoon comenzó a explicar —. El estacionamiento siempre está cerrado, hay cámaras de seguridad y solo los inquilinos pueden entrar.
   ¿Entonces? – Heechul se cruzó de brazos.
   Permitieron que entraran porque la empresa les pidió que dejaran entrar a las fans porque la prensa vendría. Por lo demás, el edificio se vio afectado, ya que algunos inquilinos se quejaron del disturbio y aun con todo en contra, están dispuestos a rentarles el departamento. Como sea, la mala publicidad no vamos a poder sacárnosla de encima con lo sucedido.
   Eso es lo que tú crees. – dijo Heechul desconcertando a todos.
   ¿Qué tienes pensado? – el mayor no soltaba esas palabras por nada, Siwon que lo conocía bien, estaba seguro que ya tenía algo planeado.
    Esto será cubierto por una noticia más espectacular. – soltó de pronto Heechul —. Jung Hoon ve y prepara la salida, que saquen a todos pero que les permita tomar fotos de lejos. No quiero volver a ser golpeado por nada.
   La seguridad del edificio ya se encargó de eso, sacaron a todos y han cerrado las rejas, aunque estas dejan ver bien hacia dentro.
   Ok. Adelántense mientras Siwon y yo nos ponemos de acuerdo.

Se quedaron solos. Heechul se permitió recorrer cada cuarto del departamento mientras Siwon sentado en el mismo lugar donde el mayor había estado, pensando, con su rostro sobre sus manos juntas. Cuando su inspección terminó, Heechul decidió que le gustaba el departamento, haciendo su elección. Llego a donde se encontraba Siwon cabizbajo, tomo su mano y sin advertencia lo levanto. No iba darle la oportunidad a Siwon que se pusiera analizar todo como era su costumbre, las cosas pasaban y las tenían que superar. Además que su rostro preocupado, por él quizás, venía bien para lo que tenía pensado hacer.

Salieron del edificio por la misma puerta donde entraron. Jung Hoon había dicho la verdad, el estacionamiento fue cerrado y los reporteros se veían más allá de las rejas. Aun podían ver los flashes y algunos gritos de sus fans. Sintió la mano de Siwon apretarse sobre la suya, no supo en qué momento se la había tomado, eso le trajo algunos recuerdos, como cuando recién debutaron y parte de protegerse, era el tomarse de las manos para no perder a ninguno. Algo que habían dejado de hacer con el paso de los años.

   Está haciendo frio. – al decir esto, Siwon se detuvo en seco y se giró hacia Heechul, dándole la espalda a quienes los observaban.
   Es porque se abrió la gabardina. – Siwon puso manos a la obra con los botones de nuevo —. ¿Cómo se te ocurre no traer nada debajo?
   Y a ti, ¿Cómo no se te ocurrió traer algo más que esto? – Heechul señala la gabardina negra —. Por si se me ocurría no sé, manchar mi ropa o quitarme lo que traía encima. Además, la ropa interior no se hizo para mí y en verdad que el clima ha empeorado inesperadamente.
   Lo sé, mejor subamos al auto y vayamos a comer algo caliente.
   Suena bien. – y cuando iba a ser jalado de nuevo por la mano de Siwon —. Espera.
   Y ahora qué. – Siwon rodo sus ojos
   Esto. – de su bolsa, Heechul había sacado la bufanda que empacó antes de salir, se acercó a Siwon y como pudo, le enredo la bufanda con toda la delicadeza en el cuello.

De nuevo sus cuerpos estaban muy juntos y mientras Heechul acomodaba la bufanda en el cuello de Siwon, era consiente que sus cabellos rozaban la mejilla del más alto. Y cuando termino, no se movió, pegado al pecho de Siwon y su corazón desbocado ¿era normal que latiera de esa forma?

A lo lejos, los demás podían dar cuenta de una tierna escena, donde el cuerpo de Siwon cubría la mayoría del de Heechul, y aun así eran capaces de observar la dedicación de Heechul por cubrir al menor, como sus manos se movían a través del cuerpo de Siwon y como este se dejaba hacer.

Se escucharon unos “aaaaaw” generales, otras emitían gritos de “está usando la gabardina de Siwon” “el SiChul se ama”, algunos otros soltaron suspiros y los flashes hacia ellos no se dejaron esperar. Justo como estaba planeado. Heechul estaba seguro que esto borraba sin duda, el mal momento pasado, incluso para él mismo.

*****

   ¿Quién se ocupará de la mudanza?
   Por supuesto que yo, Simba.

Había sido fácil decirlo. Incluso pensó que sería divertido. Donghae le ayudaría y con un poco de persuasión por parte del pez, Hyukjae también lo haría. No tenía que mudar todo. Siwon le explicó que la cama que tenía en el departamento con los demás no se la llevaría, por si Heechul deseaba en algún momento dormir ahí cuando estuviera de visita, así que su cama sería nueva.

Quedaron también, que los muebles los mudarían de uno de los departamentos del menor. Con dos departamentos, no veía el propósito de tener tres ahora, así que los muebles de uno los ocuparían en su nueva casa. Heechul estuvo de acuerdo, conocía muy bien el gusto de Siwon y le agradaba. Se sentía en paz, con estilo y los sillones de su sala suelen ser muy cómodos, grandes y espaciosos. Podría dormir en ellos o alguna otra cosa.

Ese tipo de pensamientos a menudo lo invadían ahora, haciéndole segunda a lo que su cuerpo le dejaba sentir y no era muy placentero.

Siwon tuvo que adelantar su viaje a China, dejándolo a él a cargo de todo. El incidente del ataque de ese día quedo en el olvido, ya que las fotos saliendo del que sería su nuevo hogar invadió todas las redes y algunas noticias, con una detallada y tierna descripción de lo sucedido. Con algo de exageración, pero si, era digno de una pareja de enamorados. En alguna de las fotos, hasta parecía que se daban un beso, cuando sus rostros nunca se juntaron. Eran especulaciones pero a nadie pareció importarle.

Un “Bien hecho” junto a unas palmaditas en su espalda, fue lo que Sooman le dio. De lejos se veía que estaba feliz con lo que Siwon y Heechul desataron. Era una locura, más estaba resultando un negocio bastante rentable.

A Heechul le incomodaba pensar que solo eran un negocio. Aunque estaban actuando, aquello seguía pareciéndole mal, ya que la amistad entre Siwon y él estaban en juego. Esperaba con todas sus fuerzas, que esa cercanía no se viera afectada por nada de esto.

   Nosotras nos encargaremos. – dijeron las chicas al unísono.
   ¿Están seguras?
   Será, como nuestro regalo de bodas. – esa era Heejin.
   Aish, eso no es lo que quería escuchar.
   Déjalo en nuestras manos. – lo peor, es que Jiwon estaba de acuerdo.

¡¿Cuándo fue que había comenzado a confiar en su loca hermana?! Algo muy dentro de Heechul le decía que aquello estaba mal, pero ahí estaba su... estaba la… ¿Jiwon? Estaba bien que ahora le llamara cuñada. Ella lo hacía con él. No sería raro, ¿verdad? Cuando se hacia este tipo de cuestionamientos, es cuando Heechul pensaba que iba de mal en peor, porque aquello era como un juego y uno que estaba yendo más allá.

Heejin lo sabía todo de su hermano. La apretada agenda que tenía por su próximo comeback, la relación con su nuevo “cuñado” y la mudanza que le cayó encima con la ida de Siwon a China. A raíz de lo sucedido con sus dos hermanos, Jiwon y Heejin se volvieron más cercanas. Todo por sus hermanos. Ya que ellas estaban convencidas que eran perfectos el uno para el otro, ¿Cómo lo sabían? Intuición de hermanas y años de conocerlos, de ver esa relación nacer.

Después de un desayuno y de convencer a Heechul que Heejin no estaba loca y que no había hipnotizado a Jiwon para que pensara lo que estaba pensando de Siwon y él, aceptó la idea de dejar en sus manos lo de la mudanza. Jiwon sabía de los gustos de su hermano, confiaba en que el buen gusto estaba en la sangre y además le prometió que la opinión de Heejin no contaba para nada.  Atendidas todas sus peticiones, Heechul les dio las llaves de su nuevo departamento.

Y ahí estaba, sin poder creer lo que veía. Jiwon había hecho un gran trabajo con el guardarropa para dos que se había instalado en una de las habitaciones. Aquello era más grande que su antiguo cuarto con SuJu. La ropa de Siwon fue mudada y ni de esa forma llegaba a ocupar todo el espacio, fácilmente la ropa de Heechul podría ser acomodada sin problema.

Había cajones para su ropa interior, un espacio para los zapatos, otro para las corbatas, gorros, bufandas e incluso accesorios. Todo muy bien distribuido y ordenado. Heechul podría estar contento. Podría… de no ser porque se suponía que esa sería su recamara. En algún momento, su “cuñada” y su hermana, pensaron que compartirían dormitorio, haciendo de su recamara un guardarropa inmenso.

La recamara que se supone compartirían, era grandiosa. Cortinas eléctricas que la oscurecían si deseaba dormir en el día, una pantalla plana enorme que se encontraba oculta y con un botón salía a la luz. Una alfombra que se sentía como nube y el baño, se les ocurrió un jacuzzi, ¡el cuarto de SuJu no tenía jacuzzi! Pero supuso que el de Siwon sí. Un cuarto de ensueño, con dos de todo. Sería perfecto si no tuviera que compartir y si Siwon no estuviera por volver de China ese mismo día, como para arreglar todo y volver a la idea de cuartos separados.

Menos mal que la enorme cama, era dos matrimoniales haciendo una sola, eso supondría una rápida solución a parte del problema.

Continuará...



Comentarios

  1. wowwwww!!!!
    Realmente me encanto!!!
    He esperado dos semanas por el cap, pero valio la pena!!
    Muchas gracias por compartir la historia, esperare con ansias el proximo cap!!!

    ResponderEliminar
  2. Esta muy buena felicidades. Por subirla espero los proximos capitulos no tardes porfavor

    ResponderEliminar
  3. Jajajajajaja adoro las hermanas, ahora tendrán que dormir juntos!!!!

    ResponderEliminar
  4. Esto es un desmadre y ahora gracias a sus hermanas tendrán que dormir 😴 juntos.. 😂 😂 😂
    Lindo capitulo.

    ResponderEliminar
  5. Convivencia y mucha cercanía los a hacer llegar al punto de darse cuenta que se aman!!!
    Malditas Anti, si el Sichul es hermoso!!!
    Bueno, bueno ahora a esperar la reacción de Siwon...

    ResponderEliminar
  6. Vuelvo a leer el. Capítulo, y estas mujeres son asombrosas. Mejor no hubiera quedado la disposición de las habitaciones. 😃😃

    ResponderEliminar

Publicar un comentario