Drabble... Tom & Jerry Moment #05


Tom y Jerry Momento #03: No toques.


      Ungjae, no toques eso.

Taeho y Ungjae estaban en el mismo lugar, el cuarto del mayor, y mientras uno distraidamente tocaba las cosas del otro, el otro se preguntaba que hacía ahí.

Después de la siesta en donde Taeho descubrió quien dejaba el peculiar olor en su cama, las cosas entre ellos se arreglaron, pues el maknae prometió no volver a meterse en la cama de su hyung y eso también incluía sus cosas personales.

      Yo vine a hacer un regalo de reconciliación. – Ungjae dijo manteniendo oculto el regalo tras su cuerpo.
      Yo no tengo nada para ti. – se apresuro a decir Taeho rápidamente.
      No tienes porque. Es un regalo por haber arruinado sus sabanas.
      Bien, las ensuciaste un poco y bueno, la lavandería de mi cuarto se hace en dos días más, asi que… – y de solo recordar, Taeho se iba enfadando poco a poco –. ¡Dame ese regalo!
      Compre unas sabanas nuevas, son de algodón y muy suaves. – Ungjae ya estaba sentado junto a Taeho sobre la cama–. Yo las cambiaré por ti.

Ungjae ni siquiera dejo que Taeho le respondiera. Rápidamente desnudo la cama y almohadas de la ropa de cama, para colocar las recién compradas sabanas para el mayor.

Ya puestas, Ungjae las miraba satisfecho con un Taeho envuelto en su abrazo.

      ¡Gracias! Son lindas. – Taeho sabia cuando agradecer un lindo gesto. Feliz, porque esa noche dormiría sobre sabanas limpias–. ¿Qué harás con las que quitaste?
      De esas me encargo yo. – y observo a Ungjae salir de su cuarto con su anterior ropa de cama entre sus brazos.

*A Media Noche*

– No puedo dormir. – Taeho llevaba horas intentando dormir, sin mucho éxito.

Su cama estaba deliciosa. Las sabanas nuevas y limpias eran suavecitas, tal como Ungjae se las habia descrito. Sin embargo Taeho no podía conciliar el sueño y solo habia una explicación. Una a la que él mismo llegó con todo este tiempo estando despierto.

“Extrañaba sus sábanas. El olor en estas lo reconfortaba”.

Taeho se levanto de su cama, salio de su cuarto rumbo a la lavandería, con el fin de encontrarlas y traerlas de vuelta, más no estaban.

Fue entonces al único lugar donde podrían estar, si no estaban en la lavandería: El cuarto del maknae.

Y ahí estaban, envolviendo el delgado y firme cuerpo del menor, que dormía con un rostro relajado, incluso podría decir que feliz. Lo que a Taeho le encendió más su enojo, porque el no habia podido pegar el ojo en todo este tiempo. ¡Necesitaba urgentemente sus horas de sueño!

      ¡Na Ungjae! – Taeho jaló tan fuertemente las sabanas para despojar a Ungjae, que lo hizo caer de la cama–. ¡No toques mis sabanas!
      ¿Qué? – fue más un quejido por parte de Ungjae que otra cosa. Estaba más dormido que despierto, que para colmo del enojo del mayor, este continuo durmiendo en el piso.



Comentarios

  1. No creo que sea las sábanas exactamente es el aroma que deja UngJae en ellas lo que hace que duerma tan bien..

    ResponderEliminar

Publicar un comentario