Truth or Dare... Capítulo 8



   No me molesta, pero quizá sí debemos separar las camas, Heechul – Siwon veía alrededor mientras Heechul parecía un poco indiferente, aunque sabía que no era así por el ligero sonrojo en su cara.

Había llegado hacía un par de horas, y Heechul lo había citado en un café cerca del centro de Seúl antes de ir a su nuevo “hogar” y eso había sido extraño, porque además, él quería ya descansar pues la película era demasiado exigente y en estos días que venía, tenía que grabar el MV de Super Junior para el comeback, y Heechul no lo dejaba.

Platicaron de un montón de cosas, pero cuando él decía algo acerca de ir al departamento, Heechul comenzaba un nuevo monologo y se entretenían más.


   Quizá no debí haberle pedido ayuda a Heejin y Jiwon… Simba – Heechul compuso su rostro y se tiró sobre el lado derecho de la gran cama.
   Jiwon es un poco exagerada, siempre ha sido así. No te preocupes, quizá estos días llamemos a alguien para que lo arregle y cambiemos los cuartos si te molesta compartir.

Al final del café, había logrado arrastrar (no literalmente) a Heechul a su coche y llegaron al edificio donde tendrían su residencia.

“Heejin y Jiwon fueron las que me ayudaron, más bien me corrieron, para decorar el departamento, Siwonnie”

Le confesó  antes de entrar y a decir verdad le preocupo encontrar todo de color rosa o algo demasiado extravagante como un club con luces de neón por todos lados o algo similar, lo que no espero es que solo hubiera una habitación principal que debieran compartir.

   No me molesta, pero será muy raro. Al menos, separemos las camas y ya está, como en el debut – Heechul hablo desde donde estaba con el brazo sobre los ojos.

Siwon recordó aquellos lejanos días donde debutaron juntos. El departamento de Super Junior era muy pequeño, y había tenido que compartir un solo baño los doce (luego trece), y los primeros seis meses desde el debut, Siwon tuvo que compartir habitación con Hangeng, luego cambiaron y quedó con Heechul, haciéndose mucho más cercanos, y a decir verdad si aquella vez no había sido molesto, ¿Por qué ahora tendría que serlo? Después de todo, el cuarto que compartieron hace más de ocho años, era casi la cuarta parte del espacio que este gran departamento tenía. Además, el baño era inmenso y todo era  una exageración para una sola persona, pero para dos, quizá fuera más sencillo.

   Me parece genial – y Siwon se tiró al otro lado de la cama, junto a Heechul y quedó viendo el techo blanco. El silencio los consumía poco a poco, pero no era incomodo o molesto y cuando estaba a punto de quedarse dormido, una voz lo sacó de sus ensoñaciones.
   Siwonnie… tienes que quitarte la ropa de viaje – le decía al oído y de verdad que no quería moverse, porque estaba muy cansado – Siwonnie… los zapatos, tienes que quitarlos.

Quiso decirle que no a la voz, pero algo similar a un gruñido salió de su boca. Sintió algo a su lado, pero no le pareció que debiera preocuparse. La voz volvió a insistir.

   Siwon… tienes que cambiarte, mañana amanecerás adolorido – Siwon giro un poco el cuerpo y atrapó algo suave y calientito en sus brazos, lo estrujo más contra él porque se sentía bien – Siwon… me estas ahogando… Siwon…

La voz se oía más cerca que antes, aun así decidió ignorarla y dormir.

   ¡YAH! ¡CHOI SIWON! – y despertó de golpe –Intente ser amable, ahora lárgate a bañar que no compartiré la cama con alguien que apesta, muchacho malcriado. Mañana arreglamos la separación, podemos pasar una noche así – Heechul estaba de pie regañándolo y el poco comprendía, pero cuando arrojó una toalla sobre él, entendió que pasaba y salió en dirección al cuarto de baño.

El agua caliente lo despejo un poco y lo relajo, pero en algún momento tenía que volver a la cama porque estaba demasiado cansado ya y debía dormir si o si para poder recuperarse.

La puerta que separaba la ducha del resto del cuarto de baño corrió con facilidad, y a decir verdad el cuarto entero era muy agradable (quizá más que su propio departamento, pero no lo admitiría) y después de secarse noto que por haber entrado semidormido a bañarse, no había traído su ropa para cambiarse, por lo que enrolló su toalla en su  cadera y salió de manera sigilosa a buscar algo apropiado para dormir.

La luz del cuarto estaba apagada y bajo las sábanas se veía un bulto que debía ser Heechul, por lo que pasó de largo a la habitación que hacía de armario, pero solo dios sabía dónde estaban guardadas las cosas en ese espacio lleno de cajones y ganchos por todos lados.

Comenzó a revisar los cajones que estaban más cerca de la puerta, y allí sólo encontró calcetines y para su fortuna bóxers suyos. Con un problema menos, buscó el pijama pero los cajones eran interminables y sentía que cada vez hacia más ruido y no quería despertar a su hyung.

Tentado a sacar el pijama que había usado en China, iba a la sala por su maleta, cuando la voz adormilada de Heechul le hablo.

   Las pijamas están en los cajones del fondo, hasta abajo. El lado izquierdo es tuyo, el derecho es mío… si sigues haciendo ruido te mato – y soltó una sonrisita, porque al final su hyung había tenido la decencia de decirle aunque con sus propias amorosas razones.

Siwon terminó poniéndose un pantalón holgado de color azul celeste y una camiseta sin mangas blanca. Se secó el pelo y camino sin hacer ruido hasta donde estaba la cama.



El celular estaba al lado de la cabecera y decidió tomarle una foto a Heechul, pues después de mucho tiempo, lo veía cercano otra vez y no quería perder esa sensación rápidamente. Visitó unos momentos twitter, donde leyó algunas incoherencias de las fans, se despidió para dormir de ellas y apago el aparatito metiéndose bajo las sábanas decidido a dormir de una vez por todas.

*****

El sol no era molestia, porque habían cerrado las cortinas antes de dormir, pero el rock japonés proveniente de algún lugar si era molesto.

Algo se revolvió en sus brazos, y el sonido fuerte del rock lo estaba volviendo loco.

   Apágalo, Gunhee – Susurro Heechul y Siwon se sintió molesto, demasiado. Se dio cuenta que a quien abrazaba era a su hyung y salto de la cama en un gesto divertido, haciendo que Heechul se estrellara contra la cabecera —. ¿Qué te pasa? – Le recrimino en primer lugar al abrir los ojos.
   ¡Que tu música me está partiendo los tímpanos, hyung! – Heechul notó entonces que era cierto que el timbre estaba muy fuerte y corrió para apagar el celular — ¿Por qué carajo pusiste la alarma a esta hora?

Siwon estaba enojado, realmente molesto y no le gustaba despertar así, pero la música lo había puesto muy irritable.

   Voy a salir – Heechul se levantó de la cama sin siquiera voltear a verlo y se desapareció en el baño de la casa.

¿Era normal que llamara a Gunhee cuando despertaba? ¿Si era así, porque? ¿Por qué el sentirse molesto? Bueno, era normal que te sintieras molesto si alguien te está abrazando y te llama por otro nombre ¿o no? ¿Y porque lo estaba abrazando? ¡La cama era tan grande! Recordó entonces los días del debut, allá donde habían tenido que compartir una cama incluso más pequeña en Singapur o Tailandia (no recordaba el lugar), porque había habido un error con las reservaciones de todos, y el único con el que Heechul se sentía cómodo para dormir era él, así que había pasado la noche en un cuarto con Kangin y Sungmin durmiendo en la cama de al lado y de algún modo, habían terminado igual que esa mañana: abrazados.

Después de eso, Heechul se había encargado de que todos creyeran que era un pesado al dormir y que tendía a abrazar gente y apachurrarla mientras soñaba, así que nadie más había dormido a su lado, más que Heechul, quien después que se fuera Hangeng tomó la costumbre de colarse en su cama algunas noches.

Aun sentado en la cama, oyó la puerta principal cerrarse y después de revisar un poco, se dio cuenta que efectivamente, Heechul se había ido de la casa y tendría el día para él solo, porque la empresa le había dado un día para descansar después de regresar de China y no tenía agenda.

Pero el descanso no era algo que él hiciera bien, así que después de arreglarse (más o menos decente a decir verdad) llamó a Eunhyuk para salir, porque bien podría poner en marcha eso que había pensado de aprender algo de ellos, y afortunadamente, no tenía agenda, por lo que tanto él como Donghae podrían salir con él a tomar algo.

El edificio de Super junior, estaba, como en un principio habían pactado, bastante cerca, por lo que le tomó menos de diez minutos llegar hasta allá. Donghae le dijo por teléfono que no habían desayunado aun, que si quería llegar para comer algo y como Heechul ni siquiera le había dicho nada, aceptó aquella oferta.

Eunhyuk y Donghae eran compañeros de la misma edad, quizá por eso se llevaran tan bien, además, de alguna forma había visto crecer su relación de a poco y había sido de los primeros en aceptarla cuando la anunciaron porque después de todo, el amor es amor.

Aun con eso, ellos no tendían a mostrar mucho su afecto frente a los miembros del grupo, para no incomodarlos quizá, pero todos sabían que Donghae era bastante meloso y que aunque no estuviera de acuerdo en un principio, Hyukjae terminaba cediendo a los caprichos de su novio.

A él le había nacido el encanto de molestarlos a los dos, y pasaba sus actuaciones públicas abrazando o toqueteando a alguno de ellos para ver las caras molestas del otro, pero al final de la noche solo desaparecían y no los volvía a ver hasta la mañana siguiente.

Siwon llego al departamento de la planta número 11 inundado de olor a café y paso sin pedir permiso. Donghae y Eunhyuk estaban en  la cocina, moviéndose sincronizadamente mientras intentaban preparar algo decente para comer.

   ¡Siwonnie! – Donghae salto a donde estaba y lo abrazo mientras se fijaba que no se quemaran los pedazos de carne en la sartén – Que bueno que llegaste, Heechul hyung dice que no va a salir de su cuarto y quizá lo convenzas que venga a desayunar.
   ¿Heechul está aquí? – Era extraño, porque había salido corriendo esa mañana y pensó que tendría cosas que hacer, pero parecía que no.
   Eh… sí, parece que Gunhee le cancelo la cita de cambio de look y se vino a encerrar a su cuarto – Eunhyuk le aviso mientras revisaba que el arroz estuviera bien.
   Cuando le dije que vendrías a desayunar se encerró… — Donghae quizá estaba hablando de mas, y francamente no le daban ganas de ir a ver a Heechul si le molestaba su presencia ese día. Aunque pensó que ya habían arreglado las cosas entre ellos y ahora sería normal.
   Eh… le iré a tocar, pero no prometo nada – Siwon se sintió en la necesidad de arreglar esto, pero ¿que era? ¿Había hecho algo para molestarlo?
   Rella… Rella… — toco la puerta y giro de la perilla, que no tenía seguro y se adentró a las profundidades del antiguo cuarto de su compañero.
   ¿Simba? – Heechul se destapo y lo vio desconcertado. Jalo un poco su sabana invitándolo a tenderse a su lado.
   ¿No estabas enojado conmigo? – fue la primer pregunta en salir de su boca. Heechul pareció meditarlo un buen rato.
   No, a decir verdad no. Bueno, me golpeaste con la cama y eso no te lo perdono, pero no estoy molesto, Simba – y parecía que era verdad.
   ¿Y porque saliste tan enojado hace rato? – Siwon seguía sin explicarse el extraño comportamiento de Heechul y aún más los sentimientos que le había provocado sentirse rechazado de esa forma.
   Tenía prisa, iba con Gunhee, pero el maldito me cancelo justo después de salir del departamento – Heechul hizo lo que no pensó que haría nunca, pues se apretó junto a él y lo abrazo de la cintura, obligándolo a pasar uno de sus brazos bajo la cabeza del mayor a modo de almohada.
   Pensé… — Siwon ni siquiera hizo el intento de hilar las cosas en su cabeza, porque la sangre le latía muy rápido en las venas – Donghae dijo que parecía que no querías verme.

Y ese momento se volvió íntimo.

Heechul volteo la cabeza para verlo a los ojos, y Siwon hizo lo mismo, quedando a poca distancia uno del otro.

   Eh… pensé que estarías enojado por cómo me fui – Siwon sentía el golpeteo de su respiración contra su cara. ¿Había comido chocolates? Lo regañaría después por comer dulces tan temprano y sin desayunar, pero ahora estaba concentrado en otras cosas… como lo hipnótico del movimiento de su boca al hablar.
   Más bien desconcertado… pensé que eras tú el enojado… — Siwon se sentía cálido y relajado, estaba además contento de haber arreglado el mal entendido. Heechul se mordió el labio inferior.
   ¡YA ESTA EL DESAYUNO! ¡HYUNG! ¡SIWON—EE! ¡HEECHUL HYUNG! — Donghae grito desde la cocina, y el sentimiento se desvaneció tan rápido como había llegado.
   Vamos, hyung. Tenemos que desayunar… quizá podamos ir al cine o algo así.

Siwon se levantó casi de un salto de la cama con su habitual fluidez y salió de algún modo corriendo de la habitación.

   No tardes, Heechul… Vamos a desayunar — Siwon término antes de cerrar la puerta del cuarto y llegar a donde Hyukjae ponía platos en la mesa y Donghae servía en tazones lo que habían preparado — Hyung no tarda.

El sorprendente silencio en la casa era un poco extraño y al ver que solo había cuatro platos en la mesa se extrañó.

   Todos fueron a grabaciones, pero Peter nos canceló en Team One y por eso estamos aquí — Hyuk solía poder leer su rostro con facilidad y aunque no solía dar explicaciones, siempre le decía que pasaba en la casa.

Su hyun apareció por el pasillo de las habitaciones y el desayuno paso con calma en la casa vacía.

El departamento de Super Junior ahora era bastante grande, aunque al principio hubiera sido muy chico para un grupo tan grande, y por eso, se sentía sola cuando había tan pocas personas en la casa que lo llenaran de vida.

   ¿Quieren salir a ver una película? — Siwon dejo los palillos a un lado de la mesa mientras preguntaba.
   ¿Cuál? — Donghae ladeo la cabeza, realmente interesado en ir al cine.
   Siwon… ¿Sera una buena idea salir en una “cita” con ellos? ¿Y si nos ven? — Heechul estaba preocupado, y más que porque lo vieran con Siwon, quizá la “Cita” doble con el EunHae podría descubrir un montón de cosas que no debían. A sus dongsaens por ejemplo — No quiero exponerlos.

Siwon hizo uno de sus gestos exagerados mientras pensaba que hacer.

   Acabamos de contratar un servicio de películas por internet. Podemos ver algo aquí… — Hyukjae no solía tener buenas ideas, pero esa era una de las raras ocasiones que lo hacía — Si no venían ustedes, igual Donghae y yo terminaríamos viendo una película…
   Y haciendo otras cosas — Murmuro Heechul, quien aún no terminaba de aceptar que el “Mono Pervertido” estuviera saliendo con su pequeño Donghae. Solo Siwon lo oyó por estar bastante cerca y no pudo contener la pequeña carcajada.
   Tengo además, algo que pedirles — Siwon se aclaró la garganta — Heechul y yo necesitamos… ¿consejos? Acerca de esos “detalles”, porque la prensa no lo va a creer…
   No necesitas “consejos” Siwonnie… necesitas sentir el amor — Eun tomo una actitud de “Yo lo sé todo” mientras se reclinaba en el asiento y le pasaba un brazo por detrás a su novio, quien lo veía con cara de “qué demonios te pasa”.
   Tengo mis dudas de que esto funcione, Simba… — Heechul estaba exasperado.
   Como sea, ustedes dos ya estuvieron juntos de una manera intima, debería ser más fácil… - Hyukjae opto por cerrar la boca de su pareja antes que algo malo le sucediera, la mirada asesina de Heechul despertó su instinto de proteger al pez.
   Mejor veamos una película entonces — Siwon decidió dejar el tema, quizá debía relajarse con Heechul y eso ayudaría a la actuación, como había terminado encariñándose con Yoobin cuando grababa Oh My Lady, con quien aún se veía… debería volver a ser cercano con Heechul y era lo más certero que tenía.

Hyukjae puso la pantalla bien orientada a los blancos sofás del departamento, y cerro las cortinas mientras Heechul buscaba una película que ver.

Si le preguntaran de qué trato la película, podría decir que estaba filmando una película en China, que tenía un perro y que su coche se llamaba Gaby.

Quizá el apagar las luces y dejar que la pareja se sentaran juntos no había sido la mejor idea. Hyuk casi de inmediato, y quizá ya por instinto, sentó a Donghae entre sus piernas, con el pecho pegado a su espalda, una posición cómoda, pero que de alguien verla, era claramente comprometedora, además de mantenerlo abrazando toda la película.

Heechul se sentó del otro lado del sofá de tres plazas que compartían con los pies recogidos y la mirada puesta en el televisor, era el más cercano a sus amigos, y parecía querer ignorarlos, a los 3, apropósito.

Mientras, por su parte, paso mucho tiempo viendo el perfil ceniciento de su Rella mientras las luces cambiaban sobre él. Siempre le había parecido guapo, y ahora entendía porque tantas fans caían a los pies del mayor.

El otro tanto de su tiempo, lo paso viendo a la joven pareja, pues Hyukkie no paraba en oportunidades para tocar cualquier parte de Donghae. Desde quitarle una pestaña o acomodarle el cabello, como abrazarlo o simplemente sostener su mano. Pasar los dedos por su cadera o respirar cerca de su cabello.

Siwon tomo nota, porque eran esos detalles los que de verdad podrían hacer que la gente lo creyera o no, y de su buena actuación dependía su destino, al menos el siguiente año.

*****

Por fin, todos los chocolates estaban en una bolsa de basura, esos que habían causado el desastre al que desde hace unos días se venían enfrentando. Obviamente no fue su culpa, nadie mandó a su hyung esculcar sus cosas, mucho menos a comerlas. No tenía tiempo, entre el musical, los preparativos para su comeback y el entrenamiento al que se estaba sometiendo para dejar su cuerpo en forma, de a poco podía arreglar su cuarto.

Es por eso que aprovecho el llamado de atención de Hyukjae, se dispuso a tirar esos chocolates y de paso arreglar su cuarto. Había quedado impecable. Sungmin miraba satisfecho a su alrededor, estaba cansado pero valió la pena. Sintió que de nuevo era su cuarto, no como cuando compartía con Kyuhyun y encontraba todo tirado.

   Hyung… — escucho Sungmin al abrirse su puerta —. Vaya, ahora sí parece tú habitación, la última vez pensé que me había equivocado y entraba a la mía.
   Ya sé, ni me digas. Ni yo mismo se como soporte tanto tiempo el desorden. – dijo algo cansado Sungmin mientras se sentaba en la cama —. ¿Qué haces aquí? – pregunto al ver como Kyuhyun se sentaba a su lado, rodeaba su cintura con un  brazo y posaba la barbilla en su hombro.
   Vine a ver como estabas hyung. Después de ver como Hyukjae casi te gritaba por los chocolates… — Kyuhyun se apartó un poco mirándolo preocupado —. Yo también tengo que ver con eso, son mis chocolates por igual.
   Gracias Kyu. Estoy bien. – dijo el mayor levantándose de la cama —. Ya no soy un llorón sentimental.
   Si lo eres. – contra ataco el menor.
   Claro que no. Además Hyukjae no me grito y mucho menos se molestó conmigo, solo estaba preocupado por lo que pudo habernos pasado.
   Y pasamos por mucho gracias a esos chocolates. – una sonrisa algo burlona se mostró en el rostro de Kyuhyun. Se recargo sobre sus brazos hacia atrás y cruzo las piernas —. ¿Cómo es que habrán superado el episodio de los chocolates esos dos?
   Oye, más respeto, son tus hyungs.
   Si pero, eso no deja que me intrigue como lo pasaron con las consecuencias de comer estos chocolates. – dijo Kyuhyun señalando las bolsas —. Y no me digas que no este curioso, lo puedo ver en tu cara hyung. – Sungmin sonrió.

Y era cierto. Cuando mandaron analizar esos chocolates, los del laboratorio les dijeron que tenía algún tipo de excitador sexual e inhibidor de la conciencia, este último en grandes cantidades les haría tener algunos episodios de amnesia.

El día que por ignorancia Sungmin comió uno de esos chocolates, un inmenso calor lo invadió, su erección parecía una piedra a punto de reventar, si eso fuera posible y su capacidad de razonar fue incapacitada. Menos mal que en ese momento salía con alguien y que gracias a Kyuhyun pudo llegar con ella, porque él no tenía ni idea, se encontraba como perdido.

No supo cuando llego con su chica, pero en ese momento se dejó llevar por los bajos instintos que despertaron en él, su chica le ayudo y lo liberó de lo que sea que a su cuerpo lo había invadido. Eso que fue solo un chocolate. Sungmin estaba consiente de todo lo que hizo, lo recordaba, después supo que era por la poca cantidad que consumió, no así Kyuhyun cuando le sucedió.

   Recuerdas hyung como me puse con esos dos chocolates. – Sungmin abrió sus ojos muy grandes y asintió.
   Pésimo.
   Lo peor fue que mi novia estaba en otro país y yo no estaba dispuesto a engañarla, probé que le soy fiel. – a Kyuhyun le azoto una almohada en la cara.
   Eres un maldito mentiroso. Si querías que te llevara a la zona roja. ¿No lo recuerdas?
   Esos recuerdos son muy vagos hyung, lo sabes.
   Si, desgraciadamente lo sé. – se burlaba Sungmin.
   Pero tú me ayudaste hyung. – Kyuhyun se acercó de nuevo al mayor y lo abrazo por su costado, Sungmin tenía atrapados sus brazos y no podía moverse —. Como buen hyung me ayudaste.
   ¿Eso si lo recuerdas? – pregunto Sungmin algo derrotado, odiaba tener que recordar ese episodio.

Afortunadamente Kyuhyun no recordaba mucho de lo sucedido, sino Sungmin, no hubiera podido volver a verlo a la cara por vergüenza.

   La satisfacción es lo que más se recuerda hyung y yo recuerdo muy bien, tus manos sobre mí...
   ¡Oooh! Yo también. – Sungmin por fin pudo alejarse de ese agarre que mantenía Kyuhyun sobre él —. Y no sabes cuánto ansié comer algunos de esos chocolates para no recordar esa noche.
   Entonces si hubiera sido de locos. ¿Te imaginas los dos necesitados? Queriendo descargar nuestra calentura, habríamos terminado junt…
   Ya, ya, ni lo digas. – Sungmin lo interrumpió —. Es por eso que a la primera oportunidad, te eche muy lejos de este cuarto.
   Me fui por agradecimiento. Sabes bien que yo haría cualquier cosa por ti hyung, así como tú lo hiciste por mí. – al notar la vergüenza de Sungmin cada que lo miraba, Kyuhyun decidió tomar el primer cuarto libre para mudarse y de esa forma no incomodar a su hyung favorito.
   Lo sé. – aceptó derrotado Sungmin.
   Soy tu consentido.
   Desgraciadamente.
   Me quieres hyung, ya acéptalo. – insistía el menor
   Hace mucho que lo hice Kyuhyunie. – se sonrió Sungmin ante lo crio y adorable que podía ser Kyuhyun cuando quería.
   Es por eso que me pregunto, ¿Cómo le habrán hecho Siwon y Heechul, si ambos comieron los chocolates?


Continuará...

Comentarios

  1. Ne ya quiero leer el muevo capitulo omo esta genial la historia

    ResponderEliminar
  2. Neee ya actualiza por favor por favor por favor

    ResponderEliminar
  3. Neee ya actualiza por favor por favor por favor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo haremos pronto... te vamos a dar la sorpresa ^^
      Gracias por continuar esperando y sobre todo, disfrutar de la historia.

      Eliminar
  4. Jajajajajaja ese par sabe en el. Fondo que fue lo que paso entre el SiChul.

    ResponderEliminar
  5. Mejor que el kyumin no vaya por ahí no vaya a ser que luego no quieran tirar los chocolates.. 😂 😂
    Siwon y HeeChul tienen que tratar de llevarlo y no se si el Eunhae sea de mucha ayuda con "los pequeños detalles", para ellos todo es manoseo y acción en el dormitorio.. Poco a poco el SICHUL entenderá su relación y sus sentimientos. 😍😍😍

    ResponderEliminar
  6. amo este ff, me tiene al borde esperando el siguiente capitulo XD soy la loca que les grita ya dense unos besotes y déjense llevar. pero poco a poco y todo a su tiempo. pero venga que solo necesitan hacer eso que hacen en la intimidad en publico... los abrazos bien acá y esas cosas no sean mal pensadas.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario